Día 16 en Chile

El viernes volvimos a madrugar para llegar temprano al Bosque y disfrutamos de una jornada muy enriquecedora para todos, que se cerró con múltiples agradecimientos y muchas ganas de seguir colaborando. Nos fuimos a descansar a casa y dormimos la primera siesta en quince días. Muy reconfortante.

Después a las 20h pusimos rumbo a la casa de Manuel Peña, donde nos esperaba nuestro amigo acompañado de Constanza Mekis, directora de bibliotecas CRA. Y compartimos una delicada cena en una ambiente complemente mágico, rodeados de detalles que ilustran la personalidad y la curiosidad de conocer de Manuel.

IMG_3579

En Constanza descubrimos una persona increiblemente culta y conocedora de culturas, con la que también conectamos a la perfección. Y después de cenar, decidimos premiar nuestro trabajo de toda la semana con una cerveza en la Plaza Ñuñoa, zona de carrete de Santiago.

Anuncios

Día 15 en Chile

El jueves amanecimos prontísimo porque a las 9h comenzaba nuestro seminario en la biblioteca de El Bosque, y se había creado mucha expectación. Había más de cien inscritos y todos con muchas ganas de aprender. Así que lo dimos todo, literalmente. Abrimos la maleta y contamos, cantamos, recitamos, reímos e incluso le añadimos un módulo de voz y cuerpo impartido por Bernardita, la ayudante de Alejandra. La gente estaba encantada, y no es para menos porque no solo nosotras lo dimos todo, sino que la organización y el cuidado por parte de Isabella y Amanda, las responsables de la biblioteca de El Bosque, también fueron exquisitos. El cuidado, la motivación, la creatividad y la atención resultaron ser sinónimos de éxito.

IMG_3574

Al terminar la primera jornada en El Bosque nos quedamos estancadas en el mall o centro comercial de Plaza Egaña y nos resultó muy difícil salir. No por no encontrar la puerta, sino por estar terriblemente cansadas. Finalmente, no sé cómo, conseguimos llegar a casa, cenar en familia y disfrutar de la cama.

IMG_3567

Día 14 en Chile

El miércoles no amanecimos excesivamente temprano y eso nos permitió recuperar fuerzas. Prepara os nuestra presentación y nuestro atuendo y nos dirigimos a compartir un almuerzo con todo el directorio de la Fundación Mustakis. Puede parecer una prueba de fuego pero nosotras estamos terriblemente preparadas para eso. Las presentaciones institucionales son uno de nuestros fuertes, y sabéis por qué? Porque sabemos de lo que hablamos, creemos lo que decimos y esta os firmemente convencidas de la importancia de nuestro trabajo. Asi que cuando lo comunicamos, somos pura pasión. De hecho, la presentación fue genial y nos permite soñar con una futura línea de trabajo en colaboración con la Fundación 🙂

Después del almuerzo nos fuimos a pasear con Elena, nuestra mentora, la que hizo posible que un día comenzáramos a soñar con Chile. Y compartamos una horas super agusto, hablando, poníendonos al día, abriendo puertas… Nos llevó al Barrio Italia, muy cool en Santiago, y allí a la librería de Ekaré Sur, donde nos encontramos por casualidad con el bibliotecario de Lo Barnechea, que ahora trabaja allí. Las casualidades chilenas…

IMG_3594

Y luego nos enamoramos de las novedades literarias en todos los formatos: cartoné, kamishibai, álbum ilustrado, recopilaciones poéticas. Salimos cada una con un libro de la mano. Después nos fuimos a cenar a su casa y fue como estar en familia, con todas sus hijas e incluso con sus padres, dos personas bellísimas con una educación exquisita. Fue muy entretenido.

Día 13 en Chile

El martes fue un día duro. Por la mañana realizamos la segunda parte del taller con profesores, que se convirtió en dos horas amenas de charla e intercambio de conocimientos. Allí conocimos a Verónica Herrera, folclorista chilena y mujer vivaz con la que compartimos una forma importante de ver el libro y la tradición infantil.

10417493_1083279335022435_99073135071693818_n

Después disfrutamos de unas horas libres, tres apenas, por el centro de Santiago, y aprovechamos para comer y hacer algunas compras en la zona de Ahumada. Pero enseguida volvimos a la carpita Reciclacirco a la segunda sesión del seminario con los alumnos egresados de la ECC. Y aunque salió genial, esa jornada ya estábamos muy cansadas y se iba haciendo necesario descansar.

Día 12 en Chile

La vuelta a Santiago fue dura porque Valparaíso nos había enamorado pero la sonrisa de Dieguito y los abrazos de Ale nos permitieron volver a conectar con la capital, después de almorzar y volver a preparar la maleta, pusimos rumbo a la carpita de Reciclacirco, donde teníamos la primera parte del seminario con los alumnos egresados de la ECC de Santiago.

21779_1083280978355604_5999790381315634309_n

El sitio era totalmente opuesto a un auditorio pero funcionó. Una primera parte de presentación de lecturas y propuestas en un jardín, y una segunda parte con la metodología integrada en la carpa del circo, nos permitió comprobar que también íbamos a conectar con ese grupo, y volvimos a casa con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Noveno día en Chile

Nos fuimos a visitar la Biblioteca LibroAlegre, un proyecto precioso llevado a cabo por una danesa que hace viente años se trasladó a Chile y decidió apostar por fomentar la lectura entre el público infantil de una manera directa. Al comienzo utilizaba un burro con el que se paseaba por los cerros e invitaba a los mas pequeños a disfrutar de sus libros- álbumes, importados de los países nórdicos y traducidos directamente con pedazos de papel en español sobre el texto original. Decidida a continuar con su labor, montó su pria biblioteca con financiación precaria. Y le robaron. Pero no se dio por vencida. Montó otra biblioteca desde el mismo principio, y desde entonces no descansó. Es una mujer fuerte, de carácter fuerte pero envidiable precisamente por toda esa fortaleza. Y es que la Biblioteca LibroAlegre se ha convertido en la parte visible de una ONG que proporciona lecturas de calidad a muchos niños chilenos que se acercan hasta el Cerro Alegre a leer, ya sea con su colegio o de forma independiente. Además recientemente ha abierto otro centro, la Biblioteca Montedónico, montada en un contenedor de barco, y alli acuden los niños que no encuentran tranquilidad ni motivación en casa pero si en los libros.

10580188_1077636265586742_8633888791602052025_n

Y luego nos fuimos a un seminario con profesionales de la educación, concretamente con alumnas y profesoras de la Universidad de Valparaíso, en las que hemos detectado un gran interés por el fomento lector. Más de ochenta asistentes corroboraron las ganas de leer, contar y compartir que se respiraban en el ambiente. La actividad fue fabulosa, y todo gracias al empuje de Patty Herrera, una profesora entusiasmada con la lectura que afirmaba conocer a Soraya desde hacía años… Y todo porque disfrutaba enormemente con sus videos de Youtube. Desde el momento en el que la conocimos, a ella y a una de sus mejores alumnas, Mariabelén, nos convertimos en una especie fantástica de Equipo A que viajaba a todos lados en el Suzuki de Patty con la maleta a cuestas. Incluso cuando unos cabros chilenos le pincharon adrede una rueda por haber aparcado frente a su taller, no perdimos la sonrisa, al contrario, fue otra anécdota mas para nuestro bolso. A la tarde compartimos la segunda parte del seminario con alumnas egresadas de la escuela y disfrutamos tanto que fuimos a celebrar nuestro éxito al JCruz con una chorrillana y un terremoto, todo el Equipo A a excepción de Patty.

11159551_10152948195921137_8966487038993073495_n

Octavo día en Chile

Por la mañana dos funciones en distintos cerros de la cuidad, también conducidas por nuestro chòfer Don Juan. Y de nuevo caras de ilusión, agradecimientos, besos, abrazos… Almorzamos en casa y nos marchamos a impartir el seminario para los alumnos egresados de la ECC en Valparaíso. Tuvimos nuestra primera experiencia de viaje con maleta en la micro y fue escandalosa. La gente quería pasar, el conductor nos quería echar, yo quería pagar y Maria Paz solo queria reir. El chou acabó cuando pagué los boletos mientras le enseñaba – sin querer- el poto a toda la gente de la micro.

IMG_3495

El seminario fue muy bien y las veinte asistentes disfrutaron con una nueva perspectiva respecto al fomento lector. Todas eran alumnas, curiosamente, pero muy interesadas en descubrir nuevos recursos y posibilidades a partir del libro. Acabamos agotadas pero contentas. Al llegar a casa cenamos y dormimos, después de charlar harto rato.