Con las ganas (Zahara)

Hoy la cantan en la televisión en un programa musical, y supongo que es como vanalizar algo que te ha tocado mucho por dentro. Lo harán bien, seguro, pero tendrían que llorar mucho por dentro para ser capaces de sentir una mínima parte de su sufrimiento. No es una canción de amor, es música y letra para un lamento.

Me recuerdo a mí misma en un tren, en Londres, apoyada en la ventanilla, sin saber exactamente dónde iba, llorando, sola,  y escuchando en bucle esta canción. Estaba triste y escucharla me ponía mas triste todavía, pero así somos los humanos: frágiles, flojos, inclinados al sufrimiento gratuito. Solo al sentir los primeros acordes mi cabeza ya sabe que recordar. Y me gusta recordarlo porque sufrir nos hace más humanos.

Un día le pregunté a Zahara después de un concierto por qué nunca la cantaba en directo. Y su respuesta fue simplemente que “no podía”. Justo yo necesitaba escucharla cuando ella no podía cantarla. Y ahora ya no la escucho y ella la canta. Qué curiosas, somos las personas. Tan frágiles, tan sentidas, tan olvidadizas…

 

 

Anuncios

Escribe cada día

Desde que nos despertamos por la mañana, paramos la alarma del móvil, nos levantamos de un salto o soñamos que eso no está pasando y que aún nos queda tiempo para dormir, desde ese preciso momento comenzamos a escribir nuestro día.

10371366_10152918536993138_2439941133986092367_n.jpg

Escribir cada día es darnos cuenta de que todas y cada una de las pequeñas acciones o gestos que decidimos compartir, importan. Todas. La tostada que te quita tres minutos de cama pero está tan rica… El “buenos días” a la empleada que limpia tu portal. La sonrisa a la familia con la que te cruzas todos los días en la avenida. Enviar un mensaje de buena mañana a tu grupo de amigos (si, eso también importa, aunque sea sólo un sol radiante y una cara que sonríe). Trabajar, descansar a ratos, seguir trabajando. Pensar en qué hacer de comida. Tener a alguien con quién compartirla. Enfadarte viendo las noticias. Acordarte de tu abuelo o de tu abuela, que ya no están. Qué dirían de este mundo loco… Tomarte un café y cerrar los ojos unos minutos. Volver a trabajar. O si no tienes que trabajar, simplemente salir a pasear. Encontrarte a un conocido. Preguntarle por los niños. Pasar por alto todas las cosas – pequeñas- que te han ido sentando mal a lo largo del día y que son insignificantes. Porque si hubieran sido importantes las habrías arreglado antes. Tomarte un vino. Reírte. Acortarte de tu poeta favorito, que dijo “el mundo sigue sin gustarme, pero la vida me parece irresistible”.* Pensar si te han dado el beso o el abrazo que a todos nos hace falta a lo largo del día. Recordar antes de acostarte “no escatimar cariño” porque mañana será otra jornada distinta, y tendrás que escribir otras líneas y el cariño, esa sonrisa de primera hora, los mensajes, las risas… Eso es lo único que importa, eso es la tinta con la que escribes tu día. 

* mi poeta favorito es Karmelo C. Iribarren 🙂

Compulsar el DNi en Salamanca: una guía práctica

Hoy fui a compulsar el DNI a la oficina que el Ayuntamiento de Salamanca tiene en la Plaza de la Concordia. De allí me enviaron al Gobierno Civil, en la Gran Vía. Y de allí me remitieron al edificio de la Junta de Castilla y León. En el edificio de la Junta de Castilla y León me dijeron que mejor mirase en comisaría. Y allí me enviaron a la frutería Tardáguila. El frutero me dijo que lo intentara en Cristalerías Marcos y de allí me mandaron al Toscano. Me tomé un café con churros y oye, al final el DNi no me lo compulsaron pero he echado la mañana y me he tomado un café.

0128F0BD-D9F2-4D91-B144-D450E49D1A52.jpeg

Que es algo similar a lo que habrá hecho el primer funcionario y el segundo y el tercero que me aconsejaron. En fin.

Entrevista en Spanglish Peque

¡Buenos días a tod@s! Hoy me he levantado contenta, y más después de leer la entrevista que Spanglishpeque comparte sobre mi trabajo, el de Unpuntocurioso y sobre los Fingerplays como un recurso divertido para hablar en inglés con los más peques. ¡Gracias, Mariña!

STORY.png

Podéis leer la entrevista haciendo clic sobre la imagen o aquí 🙂

Estes  mi parte favorita:

Captura de pantalla 2017-11-14 a la(s) 11.10.49.png

 

Captura de pantalla 2017-11-14 a la(s) 11.10.49.png

Tan poca vida

En verano leo tantos libros, a veces incluso uno al día, que no me da tiempo a hablar sobre ellos. Solo leo.

C48444B0-9785-4EF6-8905-94B966103729.jpeg

Pero hay uno por encima de todo que no consigo olvidar, por muchos otros que lea. Uno que me caló hondo en la cabeza y en el corazón y me viene a veces a la memoria cuando me pregunto por la vida, por el destino y por los días que pasan.

“Tan poca vida” de Hanya Yanagihara, publicado por la editorial Lumen, es uno de los mejores libros que he leído en mi vida, sin duda, un crudo retrato de una amistad que crece, mengua, sufre y se acaba, como se acaban todos y cada uno de los días que nos toca vivir. Es un alegato a la supervivencia frente a la adversidad, una historia de cuatro protagonistas masculinos – algo extraño para mí que tiendo a consumir sin querer novelas solo protagonizadas por mujeres- que van desvelando sus aristas, sus miserias y también sus dichas en todas y cada una de los páginas de su historia. Y sin más de mil.

Me hizo pensar, de nuevo, en cómo las palabras nos hacen sufrir y a la vez nos curan. Las palabras de otros que viven otras vidas y que nunca saben, como ninguno de nosotros, a dónde les van a llevar por mucho que imagínen sus destinos. Sobrevivir es algo todavía más potente que la propia vida. Curioso.

Os recomiendo a todos su lectura, de verdad. Es imposible no llorar con Jude, sobreponerse con Willem, desgastarse con JB o estabilizarse con Graham. Y aunque os asuste, no le sobra ninguna página.

¿A la vida de quién le podría sobrar una página?

Que levante la mano…

Que levante la mano el que alguna vez haya tenido un viaje de trabajo y haya vuelto con una olla programable, un horno de dieciocho litros, una máquina corta pelo y un mini aspirador para el coche.

1C91645F-00EE-4B2B-9163-5A64299A9B72.jpeg

¿Ves? Lo sabía, a vosotros también os ha pasado, como a nosotras 🙂

Que levante la mano el que después de una jornada de trabajo con más de 180 niños se haya hecho una foto con el precioso ramo de flores que le han regalado, además de con una sonrisa enorme que demuestra la ilusión y la ilusión por cada hora de trabajo.

1425DD22-D7D3-455E-A602-2015509C2906.jpeg

¿Ves? A vosotros también os ha pasado, cómo a nosotras 🙂

Qué bonito Aceuchal, María Antonia, Pili, Lupe, Maribel, Rosario, los Cuento ochenta niños y adolescentes- todos, sin excepción-, el Frijol, la empleada de la gasolinera, su hija Sara, el encargado de la oficina de Turismo de Almendralejo y la tienda cuyo nombre nunca desvelaremos porque si no nunca podríais dejar de comprar 🙂

¡Y dejar de levantar la mano!