Queridos reyes magos (continuación):

perdonadme, que el otro día con las prisas me dejé unas cuantas cosas sin teclear, y se me va echando el tiempo encima. Espero que sigáis bien. Copiad y pegad a la versión anterior, por favor.

12- Si no encontráis el hipopótamo, me vale con un perro largo que se llama Humberto.

13- Unas gafas Look madera de Mo. 49 euros.

14- Unos brazos que me hagan cosquillas. Y que me abracen.

15- Un viaje para el que no tenga que hacer itinerario.

16- Un cambio de plumillas del limpiaparabrisas. 

17- Un tiempo sin nada de tecnología.

18- Y risas. Muchas risas.

Anuncios

Queridos Reyes Magos:

Esta es la trigésima vez que os escribo, espero que no os canséis de mis peticiones y que no las consideréis absurdas, intento adaptarme a los tiempos que corren. Por ejemplo, estoy convencida de que os resulta más sencillo leerme en el blog que abrir el buzón todos los días. A mi me pasa. Y quién sabe, igual me tenéis en favoritos y todos. Sé que este año me estoy adelantando un poco pero me temo que con el panorama tan negro que tenemos en la realidad española, mucha gente va a volver a creer en vosotros. Así que por aquí ando yo también, poniéndole un poco de ilusión al asunto.

Copiad y pegad, por favor.

1. Un vale con dos ceros. Por lo que sea, ya me apaño yo luego. La cifra de antes de los ceros escogerla vosotros, teniendo en cuento por supuesto cómo me he portado.

2. Un palé de yogures del Dia de Stracciatella.

3. Un poquito de autoestima.

4. Una selección de cartuchos de color para mi impresora que tengan tinta DE VERDAD.

5. Mucho trabajo. Y que sea divertido prepararlo.

6. La Blackberry no, que ya me la he comprado.

7. Un bolso para llevar todos los días el ordenador, el iPad, la cámara de fotos y objetos varios. Que sea mono.

8. La contraseña de la wifi de Trinitarias.

9. Una selección de libros infantiles en inglés que ya tengo hecha pero que no me atrevo a pagar. No es mucho, eh.

10. Una bufanda amarilla tipo cuello de lana fina como la que tiene mi hermana. Puede ser incluso la que tiene mi hermana, si os entendéis con ella.

11. Y por supuesto, un HIPOPÓTAMO.

la caja de los reyes magos

esta noche vienen los reyes magos y yo les voy a pedir (aunque no se lo he dicho a nadie) una caja grande. y vacía.

es una caja que necesito para poner dentro todas las cosas que no se le dicen a una amiga para no perderla; los reproches que no se hacen en casa para no reñir; las verdades que uno se calla para no sufrir, ni hacer sufrir; los temores que no se cuentan para no asustar; los gritos que se silencian para no gritar.

quiero que sea una caja grande y vacía para que en un año se pueda llenar.

y quiero seguir creyendo…
… para pedir otra el próximo enero.

¿Qué que opino sobre la Navidad?

Pues me gusta. Soy de las que ponen el árbol, escuchan el villancico de Más Allá y guardan en casa sus cuernos de renos y varios gorros de Papa Noel. Que le vamos a hacer. Quizás es porque la Navidad coincide justo seis meses después de que empiece el verano, y me apetece recordar mi época favorita del año, aunque sea cambiando el bikini por el abrigo, la piscina por la chimenea y el polo por la crema de gambas.

 Siempre digo que a la gente que no le gusta la Navidad es porque no pueden compartirla con toda la familia que querrían. Que hubo celebraciones más multitudinarias, ocasiones más festivas y mejores recuerdos. Pero es que los recuerdos pesan un montón en los riñones. Y hay que ir aligerando para dejar sitio para otros nuevos, ni peores ni mejores, sólo distintos.

 Asi que sigamos con la celebración, que debemos celebrar siempre que podamos – y que nos dejen- seguir celebrando.

Perdonadme si soy pesada pero adjunto una felicitación navideña (de Boye, claro) con una imagen espectacular del PORTAL DE BELÉN.

Esta abajo.

LO dicho: ¡Felices Fiestas a todos!

getattachment.jpg