59 segundos para no responder una simple pregunta

P: entonces afirma usted que no sé presentará como candidata a las próximas elecciones?

E: que ya lo he dicho mil veces

P: pero lo afirma, o no lo afirma

E: que ya he respondido a esto

P: entonces, votará a mariano rajoy

E: claro que si

P: y votará a mariano rajoy y usted no se presentará a los próximas elecciones

E: votaré a mariano rajoy

P: y no se presentará a las próximas elecciones

E: que no

P: y esta es una decisión inamovible

E: hombre, inamovible inamovible, no hay nada en este mundo

P: entonces, se presentará

E: que ya lo he dicho…

P: y es inamovible

E: inamovible no.

P: bien, pues cerramos el debate con su afirmación de que no se presentará a las próximas elecciones.

E: como diría el señor rajoy ” o no”…

mira, si esto no es un ejemplo clarísimo de fallo en el feedback comunicativo que baje Laswell y lo vea. Una cosas es que sean políticos, y otra que sean sordos. O tontos. O no.

Aquí va el ejemplo práctico de comunicación eficaz.

P: entonces ¿se va a presentar a las próximas elecciones?

E: si me da la gana, oye.

Así, el acto comunicativo es puesto en marcha por un emisor que crea un mensaje y, a través de un canal, lo hace llegar a un receptor o audiencia, para lograr sobre ésta un efecto determinado, que responde a sus intereses ideológicos, económicos …..

 

quién me pone la pierna encima…

me siento parte de España. ¿Y eso? Porque ayer vi el debate (parte) y me gustó.

Empezó Rajoy, porque lo dictó el azar (y luego dicen del azar y la política, en fin). Se remontó a un análisis de los últimos cuatro años sobre la gestión de Zapatero. Luego le tocó a Zapatero que por su parte se remontó a ocho años atrás, la época en la que gobernaba Aznar y Rajoy era ministro de Interior. Después le volvió el turno a Rajoy que decidió remontarse hasta los tiempos de Felipe González. Luego me pareció oír a Zapatero mencionando algo de Franco. Y ya no estoy muy segura de si de verdad dijeron algo de Godoy, Carlos IV, Fernando el Católico y la dinastia de los Omeya, o me lo estaba imaginando.

Rajoy estaba empeñado en que ” el señor Zapatero no quiere hablar de inmigración” y se le debió de atascar el teleprompter al de la cámara porque lo repetió muchas veces. Zapatero al fin decidió ceder a sus ruegos y dijo algo de legalizar a extranjeros con un bonobus. Oye, una buena propuesta. Luego lo explicó y no quedó tan gracioso.

Zapatero debe haber tomado algun curso de Excel porque estaba empeñadísimo en enseñar sus gráficos, sus barritas y las flechas de señalización. Rajoy los veía y se le ponía en la cara una media sonrisa que le daba cierto atractivo. Luego hablaba y ya no.

A veces hablaban de cosas en las que tenían razón los dos pero no se la habrían dado ni aunque hubieran tenido que ponerse de acuerdo en que el “chiki chiki” no tiene que ir a Eurovisión.  Dijeron varias veces la palabra “mentira” y deberían saber que no se puede decir, que queda muy mal en la tele. Eso lo enseñan en el curso de Orange: los “problemas” son inconvenientes y que no existen las “mentiras” sino los “no es cierto”.

Rajoy se ganó a Galicia cuando repitió alrededor de cuatro veces seguida en bajo “lo sé, soy gallego”. Y Zapatero a los artistas, porque mencionó a Javier Bardem. Claro, ya se sabe…Por aqui un spot, por aquí una canción, por allí el canon.

En fin, un deleite para todos los españoles y extranjeros que estábamos viendo la tele. Como dicen en El Mundo, el debate más vibrante e igualado de la historia de la democracia en España.

Lo único malo que le veo es que ninguno de los dos iba a ganarlo, sino a demostrar quien iba a perderlo más.

peatones y conductores

hoy al salir del trabajo venía pensando qué sería de una ciudad sin semáforos. ¿pararían los coches para dejar pasar a los peatones? ¿o se organizarían los peatones para pasar en grupos y molestar lo mínimo posible a los coches? ¿tendrían paciencia suficiente cualquiera de los dos? quizás habría un ligero aumento en los accidentes de tráfico.  reinaría el caos. para los coches, los peatones siempre serían los culpables, porque cruzan por donde no deben cruzar, no miran ni respetan las preferencias. para los peatones son los coches los que van como locos, sin pararse a comprobar si alguien espera para cruzar o no. todo el día enfrentados, peatones y conductores. sin ser capaces de llegar a un acuerdo. sin pensar en el bien común. de hecho, no tardarían en llegar los problemas entre coches y coches, peatones y peatones. el caos. todos contra todos.

de ahí la importancia del semáforo.

nunca me había parado a pensarlo.

tu opinión es importante

imagínate que vives en un piso compartido. y pones dinero para hacer la compra pero no dices qué es lo que quieres que tus compañeros (que son los encargados de ir al super) compren. así que das el dinero y te callas. y cuando vuelven de comprar y empiezan a meter todo en el frigorífico, resulta que no te gusta nada de lo que traen. y lo dices ” jo, no habéis comprado salmón ahumado. no habéis comprado chocolate con galleta. no habéis comprado pistachos”. tus compañeros te miran sorprendidos y te dicen “pero es que tú no dijiste que quisieras nada especial. así que hemos comprado lo que creíamos más conveniente”.y añaden “la próxima vez, cuando pongas el dinero, dínos lo que quieres, y así lo sabremos”.

tu voto no legitima el sistema que te explota.

tu voto es la oportunidad de participar activamente en el sistema del que quieras o no, formas parte.