Fingerplays, Feria y Flores

El pasado sábado 30 de Abril se celebró en Salamanca la III Feria de las Flores, un evento cultural alternativo para público familiar en el que artesanos, pequeños emprendedores y otros perfiles sorprendentes se dan cita en el Espacio Al Margen gracias a la iniciativa de Virginia MadeinMe.

Hace dos años participé con Soraya como Unpuntocurioso y disfrutamos con todos los curiosos que se acercaron a escuchar nuestras microhistorias. Este año la situación era diferente: presentaba mi primer libro, FINGERPLAYS, en el que resumo de forma muy sutil la metodología de trabajo que utilizo para cantar, contar y compartir lecturas en inglés con los más pequeños, además de la manera en la que creo que la tecnología debe contribuir a este aprendizaje (como una divertida sorpresa).

13131204_1193773777353308_4578181573618919964_o

Y salió genial. El puesto quedó precioso, gracias a la ayuda de mis amigas a las que nunca podé agradecerles lo suficiente el que siempre estén ahí. Después la gente que participaba con otros puestos era original y creativa y se creó un ambiente muy de primavera.

13133266_10153786611356137_8255484685107229872_n.jpg

Así que cuando llegaron los cuentos, que servían como presentación de mis FINGERPLAYS, todo eran sonrisas e ilusión. Grandes y pequeños subieron al escenario a compartir las historias que se nos escapan de entre los dedos cuando imaginamos y creamos, en inglés y en español.

13096183_1193772760686743_778433721093785756_n

Ahora solo me queda agradeceros a todos y cada uno de vosotros lo que compartimos esa tarde tan bonita. A mi madre por acompañarme siempre. A mis amigas por estar ahí al pie del cañón. A mi hermana porque es única. A Soraya porque siempre está cerca. A Carmen porque siempre se acerca. A Jara porque es preciosa, ella y Noe y Elia y Nicolás. A Esmeralda porque la familia es el mejor ejemplo. A Jorge y Mari porque aunque no pudieron venir se que querían. A Alicia por las fotos, con mucho cariño. A Virginia por una organización de diez, con mucho cariño también. Al pequeño Miguel porque es un curioso precioso. A Carlota porque es una fiel seguidora y ya no me olvido de ella. A Mari Ángeles porque siempre encuentra la manera de llegar. A todas y cada una de las familias que se acercaron a que les firmara un ejemplar, porque me hicieron sentir orgullosa de mi trabajo, y a la vez tan cercana a la niña que soy y que quiero seguir siendo siempre…. A todos, GRACIAS.

 

Anuncios

#23díasdelibro

Para celebrar el Día del Libro este año me sumé a la campaña del Observatorio del Libro que proponía una creativa cuenta atrás desde el día 1 de Abril para llegar al 23 con un montón de recursos, ideas y lecturas para compartir y celebrar a lo grande.

Captura de pantalla 2016-04-23 a la(s) 13.08.52

Ahora tengo seleccionados 23 libros para contar, crear y compartir con todos vosotros.  Además, todas las recomendaciones incluyen un enlace a contenido añadido: información ampliada, una versión digitalizada de la historia u otras sorpresas. Podéis descargar el PDF 23 días de libro y comentar, curiosear, colaborar con más recomendaciones…

¡Feliz Día del Libro!

El globito rojo

Eloy Moreno en su libro “Lo que encontré bajo el sofá” incluye una reflexión muy acertada sobre los globos que se escapan de nuestras manos. Dice así “ Tacto e hilo se separan y, de pronto, un globo comienza a caer hacia el cielo. Es una caída lenta pero a la vez irremediable. Irremediable no porque sea imposible atraparlo, irremediable porque nosotros, los adultos, ni siquiera lo intentamos; sólo los niños lo hacen.  Ellos, a pesar de acurrucar sus dedos y no sentir ya la cuerda que sujetaba su ilusión, continúan manteniendo la esperanza. Corren, saltan, lloran, gritan…señalando ese punto que va desapareciendo entre un azul que lo ocupa todo.”

Es precisamente esta idea de esperanza e ilusión la que predomina en todos los libros de LIJ que abordan el tema de los globos, y más específicamente de globos rojos, destacando un color que se vislumbra perfectamente en ese momento en el que el hilo se separa de nuestra mano y toma rumbo al cielo.

Los libros sobre globos rojos hablan de muchas cosas a la vez. Muchísimas. Amistad, crecimiento, imaginación, pérdidas, valores… La lista de temas es tan amplia que conviene ir abarcando algunos títulos por separado para profundizar en la idea.

Iela Mari, ilustradora italiana, mujer de mirada curiosa con capacidad para indagar en la vida escondida de los objetos cotidianos, nos regaló el Globito Rojo, un alegato a la imaginación sin palabras pero adecuado para todas las edades. En este libro, nada es lo que parece y es necesario imaginar todas las posibilidades que el color y la forma proporcionan en el viaje de un globo que se escapa, como no, por la ingenuidad de un niño.

Videocuento aquí: https://www.youtube.com/watch?v=uAdhOE7PriI

Años más tarde, concretamente en 2014, el japonés Kazuaki Yamada, fue reconocido por su trabajo en My Red Balloon, una historia ilustrada sobre una niña con un globito rojo que se monta en un autobús, y lo pierde en una de sus paradas. Es un homenaje a la amistad y al viaje que realizamos todos los días de nuestra vida solo por tener la suerte de estar vivos, algo que se enfatiza en el final del libro al contemplar la preciosa puesta de sol coronada por un precioso sol rojo, que bien podía ser el mismo globo del inicio.

Booktrailer aquí: https://youtu.be/bPmg2R-nByg

Y no podemos olvidarnos de la versión cinematográfica de Albert Lamorisse, Le Ballon Rouge, llevada al papel en el año 1994 con la intención de compartir con todos los lectores, pequeños y mayores, la historia de Pascal.

Sigue leyendo en http://salamancartvaldia.es/not/112524/el-globito-rojo/ 

Presentación de FINGERPLAYS en Librería Yuste (Salamanca)

El 2 de Abril es una fecha especial porque se celebra el Día internacional de Libro Infantil y Juvenil y con esta excusa tan adecuada me trasladé a la librería Yuste en el Barrio del Oeste, el más animado de Salamanca, mi barrio, a presentar FINGERPLAYS: mi libro interactivo de rimas, canciones y cuentos en inglés.

12933143_1017601584941573_6505732583230034637_n

Para presentar FINGERPLAYS siempre conservo la misma estructura. Primero saludo de una forma muy peculiar. Luego me presento yo y después presento poco a poco todas las historias que se esconden entre mis dedos. En inglés, por supuesto. Hay días que son aviones, barco, estrellas, monos o peces, quien sabe. En la cara de los niños y los adultos que acuden a las presentaciones percibo con alegría y con orgullo la sorpresa, las ganas de descubrir sus propias historias y la creatividad que se despierta entre sus propias manos.

Son sesiones de apenas media hora de duración que se disfrutan entre canciones, juegos, sorpresas y cuentos en lengua inglesa. Desde aquí, quiero agradecer la asistencia a todos los que compartieron conmigo la ilusión de presentar mi primer libro, muy especialmente a mi madre, a mi tio y a mi amiga Rosa. Y quiero además invitaros a la próxima presentación que tendrá lugar en la librería EUROBOOK de Valladolid el próximo día 15 de Abril. Seguiré informando.

See you soon!

Ilustralaguna 2016

12376313_1040603186005912_7570341804402144333_n

Parte de mi exposición “Déajme que te cuente” se traslada del 11 al 29 de Abril a Laguna de Duero (Valladolid) Allí se celebra Ilustralaguna, una cita que propone potenciar actividades en torno al libro y la lectura, englobadas en el Programa de Promoción de la Biblioteca Municipal denominado con este nombre.

A la cita acudirán  artista del libro y de la pintura entre los que se encuentran Patricia de Cos, Fernando Pérez Hernando, Alberto Sobrino, Sonia Sanz Escudero, Sergio Arranz Bartolomé, Cintia Martin Esteban, Yolanda Falagan, Rebeca Martin y Jesús Aguado. Expondrán sus últimas creaciones e impartirán talleres. Además, habrá sesiones de cuentos con Fernando Saldaña Fernández, Unpuntocurioso y Fernando Pérez Hernando.

20151008_120420¿Qué mas se puede pedir? Solo que le gente disfrute al leer a través de las imágenes y cuente y cree con ellas. Ya sabéis: contar, crear y compartir, la magia de la lectura. 

 

No lo expliques, ¡cuéntalo!

Hace unos días leí un artículo en El País que venía a confirmar algo que llevó sospechando mucho tiempo: estamos rodeados de historias. Es cierto. Lo único que debemos hacer es tomarnos el tiempo suficiente para descubrirlas, o el necesario para crearlas, ni más ni menos. Todo lo que nos rodea es una historia, y aunque nos empeñemos en darme mil explicaciones sin sentido, terribles argumentaciones, discusiones, disgustos, teorías, teoremas… son historias.

El artículo comienza diciendo que “cuando no existían las empresas, ni las marcas, ni los psicólogos, y solo había hogueras y humanos alrededor, ya hacíamos uso del arte de la narración para transmitir valores, ideas o proyectos. Es lo que ahora se conoce como storytelling (narración, en inglés). Y si este arte ha permanecido, por más que algunas cosas hayan cambiado tanto, es porque nuestro cerebro se implica de forma diferente cuando explicamos una historia que cuando nos limitamos a enumerar acontecimientos.”

La clave está en descubrir las posibilidades de uno mismo para convertir un detalle, una prueba, una bronca, un contratiempo, una duda… en una historia. Vivir para contarla, que decía Gabriel García Márquez. Y no puedo estar más de acuerdo.

Pensad en las matemáticas, por ejemplo, esa materia tan estática que muchos se empeñan en menospreciar porque es como es, sin más, sin vueltas. Pensad en una suma, esta misma,”29+2″, y comenzad a imaginar: ¿29 qué? ¿más 2? ¿puede ser el anuncio de la llegada de gemelos en una familia de 29 miembros? ¿los minutos de horneado de un pastel más dos que se tarda en comerlo? ¿los huevos que puso una gallina sumando los que le quedan para completar el mes? Nos empeñamos en aprender memorizando, en copiar enunciados y repetir esquemas pero nos olvidamos de lo divertido que es crearlos.

Captura de pantalla 2016-03-30 a la(s) 16.45.02.png

Pensad en el arte, por ejemplo, esa disciplina tan libre y subjetiva que algunos se empeñan en no disfrutar con la simple excusa de “es que no lo entiendo”. Os invito a observar atentamente esta fotografía de Sam Taylor Wood, fotógrafa británica.

STW 14
STW 14

Pertenece a su serie “Self Portrait Suspended” y es uno de los ejemplos que utilizo al trabajar con adolescentes que visitan el Museo de Arte Contemporáneo de Salamanca, DA2. Cuando les animo a crear significados a través de esta imagen, algunos comienzan con sencillas ideas como “está dormida”, “va a una academia de baile”, “está soñando”, “vuela”, “se va a caer”, “la veo triste, como ausente”, ” a mi me gusta porque me parece que flota”, “pues yo diría que está muerta…” Y después de disfrutar escuchando sus versiones de la historia, tan reales todas, tan de verdad, les cuento que a la autora le diagnosticaron una grave enfermedad y decidió crear esta serie de fotografías en las que juega con el concepto de “estar suspendido” en ese momento en el que no sabes si te vas a curar y volarás, o si no llegarás a conseguirlo y caerás. Nunca volverán a mirar esa imagen con los mismos ojos porque saben que no es una foto, es una historia.

Todos somos historias, que no se nos olvide, y convertir en historias también lo que nos rodea, y usar para ello las palabras adecuadas, combinarlas e hilarlas para que digan lo que queremos decir, nos ayudará a explicarnos y a ser entendidos de una forma más creativa. Y la creatividad, amigos, es la fuente del conocimiento.

Termino mi reflexión con un párrafo del artículo en el que encontré la inspiración.

“Hay que empezar a comunicarse a través de historias. Dejar de explicar meros hechos, más o menos aburridos. Da igual que los relatos puedan ser escritos o hablados. Lo importante es que sean de verdad. Que hablen de nosotros y que, al hacerlo, nos hablemos a nosotros mismos. Pero también es fundamental escuchar los cuentos de los demás. Ya sea en directo, leyendo un libro, frente a la pantalla de la televisión o en una sesión de cine. Llenarse de buenas narraciones. De cuentos. De fábulas. Hacer un esfuerzo para estar cerca de los buenos narradores y dejarse llevar. Escuchar como lo hacíamos cuando éramos niños. Con los oídos, pero con los ojos también. Con todo el cuerpo.”

Seamos historias, pues.