Feliz 2019

No han pasado ni veinticuatro horas desde que empezó el año 2019 y ya venimos de un velatorio. Los cambios de año siempre me hacen pensar lo frágiles que somos y cuánto tenemos que cuidarnos cada día, cada minuto que estamos juntos.

4793CFA1-A7A3-4C57-ABCB-87D98FCB33F1.jpeg
Ilustración de Rodrigo Marín Matamoros

Y si te apetece hacer una llamada, pues no la dejes para luego. Si quieres enviar un mensaje, decir “te echo de menos”, “lo siento” o “te quiero”, pues piensa que cualquier momento es buen momento. Si tienes que pedir un deseo, que sea Salud, para que luego te salga una sonrisa sana y vayas por ahí contagiándola.

0A3E2F05-5947-4250-911F-858676F9C899.jpeg

No te preocupes por si tienes mucha o poca gente cerca. No es el número: es el cariño, los sentimientos que te despiertan, la facilidad de darles un abrazo sin necesidad de preguntar “¿cómo te va todo?”, “¡solo nos vemos en Navidad!”. Si solo te ves una vez al año, si solo te escribes para quedar porque hay que quedar… Entonces pierdes el tiempo.

EAE1F19F-6322-4495-A413-75692ADE183A.jpeg

Y el tiempo es lo poco que tenemos para compartir con los demás. Así que si tienes que hacer propósitos de Año Nuevo que sean abrazos no pedidos, whatsapp en febrero, en marzo o en abril, regalos hechos a mano o una conversación sin el móvil en la mano, incluso, de corazón, un buen regalo es poner a menudo el modo AVIÓN.

C2314ACE-BB2C-414A-98B0-6A69F2F5D377.jpeg

Feliz 2019.

A volar.

 

Nochevieja literaria

¡Qué bonito imaginar una Nochevieja Universitaria para Salamanca así, como lo hace Raúl Vacas en esta estupenda reflexión para el periódico digital SalamancaRTValDía! Os dejo con el comienzo, si queréis seguir leyendo, (que vais a querer) tenéis que hacer clic al final del párrafo:

articulo-fichero_228546_20161211-jpg6703800

Cae la tarde en la ciudad del Tormes y con ella la niebla que de forma amable desdibuja los paisajes de la piedra. Cientos, miles de jóvenes se acercan a la Plaza Mayor. Se oye música de jazz. Un speaker prueba su voz con un poema de Neruda. Algo va a suceder. Una fiesta cultural que reunirá a jóvenes amantes de la poesía de varios países y que enhechizará las voluntades de los medios de comunicación de todo el mundo: la Nochevieja Literaria.

Aún es pronto. Muchos estudiantes muestran sus carnés en bibliotecas céntricas para buscar y y repasar los versos que más tarde gritarán frente al reloj. Otros consultan en sus móviles el repertorio. Una app descargable contiene una guía completa del evento.

La seguridad es máxima en los ríos de calles que van a dar a la Plaza, que es el vivir.

Sigue leyendo aquí

sobrevivimos a la nochevieja

si señor, no habría podido encontrar un título mejor para este día, M. Porque es así. Por primera vez desde hace años yo fui más fuerte que ella y no al revés. Nos atrevimos a mirar al / la “negraca” (no es despectivo porque es más blanco que el culito de un bebé) sin ruborizarnos bueno ruborizándonos un poquito. No apareció su novia ni la MVP ni nadie pero bueno… igual nuestros frágiles corazoncitos frikis no habrían podido soportarlo. Lo más importante de todo es que FUIMOS A MÁS DE UN BAR, quebrando el récord que conseguimos el año pasado al permanecer más de seis horas seguidas en el Amadeus. De hecho no fuimos a dos sólo, no no no, fuimos a 3. Todo porque R votó a favor del último, no os olvidéis.  Al final, vuelta al principio, canapés y refrescos, encienden las luces y a casa.

Se acaba el cotillón.

Fin  del primer capítulo.

Empieza el nuevo año DE VERDAD.

copia-de-ssa44099.jpg

Perdón por fastidiar el anonimato, M, pero la foto me gusta de verdad.

A todos los que no salís en Nochevieja, hacéis bien porque hoy tenéis cincuenta euros más que yo en el bolsillo.

A todos los que sí salis, seguid saliendo, porque es un placer comprobar que somos muchos los desviados que, en contra de la opinión de la mayoría de la gente (pero eso es imposible, no se puede beber tanto!!!), nos quedamos muy cerquita de amortizar el cotillón. Creo que fueron 8, una fanta, cinco o seis canapés y muchas risas. Y eso a pesar del catarro, eh…

FELIZ AÑO NUEVO A TODOS!!