#ExperienciaLis

Proyecto de investigación de Museo Casa Lis en colaboración con Unpuntocurioso diseñado para aprender a valorar las obras de arte desde una perspectiva emocional alejada de la tecnología y reflexionar sobre el uso de los dispositivos digitales en nuestro día a día.

60b7c5c0-0771-4e4d-943f-462e190b207c.jpeg

La invitación al entrar en el Museo casa Lis es guardar nuestro teléfono móvil para vivir una experiencia artística libre de tecnología, sin realizar fotografías de las obras ni compartir en vivo la experiencia. Al terminar el recorrido, desde la cafetería o desde la terraza hay habilitada una zona wifi para compartir lo vivido a través de palabras y sensaciones utilizando para ello el hashtag #ExperienciaLis y respondiendo a las preguntas de este cuestionario https://cutt.ly/Wy0ISq

c577c8b4-107d-4d7e-ae62-39063f8b214a.jpeg

Con los datos extraídos reflexionaremos sobre cómo nos hemos acostumbrado a compartir constantemente lo que hacemos, y decírselo al mundo en el momento, con la intención de sentirnos parte de algo. Pero hay experiencias que merece la pena disfrutar sin interferencias ni datos ni tiempos. Y el arte es una de ellas.

Si aún no has visitado la Casa Lis en Salamanca, en este vídeo grabado por Informativos Telecinco seguro que te queda claro por qué tienes que hacerlo:

Anuncios

Gente que se va

Y solo te deja buenos recuerdos. Una sonrisa enorme en la cara, un alegre e interminable paseo en bici por el pueblo, siete, ocho, nueve vueltas, una broma, un chiste, una palabra, siempre buena, un “no te veo bien” pero sé que estás y eso es suficiente para saludar.

F87A0214-B458-41AA-AE3F-DB833CCF68A2.jpegAllá donde vas, te esperan, ¡buen viaje!

Castillo de Peñafiel

60429997_10156657434721137_9034436721856479232_n.jpg

Soy mucho de hacerme castillos en el aire. Fantasear, imaginar cosas que van a pasar y no pasan, vivir de ilusiones, confiar en exceso en las probabilidades de éxito.

¿Y sabéis que? Que no me canso. Que fuera del castillo cuando se desvanece hay imágenes preciosas, escenarios de cuento que van mucho más allá de las murallas y de la piedra.

Así que no. No me canso. No me canso.

Me hago muchas preguntas

¿Qué va a pasar en el futuro? ¿Por qué los chinos del polígono de Los Villares están todos a la izquierda y ninguno a la derecha? ¿Qué son los minimís? ¿Dónde pone que no puedes ver Supervivientes mientras lees un libro de la colección “Pensamiento Herder”? ¿Quién se inventó las etiquetas? ¿Por qué seguimos haciéndolo si no nos viene bien ni nos aporta nada y nos quita tiempo? ¿Cuándo dejamos de tener la capacidad de aburrirnos? ¿Sabéis que en una lavadora pueden caber hasta 60 prendas de ropa? ¿A qué sitio se nos va el tiempo que perdemos? ¿Por qué corremos siempre? ¿Es que quizás tememos no llegar? ¿Pero a dónde? ¿Cómo es posible que la palabra pantalla venga del catalán “ventalla” que es sinónimo de ventana y muchos la utilicemos como un muro? ¿Qué pasa si un día desaparecen las redes sociales? ¿Tenemos copias de seguridad de nuestra vida en Instagram o en Facebook? ¿Reciclamos suficiente? ¿Suficiente qué? ¿Qué? ¿QUÉ? ¿QUÉ? ¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?

tenor (2).gif