La fórmula del éxito

Si A es igual al éxito entonces la fórmula del éxito es A=X+Y+Z donde: 

X es trabajo 

Y es jugar y

Z es mantener la boca cerrada 

2D28DAC6-9080-4AA3-816E-D413E14BF9B4.jpeg

(Albert Einstein) 

Anuncios

Auténtica

396BC968-AD24-4B3D-9DA6-2B4D2C40EC8C.jpeg

“Tan absurdo y fugaz es nuestro paso por el mundo, que solo me deja tranquila el saber que he sido auténtica, que he logrado ser lo mas parecido a mi misma que he podido”.

Frida Kahlo

Las mujeres hablaban

Las mujeres hablaban- Miguel, el padre de Eva y Pilar, nació en un pueblo y siempre les contaba lo mismo-. Decían que los hombres eran los que trabajaban, pero yo a las únicas a las que no veía parar era a las mujeres. Se levantaban de madrugada, ordeñaban, preparaban desayunos y almuerzos, iban a la huerta, limpiaban, volvían al corral… Acababan la jornada cosiendo, hasta la madrugada. Los hombres iban un rato al campo, otro rato al bar. Las mujeres trabajaban todo el tiempo, los hombres se quejaban de trabajar. ¿Pero sabéis lo que más me sorprendía? Que las mujeres hablaban. Sin apenas haber ido a la escuela, casi sin formación, todas aquellas mujeres del pueblo hablaban mientras trabajaban, se contaban cosas, lo compartían casi todo… Las mujeres sabían poner palabras a sus sentimientos, a sus necesidades; sabían ayudarse y pedir ayuda…

45225643-7CF8-41BE-BB55-516D4BBA201F.jpeg

Las incorrectas de Paloma Bravo en Planeta de Libros. Feroz y necesaria.

Despedidas

A nadie le gustan las despedidas. A mi tampoco. Pero las personas tenemos una capacidad increíble para cambiar lo que parece negro, triste o incierto siempre que le apliquemos un poquito de sentido del humor. Cuesta mucho, muchísimo, lo sé, pero a veces es la única salida ante el vértigo de no saber o no poder hacer nada por cambiar una situación.

Cuando nos despidieron hace ya unos años podríamos habernos enfadado (lo hicimos), derrumbado (también) o haber pasado página rápido. Pero apostamos por despedirnos de nuestro lugar de trabajo, un espacio mágico en el que habíamos sido muy felices, y recorrimos el edificio desde el sótano hasta la última planta buscando crear recuerdos bonitos. Y yo cada vez que veo estas fotos sonrío, y no lloro, y me emociono porque conseguimos darle la vuelta a la situación y ser un poquito felices en momentos que no lo eran tanto. Esa es la lección.

3E4F5467-BDC7-4A2F-9FE9-5BA14ECBAF8F93028A8F-B6A9-47C3-B97D-11FCA73AAB2F05C92146-404E-4C92-93B5-79BC39CCF0DFDA94BBA6-F4CD-491D-B5B2-E19220BCF775753FDD69-11BA-4136-8D3C-0C3ACDED9F9DC8BDD392-8DF7-4C41-9789-8CBF39161E5CC45EC419-B7C8-476F-9F2F-21E153BB4224CDC2F4A0-E777-4492-8847-D05705497DC2E90208D3-AA02-46B2-B4BA-3DF5917FD3FDA8C19680-F966-4708-B3C9-99D7195744A4BFC7DE61-7174-4BEF-9A29-2FBB5FDC923A38DBD06E-5C9C-4098-ACC6-7386A92E80BE18CD07DB-CA4A-482D-BC6D-EB37F025D62AB70B98FA-AFDA-4E18-91D3-5455B65D80793EED9E83-8AD0-49D4-91DB-9131A0C11E4EA213EE8F-0E88-4276-852E-B789C2171693471EF9A3-F1AC-443A-8BC0-04DAEDD6B64515227BA3-9723-4563-9FDA-B5E21D430A2CE25A9DD1-A6A0-492A-A6CE-CA69BB0957D43938C2D5-D8C4-40F2-985D-5DCB4DB782A880B37746-F82F-4CC9-9EEF-3C734D33C8ECE7342032-BEFB-41FF-886D-180E8C5344981F59DF7D-C391-48D6-AE0B-B23727C7E4EC