El Partizan de Fuenlabrada

“Era muy difícil aislarnos de todo lo que estaba pasando en nuestro país pero en la vida hay que acostumbrarse a las situaciones (…) Éramos deportistas e intentábamos devolver a la gente algo de ilusión. Jugábamos al baloncesto. Así era como defendíamos a nuestro país”.

Lo que ha pasado es verdad.