la caja de los reyes magos

esta noche vienen los reyes magos y yo les voy a pedir (aunque no se lo he dicho a nadie) una caja grande. y vacía.

es una caja que necesito para poner dentro todas las cosas que no se le dicen a una amiga para no perderla; los reproches que no se hacen en casa para no reñir; las verdades que uno se calla para no sufrir, ni hacer sufrir; los temores que no se cuentan para no asustar; los gritos que se silencian para no gritar.

quiero que sea una caja grande y vacía para que en un año se pueda llenar.

y quiero seguir creyendo…
… para pedir otra el próximo enero.

¿Qué que opino sobre la Navidad?

Pues me gusta. Soy de las que ponen el árbol, escuchan el villancico de Más Allá y guardan en casa sus cuernos de renos y varios gorros de Papa Noel. Que le vamos a hacer. Quizás es porque la Navidad coincide justo seis meses después de que empiece el verano, y me apetece recordar mi época favorita del año, aunque sea cambiando el bikini por el abrigo, la piscina por la chimenea y el polo por la crema de gambas.

 Siempre digo que a la gente que no le gusta la Navidad es porque no pueden compartirla con toda la familia que querrían. Que hubo celebraciones más multitudinarias, ocasiones más festivas y mejores recuerdos. Pero es que los recuerdos pesan un montón en los riñones. Y hay que ir aligerando para dejar sitio para otros nuevos, ni peores ni mejores, sólo distintos.

 Asi que sigamos con la celebración, que debemos celebrar siempre que podamos – y que nos dejen- seguir celebrando.

Perdonadme si soy pesada pero adjunto una felicitación navideña (de Boye, claro) con una imagen espectacular del PORTAL DE BELÉN.

Esta abajo.

LO dicho: ¡Felices Fiestas a todos!

getattachment.jpg