Estoy hecho un poema

En un día tan especial como hoy, 21 de marzo, en el que la llegada de la primavera coincide con el Día Mundial de la Poesía, y nos recuerda que “un poema no es un pájaro, sino el vuelo de los pájaros. No es la nube, sino la canción de las nubes” (Hector Miguel Collado), me resulta imposible recomendar solo un libro. No puedo. La poesía está en todas partes, nos acompaña en cada momento, con ella despertamos la imaginación, y utilizamos el lenguaje de forma lúdica, ejercitando la memoria, la capacidad de escucha y atención. La musicalidad y sonoridad de las palabras demuestra que cualquier momento es adecuado para ponerle tono poético.

Tienen poesía las bolsas de plástico gracias a Karmelo C.Iribarren en la obra Versos que el viento arrastra (El Jinete Azul, 2010), demostrando que todos soñamos con volar:

Captura-de-pantalla-2017-03-21-a-las-11.50.48.png

Y también hay poesía en los barras, aunque sea de usar y tirar, porque trazar sobre una servilleta de papel o sobre un posavasos nuestros sentimientos y emociones, es uno de los modos más naturales de exhibirnos en lugares comunes, al alcance de cualquiera. Lo podéis comprobar en la obra Poesía de Barra (A Fortiori Ediciones, 2010):

17424870_10154696639241137_5889114186162148227_n

Sigue leyendo en PortalVillamayor

Poema a la ñ

Todo tiene eñe en España,
¡hasta España!

Eñe, el coño o la cigüeña que nos trae,
eñe la cizaña o la guadaña que nos lleva,
eñe la niña que nos enfría,
eñe la leña que nos calienta.

Eñe la caña con que pescamos,
eñe del paño que nos alienta,
eñe de moño que aún baila jota,
eñe de maña que maña ostenta,
eñe de uña que nos araña,
eñe extremeña.

Eñe de caño de fuente,
eñe de cuña que injerta,
eñe de añicos,
eñe de mierda
o eñe de niño, que somos todos,
los que aún latimos con un poema.

IMG_0941.JPG

Gloria Fuertes

Bruselas para hipsters

Publicado en Vanitatis

imagen-sin-titulo.jpg

¿Qué hacer durante 48 horas en Bruselas? Aunque suene a lluvia, corbatas en el Parlamento Europeo o típica foto con el Manneken Pis, lo cierto es que la capital belga esconde un lado trepidante, vanguardista y bohemio que la convierte en epicentro hipster a la europea. Cuenta, además, con el atractivo de su multiculturalidad, ya que acoge nada menos que a 183 nacionalidades distintas. Según el Informe sobre la Migración Mundial 2015, Bruselas es la ciudad más cosmopolita de Europa –y la segunda del mundo detrás de Dubái–, con más eventos culturales por cabeza que Nueva York y una fusión gastronómica digna de un congreso internacional de alta cocina. Los gafapastas con barba,tatuajes y sombreros de fieltro del mundo ya no necesitan viajar al neoyorquino Williamsburg para encontrar referentes. ‘Bruselburg’ es el nuevo destino de moda para sacar la Polaroid a pasear.

1. Gymkana y novela gráfica

En apenas dos horas y media de avión llegamos al destino y si hemos madrugado, podemos aprovechar la mañana en tierras bruselenses. Una forma distinta de conocer sus calles es alquilar una bici amarilla por horas –disponibles 24 horas los siete días de la semana, previo pago en las máquinas Villo repartidas por la ciudad– y recorrer la ruta del cómic, que deja entrever la pasión del país por la novela gráfica.

La Rue de l'Étuve (no) esconde esta pintura mural de Tintín y el Capitán Haddock (Visit Brussels)
La Rue de l’Étuve (no) esconde esta pintura mural de Tintín y el Capitán Haddock (Visit Brussels)

Gigantescos trampantojos sorprenden en las fachadas, donde encontramos a Tintín y el Capitán Haddock bajando una escalera de incendios en la Rue de l’Étuve, el Escorpión en guardia en la Rue du Treurenberg, Lucky Luke y los hermanos Dalton en la Rue de la Buanderie y pocos metros más allá, en esa misma calle, una escena de Astérix y Obélix. Para localizar los 52 murales de esta gymkana gráfica se puede comprar las miniguías de las rutas del cómic, a la venta en las oficinas de turismo por un euro, o reservar una ruta guiada en el Comics Art Museum.

Además del evento internacional Brussels Comic Strip Festival que se celebra cada septiembre en el Palacio de Bellas Artes-BOZAR, los amantes de las novelas gráficas tienen una cita en la Boutique Tintín,donde encontramos figuritas, peluches, camisetas, imanes, relojes y por supuesto ediciones limitadas de las historietas de Hergé. Para comprar cómics originales, como ‘Le réseau Madou’ de los años 80, debemos dirigirnos a la Galería Champaka… con 1.200 euros en el bolsillo, por si nos encaprichamos de alguna rareza ambientada en los años 30 sobre espías y conspiraciones.

2. Arte urbano y museos noctámbulos

Después del paseo entre murales podemos dirigirnos al barrio de Molenbeek, ejemplo de gentrificación que intenta recuperar, a través del arte, una zona depauperada, multicultural y tristemente famosa tras los atentados del año pasado. El Millenium Iconoclast Museum of Arts (MINA), que fue inaugurado en 2016, aspira a convertirse en referente europeo de las artes visuales 2.0 y catedral del pop art. Se ha instalado en la antigua cervecera Bellevue a orillas del canal y se estima que atraerá a 30.000 visitantes anuales que verán cambiar la programación cada seis meses. Los dos pisos (y una recomendable azotea) del MIMA acogen exposiciones permanentes y temporales, conferencias y talleres a lo largo del año, que invitan a interaccionar con los artistas que presentan sus obras sin marchantes ni intermediarios.

http://player.elconfidencial.com/embed/video/bBsWodZHnWg/640/360/

3. Mercado vintage y cervezas al sol

Cada primer domingo de mes (habría que intentar viajar en esta fecha si queremos ir de compras) se celebra el Brussels Vintage Markt, de mediodía a siete de la tarde, en el mercado cubierto de Les Halles Saint-Géry. Aquí el hipsterismo alcanza sus máximas cotas. Para la ocasión, los armarios de las abuelas son desvalijados por los vendedores de segunda mano que ofrecen desde originales prendas de ropa, calzado y bolsos a cajitas de hojalata, vinilos y radios, extravagante bisutería, vajillas de cerámica, gafas de sol, cámaras fotográficas y muebles de estética retro. En definitiva, todo lo que fue elaborado de los años 60 para atrás. Recomendación: entrar en este mercado con un presupuesto concreto o la visita se nos puede ir de las manos.

En el Brussels Vintage Markt es posible encontrar originales (y antiquísimas) prendas de ropa, entre otras cosas (Facebook)
En el Brussels Vintage Markt es posible encontrar originales (y antiquísimas) prendas de ropa, entre otras cosas (Facebook)

En mayo, el evento se convierte en el Flashback Vintage Festival, que, como su propio nombre indica, es un viaje al pasado con ambiente y ventas ‘old style’, puestos de ecogastronomía, guiños cinematográficos y música en directo. El fin de semana del 18 y 19 de marzo se celebra otro encuentro para los sibaritas del diseño: el Brussels Design Market, dedicado a objetos de decoración y mobiliario del siglo XX, con expositores escandinavos, franceses, italianos y americanos que venden lo último del diseño vintage. Solo para bolsillos desahogados.

Si nuestro viaje no coincide con ninguno de estos eventos, no pasa nada. Podemos controlar el arrebato consumista y abandonarnos a la cerveza tostada en la plaza de Saint-Géry, epicentro de locales y terrazas donde ver y dejarse ver a cualquier hora del día y de la noche. Entre los pubs de referencia encontramos el evocador Mappa Mundo y sus conciertos en directo o el Café Des Halles, que además de coctelería y tableros de ajedrez para pasar la noche, también ofrece una amplia programación cinéfila y sesiones DJ.

10 curiosidades para disfrutar de Sevilla

Todo el mundo sabe que Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende, que me sigue oliendo a azahar, me gusta estar con su gente. Esto no lo digo yo, lo dicen los del Río pero está claro que todo el mundo lo sabe. Igual que sabe que viajar a Sevilla es una Ma- ra- vi – lla. En España somos así, de pareados sencillos 🙂

17275044_10154671041446137_755024666_n

Después de un fin de semana en la capital hispalense me atrevo a compartir con todos vosotros 10 curiosidades que os pueden sorprender, divertir o alimentar el cuerpo y la mente en un viaje de dos días a Sevilla. Aquí van:

1. En el parque de María Luisa, un lugar precioso, verde, lleno de naranjos y de vida, donde te puedes tumbar en la hierba, dar de comer a las palomas o sentarte en un banquito, también puedes montar en el Cocherito Lerén.

17270140_10154671041496137_538477577_n.jpg

2. No puedes ir a Sevilla si no te gusta la cerveza. En Sevilla tienes que tomar cerveza, si o si. De hecho, al vaso ancho de cachi lleno de cerveza lo llaman “un sevillano”. No te digo mas.

17264502_10210358659695910_5399966458399564047_n.jpg

3. De lo más famoso de la ciudad son sus setas, las Setas de Sevilla. Es un espacio precioso construido en la Plaza de la Encarnación que constituye la estructura de madera más grande del mundo y permite disfrutar desde su mirador de una de las panorámicas más bonitas de la capital andaluza.

17270244_10154671041701137_2018809507_n17274124_10154671041746137_959464899_n17274226_10154671041636137_1917415578_n

4. Pasear por Sevilla, da igual por donde vayas, es una maravilla. Del Barrio de Santa Cruz a la Plaza de España, de la calle Betis al Mercado de Triana. Cálzate unas zapatillas cómodas y a callejear por todas partes.

17274453_10154671041536137_1411219513_n.jpg

5. Pero no te pongas cualquier cosa. En Sevilla la gente va muy elegante.

6. Si tienes hambre pero no te gustan los platos ni los cubiertos, ¡no te preocupes! Allí han recuperado el Papelón, o lo que es lo mismo, te sirven embutidos, jamón o queso en papel de estraza y tan ricamente que te sabe. Que viva lo tradicional 🙂

7. Hay unas fotos muy bonitas que puedes hacer mientras curioseas: desde la panorámica de la calle Betis de frente en la otra orilla del río hasta los típicos patios andaluces escondidos o las callejuelas estrechitas de la Judería.

17238943_10154671041866137_1111034447_n.jpg

8. Si te gusta el flamenco tienes que ir a La Carbonería. Pero tienes que ir como fui yo, sin tener ni idea de a dónde vas, encontrándote de repente en una callejuela con una entrada oscura y en la que se intuye un zapateáo, hasta que atraviesas una cortina y estás en medio de una sesión flamenca, flamenca, con público de todas partes del mundo (curiosos hay en todos los lados) ¡y sin tener que pagar entrada!

17274283_10154671041806137_1133357854_n.jpg

9. Te costará elegir dónde comer pero una vez que empiezas a fijarte la carta no resulta tan variada. Lánzate a por un cazón con adobo, pincho de pollo marroquí y solomillo al whisky, en cualquier terracita y eso si… aderézalo con bien de cerveza. Y con mucho sentido del humor.

C6u6XYVW0AALqrM

10. Y vuelve. Porque siempre queda algo por probar, como los helados de La Abuela, o sitios a dónde ir, como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Habrá próxima vez, ¡seguro!