Todos necesitamos un poco de Jarabe de Palo

En mi adolescencia me llevé mucho “jarabe de palo”. No sé si por ser demasiado sensible o muy poco simple pero todo me parecía un mundo. Y entonces llegaron canciones como “Grita” y me vi tan reflejada que no podía parar de escucharla.

El siguiente disco “Depende” me pareció que estaba hecho para mi. La primera enfermedad seria a la que me enfrentaba a nivel familiar, la Selectividad, los primeros desengaños, la vida… todo se me hizo bola. Y llegaba Pau Donés y me cantaba casi al oído “Te miro y tiemblo” o “Agua” y me calmaba. Una calma triste, pero calma.

Mi disco favorito sin duda fue “De vuelta y vuelta”. Oscuro, profundo, denso y emocionante, todo a la vez. Con él empecé a pintar, porque hasta el libreto me ponía los pelos de punta y me especialicé en retratos de niños negritos. No lo olvidaré en la vida. 

81Kn3vTLW0L._SS500_

El último disco que compré fue “50 palos” y ya olía a fiesta de despedida. Jarabe de Palo se convirtió en una filosofía de vida, de sonrisa triste ante las adversidades, pero sonrisa al fina y al cabo. Pau Donés nos ha dejado a todos una lección de fortaleza, humildad, entereza y vida aún con ese tono de adiós que llevaba compartiendo ya algún tiempo. Puta mierda de cáncer, decía hoy una amiga. Puta mierda de mundo, me repito yo. Que no nos damos cuenta de lo frágil que es todo, lo mucho que tenemos entre los manos, los momentos mágicos que se nos van entre lamentos y “no puedo” o “no quiero” o “qué mala suerte tengo”. Hoy me he puesto el mundo en las manos, como decía Pau, y me he sentido tremendamente triste.

IMG_3870

Pero luego he sonreído.

Día de tormenta

En casa de mi abuela había estampitas con frases que siempre enviaba mi tía. Hay una que recuerdo perfectamente y me repito mucho desde que era pequeña:

“Te deseo el humor necesario para relativizar muchísimas cosas. Muchas tempestades pasarán sin que truenos y relámpagos te alcancen”.

83BCA14F-0C8F-4436-BA69-FB4C79FA596B

 

Aprender a tirar

Quizás uno de los aprendizajes más complicados que hacemos en esta vida es aprender a tirar.
D84C53E3-BBDD-4CC7-BD7F-21BACD3D2614
Desde que somos muy pequeños nos apegamos a nuestro peluche favorito y no sabemos dormir sin él. Luego vamos creciendo en torno a camisetas especiales, muchos recuerdos en forma de achiperres que nos llevan directamente a momentos y lugares únicos. Y de ahí a muebles, cuadros, ¡habitaciones y hasta casas enteras!

Y llega un momento – siempre llega- en que no cabe nada más. Da igual cuánto lo cambies de lugar, cuántos recuerdos buenos traiga o lo bien que se conserve. Ya no. Hay que tirar. Es la única manera de hacer hueco.

Todo cambia

A0EAE249-C043-4C3E-A8D4-0962D685793ELa primavera cambia. Las playas ya no son lo que eran, también cambian. Cambian las nubes que a veces llueven y a veces simplemente se acercan y se alejan.

Los días son distintos, y las noches. A veces parecen más negras. Pero la mañana siempre vuelve y se llena de azul, amarillo, rojo y verde.

Hay una nueva normalidad ahí afuera.

¿Será buena?

Días malos

DDA44DCD-E77D-4E7E-A252-4AB9722B430EMis días van pasando entre peritos de seguro que no me hacen caso, cursos que no tengo casi ni tiempo de escuchar, mudanzas, arrendadores exigentes que no entienden de arrendatarios, frentes abiertos que por mucho que asumo cada mañana con energía y buena actitud, no se cierran. Me canso mucho y tardo en calmarme. Pero al final mientras paseo sin móvil ni nada en la mano me acuerdo de toda la gente que me quiere y de que mañana será otro día, mejor seguro, y se me pasa.

Cuando me amé de verdad

“Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia, y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a aceptar todo lo que acontece,y que contribuye a mi crecimiento. Hoy eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada, inclusive yo mismo. Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo. Hoy se llama… Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero, y a mi propio ritmo. Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón, y así erré menos veces. Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedarme reviviendo el pasado, y preocupándome por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valioso aliado. Todo eso es… Saber Vivir

No debemos tener miedo de cuestionarnos, de hecho hasta los planetas chocan, y del caos suelen nacer la mayoría de las estrellas.”

9062DFDF-4760-4A45-BA1A-E608A5CC0421

 

–Charles Chaplin

Casi 300 ideas para prevenir la propagación del Coronavirus

Este documento es un trabajo exhaustivo realizado por el BioRISC (the Biosecurity Research Initiative at St Catharine’s College), la Universidad de Cambridge y el Centro de Estudios del Riesgo Existencial sumados a entrevistas directas con ciudadanos y trabajadores de todas las partes del mundo. en un intento de proporcionar sencillas pautas sociales, algunas que implican medidas de compromiso gubernamental e institucional, para evitar la propagación del Coronavirus.
1. DISTANCIA FÍSICA
Es ampliamente aceptado que la forma principal de propagación del virus es la transmisión a través de gotas de líquido formadas por personas que tosen, y que esto es mucho más probable en contacto cercano.
1.1 Aislar individuos infectados o potencialmente infectados.
Ya sea en casa (garantizando por parte del Estado el pago de su salario tanto si trabajan por cuenta ajena o propia) o proporcionando espacios de autoaislamiento para trabajadores clave. Rutinariamente se debe tomar la temperatura en espacios públicos y lugares de trabajo

1.2 Aumentar el confinamiento en el hogar en toda la sociedad. En muchos países, existe o ha habido una política para que la mayor cantidad de personas se quede en casa tanto como sea posible, incluso si aparentemente están sanas. Esto reduce la posibilidad de que las personas contraigan el virus o lo transmitan a otros. Hasta el 80% de las personas infectadas por SARS-CoV-2 pueden ser asintomáticas, al menos inicialmente. Esto implica seguir fomentando el teletrabajo en los ámbitos en los que sea posible y especialmente crear “escuelas virtuales” para permitir la educación continua. Mostrar apoyo a las personas especialmente vulnerables creando grupos de voluntarios para ayudarlos con la compra de alimentos, lavandería y otras necesidades esenciales, como la comunicación. Asegurarse también de que toda la información está disponible para todos, incluso para los que no tiene Internet en casa.
1.3 Reducir el movimiento local.
Fomentar y facilitar el movimiento mínimo en las comunidades y requerir permisos, documentos o cartas de autoridad para salir de la casa con sanciones si no se obtienen. Respetar una distancia límite que las personas pueden moverse desde la casa y restringir las razones para poder salir de la casa (compras esenciales, ejercicios, razones médicas) debidamente documentadas y también la frecuencia (norma de 1 hora, 1 vez, 1 kilómetro) e incluso imponer toque de queda. Es recomendable utilizar el seguimiento de teléfonos móviles para verificar si se siguen las restricciones. Prohibir viajar a áreas donde el distanciamiento físico sea difícil de mantener.
1.4 Disminuir visitas de compras
Aumentar el servicio de entrega de tiendas, bancos de alimentos y otros proveedores (por ejemplo, esquemas de cajas de verduras) y mejorar la infraestructura para que las personas puedan obtener alimentos, medicamentos y otros bienes esenciales mediante la entrega. Fomentar o hacer cumplir el “gasto mínimo” o los “artículos mínimos” para alentar a las personas a combinar viajes para obtener bienes. Además crear un período especial para que los trabajadores clave compren y otro período especial para comprar en categorías de riesgo.
1.5 Reducir el contacto físico
Desaliente el contacto físico, como darse la mano, besarse o abrazarse, fuera de los miembros del hogar / “burbuja” oficial de amigos. Identifique y aliente métodos alternativos para saludar a las personas que reducen el riesgo de transmisión de virus.
1.6 Limite las interacciones cercanas
Si los lugares de trabajo aún están abiertos, cierre los comedores y otros espacios comunes no esenciales. Desaconsejar por el momento las reuniones públicas, incluidos conciertos, eventos deportivos y mercados donde no sea posible respetar la distancia de seguridad. Limitar también el número o tipo de personas en eventos esenciales como bodas o funerales. Eliminar o excluir las instalaciones que alientan a los grupos a formarse, como bancos de parque. Y aumentar el uso de la realidad virtual.
1.7 Limite el contacto mientras realiza viajes
Restringir la capacidad de transporte, por ejemplo, limitar los aviones al 50%, restringir el uso de transporte público, proporcionar estacionamiento adicional para automóviles y bicicletas adicionales. Ofrecer bicicletas gratuitas para reducir el uso del transporte público, Ampliar / instalar nuevos carriles para bicicletas, para fomentar el uso de bicicletas. En el uso reducido del transporte posible se contempla la mascarilla como elemento obligatorio, bloquear asientos alternativos, instalar protectores de plástico, usar las puertas más alejadas del personal para entrada y salida. Y también eliminar las distinciones entre asientos de primera clase y clase económica en el transporte público como una forma rápida de aumentar la capacidad con el espacio.

1.8 Sobre las tiendas, comercios y otros espacios compartidos. Escalone los tiempos de inicio y finalización de los usuarios o el personal. Introducir un sistema de reserva que permita a las personas reservar franjas horarias. Ampliar la tecnología del teléfono utilizada para detectar áreas congestionadas (por ejemplo, carreteras, tiendas o áreas de ejercicio).Asigne franjas horarias por grupos verificables, como la primera letra del apellido, el número de tarjeta de identidad, el número de casa para los espacios utilizados por las comunidades que saben dónde viven las personas, la calle, , el grupo social (por ejemplo, familias con niños, personas jubiladas) o grupo de trabajo. Dividir en grupos y rotar el uso del espacio compartido (p. Ej., El personal de oficina alterna la asistencia, los estudiantes asisten a clases cada dos o tres semanas). Tenga un período de tiempo (como 10 a.m.-12 p.m.) en el que solo las personas vulnerables puedan salir de sus casas. Solo permita que personas individuales a la vez utilicen espacios públicos (como una tienda), excepto donde se necesita asistencia. Erigir compartimentos bien delimitados para separar grupos en entornos como parques o playas
1.9 Mantener el número máximo usando una ubicación
Esto implica establecer un límite a los números permitidos en un espacio (por ejemplo, tienda, consultorio médico, estacionamiento o vagón de tren) y luego, una vez logrado, limitar el acceso a una entrada única. Configure el sistema de pase de seguridad o los códigos QR para limitar los números. Utilice un sistema de tickets de entrada y salida Diseñe el sistema de manera que las puertas se cierren automáticamente una vez que los números excedan un umbral dado, tal como lo detectan las señales telefónicas.
1.10 Ampliar espacio o tiempo para actividades compartidas
Use marcas claras y coloridas en el suelo para espaciar a las personas (por ejemplo, una cuadrícula para mostrar dónde almorzar o espacios en las colas), haga que sean táctiles para facilitar el acceso de las personas con visión limitada. Use mensajes efectivos, pidiendo a las personas que observen el distanciamiento físico. Emplee personal dedicado para ayudar a las personas a observar el distanciamiento físico en las colas y hacer cumplir las normas cuando sea necesario. Reduzca la capacidad máxima de las habitaciones para permitir una mayor distancia entre las personas. Fomentar o exigir el uso de escaleras en lugar de ascensores para aquellos que puedan hacerlo. Solo permita que personas discapacitadas / de edad avanzada utilicen ascensores.
1.11 Reducir las interacciones de contraflujo
La lógica es que un flujo unidireccional aumenta el espacio físico. Cree rutas unidireccionales alrededor de edificios, tiendas, rutas de ejercicio y otros espacios con flechas y barreras. Fomentar o exigir caminar en sentido horario alrededor de espacios compartidos. Fomentar o obligar a caminar por un lado de los senderos, pavimentos o aceras (la opción precisa puede depender de las normas de tránsito locales o las normas sociales). Si hay dos escaleras en un edificio, considere hacer una arriba y otra abajo. Separe claramente las entradas y las salidas (teniendo en cuenta cómo fluye esto hacia afuera).
1.12 Obstaculizar la transmisión a través del aire
Instale barreras y / o pantallas transparentes, por ejemplo, en tiendas o vehículos públicos. Organice eventos al aire libre donde sea posible y aumente la ventilación en interiores para ayudar a garantizar que los aerosoles infecciosos se diluyan y se eliminen.
2. REDUZCA LA TRANSMISIÓN A TRAVÉS DE ARTÍCULOS O SUPERFICIES CONTAMINADOS
La guía del CDC es que el virus SARS-CoV-2 puede transmitirse cuando las personas tocan superficies contaminadas con el virus antes de tocarse la nariz, la boca o los ojos, pero que esto parece menos importante que la propagación de persona a persona [ 26 ].
2.1 Eliminar objetos que requieren contacto físico
Siempre que sea posible, elimine los sistemas que necesitan contacto con la piel y revise/higienice los objetos tocados por múltiples personas (por ejemplo, dispensadores de agua, asientos públicos o revistas en aviones) y considere eliminar aquellos que no son esenciales, especialmente aquellos difíciles de limpiar. Cuando sea práctico, retire o sostenga puertas y portones abiertos en interiores y exteriores.
2.2 Mejorar la facilidad de realizar actividades sin contacto Utilice sistemas automatizados, sin contacto, como puertas automáticas, grifos automáticos, pasos de peatones automáticos o dispensadores automáticos de desinfectantes. Use un puntero personal al tocar pantallas compartidas en lugar de las yemas de los dedos.
2.3 Aumentar el uso del pago sin contacto
Fomentar o exigir el pago con tarjeta para reducir el manejo de dinero. Fomentar o exigir el pago sin contacto (incluso a través de teléfonos) para reducir el contacto con terminales de pago. Aumentar la asignación máxima para pagos sin contacto y eliminar la tarifa (si está presente) para el pago mínimo sin contacto para alentar el uso.

2.4 Usar herramientas para evitar el contacto directo
Proporcione guantes antes de usar instalaciones comunes, como las bombas de gasolina y al ingresar a las tiendas. Proporcione contenedores para desechar correctamente los guantes al final del uso.
2.5 Reducir varias personas tocando objetos
Acorte las líneas de producción cuando sea posible, o arregle las relaciones de trabajo para que cada individuo en una línea de producción solo tenga que interactuar con un número limitado de colegas. Por ejemplo, asigne al mismo individuo a la producción y al empaque o siempre haga que un trabajador empaquete el producto de otro trabajador.
2.6 Fomentar el uso exclusivo de artículos
Las personas usan sus propios artículos en lugar de compartirlos, como grapadoras, o usan botellas de agua en lugar de vasos (mientras consideran el riesgo de contaminación del hogar). Mayor uso de vasos, cubiertos y platos desechables, siempre que se puedan eliminar de forma segura.
2.7 Use superficies más seguras
Se sabe que el cobre inactiva virus, incluido el SARS-CoV-2 mucho más rápidamente que otros materiales de superficie comunes. El virus SARS- CoV-2 también es menos persistente en papel / cartón que en plástico. Agregue superficies de cobre a espacios comunes / públicos, instalaciones de atención médica y otras ubicaciones críticas. papel en lugar de bolsas de plástico.
3. MEJORAR LA LIMPIEZA Y LA HIGIENE
La higiene personal mejorada y especialmente el lavado de manos es una medida imprescindible. Las mascarillas son útiles pero pueden dar lugar a una autocontaminación o una falsa sensación de seguridad, lo que puede conducir a una menor adherencia a otras medidas preventivas, como el distanciamiento físico.
3.1 Mejorar la práctica de lavado de manos
Esto incluye aumentar la frecuencia con la que las personas se lavan las manos y / o el estándar de lavado. Fomente el lavado de manos regular y efectivo (incluidos los brazos si se mantienen desnudos) especialmente al cambiar de ubicación o después de una posible contaminación. Mejore el acceso a agua y jabón, o desinfectante para aquellos que no tienen acceso a instalaciones básicas para lavarse las manos. Invierta en estaciones de lavado de manos de baja tecnología en comunidades de bajos recursos, que pueden instalarse en paradas de autobús, etc.

Proporcione información sobre cómo lavarse las manos de manera efectiva, aceptando una orientación variable. Proporcione instalaciones para lavarse las manos en las entradas, salidas y en áreas de posible contaminación. Proporcione desinfectantes de manos automáticos a base de alcohol en las entradas, salidas y en áreas de posible contaminación. Proporcione desinfectantes de manos automáticos a base de alcohol en el transporte público.
3.2 Mejorar la higiene personal.
Anime a las personas a evitar tocar la cara. Use pulseras vibrantes o aplicaciones de computadora para disuadir a las personas de tocarse la cara (por ejemplo, https://donottouchyourface.com/ ). Anime o exija a las personas que dejen de escupir en lugares públicos. Lávese bien las manos antes y después de tocar la cara. Aliente a las personas a estornudar o toser en el codo en lugar de en la mano (para reducir aún más la transmisión). Aliente a las personas a llevar pañuelos desechables y colocarlos en una papelera después de toser, estornudar o limpiarse la cara, en lugar de usar ropa o pañuelos. Aumentar el número de contenedores de basura disponibles para la eliminación de tejidos en lugares públicos.
3.3 Aumentar el uso de mascarillas
Use máscaras cuando esté fuera de la casa. Proporcione máscaras faciales en la entrada a las instalaciones e instalaciones para la eliminación segura de las máscaras a la salida. Priorice el suministro de máscaras faciales a los grupos vulnerables, incluidos aquellos que no puedan pagarlas, y facilite el lavado y / o la eliminación de las máscaras faciales para todos después del uso. Priorizar el suministro de mascarillas para los trabajadores clave. Proporcionar información pública y capacitación sobre la aplicación, el uso, el retiro, la limpieza y el desecho seguros y efectivos de máscaras faciales y otros equipos de protección personal. Cambie y lave la ropa al regresar a casa o después de una posible contaminación (particularmente para trabajadores de la salud, conductores de autobuses, trabajadores de tiendas, etc.). Evite sacudir la ropa sucia antes de lavar para reducir la posibilidad de dispersar virus a través del aire.
3.5 Mejora la limpieza
Haga que los espacios en el transporte público y otros espacios compartidos sean más fáciles de desinfectar o limpiar rápidamente, por ejemplo, utilizando materiales no absorbentes. Trate regularmente los espacios externos compartidos, como asientos o patios de recreo, con desinfectante. Limpie regularmente los objetos con mayor probabilidad de estar contaminados (grifos, bombas de gasolina, manijas de puertas, máquinas de pasadores, etc.). Limpie regularmente los espacios de trabajo, especialmente las áreas de alto riesgo, como escritorios, teclados, manijas de puertas, comedores, áreas de baños y aseos, impresoras, refrigeradores de agua y juguetes en guarderías. Reduzca las horas que las tiendas y el transporte público están abiertos para permitir la limpieza. Aliente o requiera que las personas usen toallitas desechables para limpiar las superficies e instalaciones compartidas antes de usarlas. Aliente o exija a las personas que lleven su propio desinfectante para usar de manera rutinaria antes de tocar objetos compartidos, como las manijas de las puertas. Proporcione toallitas desinfectantes y las instalaciones de eliminación que lo acompañan para uso individual en lugares donde es más probable la contaminación, como limpiar tarjetas, máquinas de tarjetas / sistemas de entrada de puertas.
4. REDUCIR LA TRANSMISIÓN A TRAVÉS DEL AGUA RESIDUAL
Explore las causas de los malos olores en los baños, cocinas o áreas de lavado. Ajuste las curvas en U en los aparatos de agua en baños y cocinas. un grifo en todos los artefactos de agua durante al menos 5 segundos dos veces al día (mañana y tarde) prestando especial atención a los desagües del piso en baños y baños para evitar la pérdida del sello de la trampa de agua dentro de una curva en U. Si la tubería de aguas residuales de un electrodoméstico parece estar desconectada o abierta, séllela de inmediato (es decir, use un guante de goma elástica para cubrir el extremo; una bolsa de plástico y algo de cinta serán suficientes, asegurando que la bolsa no tenga agujeros).
5. REDUZCA LA TRANSMISIÓN DEL AIRE ACONDICIONADO
Un estudio en China mostró que se encontraron partículas de virus SARS- CoV-2 en los sistemas de ventilación de las habitaciones de los pacientes con COVID-19
5.1 Limpie o modifique el uso de sistemas de aire acondicionado Asegúrese de que el aire acondicionado tenga un sistema de filtración efectivo. Limpie y mantenga regularmente los sistemas de ventilación. Mantenga los espacios bien ventilados para reducir la necesidad de sistemas de aire acondicionado.
6. REDUCIR LA TRANSMISIÓN A TRAVÉS DE ANIMALES
La última guía de la Oficina Internacional de Epizootias (Organización Mundial de Sanidad Animal) establece que “no hay evidencia que sugiera que los animales infectados por humanos están jugando un papel en la propagación de COVID-19”. Sin embargo, un estudio ha encontrado que el virus que causa COVID-19 en las personas puede transmitirse, al menos experimentalmente y con altas dosis virales, a gatos y hurones. Algunos gatos infectados pudieron transmitir la infección a otro gato por transmisión aérea. Los CDC recomiendan, como medida de precaución, que las personas que sufren o se sospeche que han contraído COVID-19 deben restringir su contacto con las mascotas.
6.1 Distancia física con animales
Fomentar medidas de distanciamiento físico para animales salvajes y animales domésticos cuando exista riesgo de infección. Minimice el contacto físico, el intercambio de alimentos y el contacto directo de personas infectadas con animales domésticos, como gatos, para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades. Reduzca el contacto entre animales de compañía (p. Ej., Recipientes separados para comida y agua; mantener en habitaciones separadas) que hayan estado en contacto con personas que puedan tener COVID-19. Mantenga los gatos domésticos en interiores cuando exista riesgo de infección.
6.2 Mejorar la higiene de animales domésticos
Desinfecte y deseche de manera segura la materia potencialmente contaminada (por ejemplo, arena para gatos con orina y heces) de mascotas que han estado en contacto cercano con personas con infección por COVID-19.
7. RESTRICCIÓN DE ENFERMEDADES ENTRE ÁREAS
Restringir el movimiento es un elemento en la contención dentro de las etapas iniciales de una pandemia y en prevenir el movimiento a áreas con capacidad limitada para hacer frente. En etapas posteriores, es probable que se use tanto para prevenir la propagación a comunidades aisladas como entre regiones con niveles muy diferentes de infección.
7.1 Reducir el movimiento que exacerba el problema.
Restrinja o desaliente el movimiento en relación con el país de origen del virus y cualquier brote confirmado. Imponer restricciones o cierres regionales de viaje en respuesta a los indicadores regionales de carga de infección. Prohibir o desalentar los viajes desde los centros urbanos a segundas residencias familiares en comunidades rurales, para reducir la carga sobre la infraestructura de salud rural. Restrinja los viajes de larga distancia a fines específicos (por ejemplo, trabajo esencial, emergencia familiar, cuidado de familiares) con una definición clara y exigible de lo que constituye la larga distancia (por ejemplo, un radio de viaje máximo, cruzar los límites de las autoridades locales, moverse entre asentamientos o ir más allá que estrictamente necesario para una tarea determinada). Establezca castigos por no obedecer las reglas / directrices sobre viajes. Proporcione incentivos para evitar viajes (por ejemplo, reembolsos por boletos reservados, cupones para elegir cancelar boletos).
7.2 Reducir el riesgo de transmisión de quienes viajan
Aplique las opciones descritas en las secciones anteriores sobre la identificación de personas infectadas (aislamiento físico, reducción de la contaminación, higiene personal y limpieza) a los sistemas de transporte. Fomentar o hacer cumplir la cuarentena obligatoria después de un viaje internacional. Utilice la detección térmica en los aeropuertos para interceptar individuos infectados y sintomáticos. Tenga en cuenta que la efectividad de esto ha sido cuestionada [ 65 ]. Realice pruebas antes de vuelos internacionales, lo que también evita la transmisión a otros en el vuelo (requiere tiempos de prueba más rápidos o cuarentena estricta entre las pruebas y el resultado).

Piensa un deseo

Hace uno días habría sido un deseo distinto. Hace unas semanas también. Y del que habría pedido hace unos meses ya no me acuerdo.

Me han ido cambiando las prioridades a fuerza de ostias en estos días. Porque antes del confinamiento y del coronavirus yo escribí un póster en el que compartía que necesitaba parar, que no podía seguir trabajando a ese ritmo.

Y entonces llegó el bicho y me quedé sin nada de trabajo. Actividad suspendida. Cero ingresos. Todo el tiempo del mundo.

Y me acostumbré a estar en casa, como todos, vivía en una auténtica montaña rusa cómoda sin quejarme porque había millones de personas que estaban peor que yo. La inactividad me robó la creatividad y a ratos me daban ganas de reír, otras de llorar y así en bucle, constantemente.

Y llegó la inundación de mi local y tuve que abandonar todo a lo que me había acostumbrado para intentar pensar con claridad qué hacer,  cómo trasladar más de mil libros mojados, por dónde empezar, si dejarlo todo a un lado. Lloré un montón ese día. Me ayudó mucho mi hermana. Y entonces pensé que si una pandemia no había podido con la Humanidad tampoco iba a venirme abajo yo por un contratiempo. Me pelee con el seguro. Hice siete viajes con el coche hasta arriba de libros para llevarlos al pueblo. Y Villaverde de nuevo me salvó. Porque no todo el mundo tiene la suerte de tener una casa con espacio para llenar los rincones de libros y preparar una estación de secado casera con el asesoramiento de tu socia vía WhatsApp o de tus amigos cántabros que están muy acostumbrados a la humedad. En menos de una semana conseguí crear la chimenea juvenil, el rincón curioso o el trastero de cómic. El pueblo me volvió a salvar.

E587AD3A-88BE-4450-A141-B3026F311D35

Y ahora, sábado día 2, después de dar mi primer paseo permitido por el Gobierno y respirar el aire de La Armuña me doy cuenta de que volvía estar equivocada. Los libros daban igual, el negocio daba igual, que el seguro no me hiciera caso, las tardes entre lágrimas por la inactividad, todo daba igual.

24119A68-B776-481F-9611-D5227FEF99BC

Porque el único deseo que quiero pedir cuando he visto el molinillo dar vueltas era SALUD, para mi y para los míos. Lo demás daba igual. Lo demás no importa. Lo demás pasará.

Colgar el teléfono con la ilusión de que queda un día menos para vernos

Todos los días alrededor de las 18h suena el teléfono y paso una hora hablando con mi madre. Es enfermera y desde hace unas semanas trabaja en una planta dedicada a enfermos de CoVid en remisión que aún deben permanecer hospitalizados por precaución, porque tienen otras patologías o simplemente porque no tienen otro lugar seguro donde ir.

Captura de pantalla 2020-04-29 a la(s) 19.49.44
Ilustración de Manitas de Plata

Hablamos de ellos por su nombre. Me cuenta que fue el cumpleaños de Encarnación y llamó su nieto para saber si podía felicitarla. Las enfermeras lo hicieron por él y, aunque a los dos días Encarnación empeoró, pudo celebrar un cumpleaños más. Otro paciente prefería no comunicarse con sus seres queridos, quizás por evitar dolor, por miedo, por no saber qué decirles. Los hay como Claudina, que no quieren marcharse a casa porque se sienten más seguros aún en su habitación y así evitan contagios innecesarios y levantan el ánimo de los que tienen al lado.

Hablamos de los médicos y enfermeros, también con nombres y especialidad. De Mari Ángeles que es psiquiatra y ahora pasa consulta o Susana que es supervisora y no descansa ninguno de los siete días de la semana. Mi madre tampoco ha podido descansar porque dice que de momento hace falta estar ahí y esta enfermedad no entiende de sábados ni domingos. Por eso Maite, enfermera en el mismo hospital y pareja de Jose Manuel, médico, todos los días tiene que dejar a sus hijos Teresa y Víctor, de 12 y 8 años, solos en casa y confiar en que van a estar bien porque entienden perfectamente la situación y son dos pequeños héroes.

Hablamos poco de la soledad de los pacientes o del miedo de los profesionales que los atienden porque hablar de ello, enfadarse, criticar, llenarse de rabia no soluciona nada pero me cuenta cuales son los medicamentos que mejor funcionan y cuántas altas dan cada día. Me dice que al asomarse por la ventana se ven las encinas del Campo Charro y por un rato a cualquiera, profesional o paciente, se le olvida la pandemia y se queda embobado mirando la fuerza de la naturaleza.

Yo la escucho con todo el cariño que acumulo de cada día que llevo encerrada en casa después de cerrar mi negocio, dedicado a los cuentos, y cumplir a rajatabla el confinamiento. La escucho sabiendo que, sin ser trabajadora esencial ni tener muy claro cuál será mi futuro, al escucharla estoy haciendo todo lo que puedo por ella y por salir de esta pandemia que nos ha cambiado la vida a todos pero que ha caído más en los hombros de unos que de otros.

PHOTO-2020-04-19-16-09-17

La escucho porque hay que contar todas estas historias para que no caigan en el olvido, hay que poner nombres y apellidos a los pacientes y a los profesionales que cuidan de ellos. Solo así conseguiremos humanizar la situación y acordarnos de Encarnación, de Claudina, de Maite, de Susana y de tantos otros que no pueden ser solo un dato o un número al final del día.

Y antes del colgar el teléfono, todos los días, necesito que mi madre se ría. A veces es por una anécdota divertida del Hospital, o por algo que le cuento. Incluso me lo puedo inventar, solo por escuchar su risa. Y claro que tenemos miedo, las dos, del virus, de que le pase algo a un ser querido, de no salir ilesos de esto, pero mientras podamos esa risa siempre será más fuerte que el miedo. Y colgaremos el teléfono, cada una en una punta de la ciudad, con la ilusión de que queda un día menos para vernos.