Con las ganas (Zahara)

Hoy la cantan en la televisión en un programa musical, y supongo que es como vanalizar algo que te ha tocado mucho por dentro. Lo harán bien, seguro, pero tendrían que llorar mucho por dentro para ser capaces de sentir una mínima parte de su sufrimiento. No es una canción de amor, es música y letra para un lamento.

Me recuerdo a mí misma en un tren, en Londres, apoyada en la ventanilla, sin saber exactamente dónde iba, llorando, sola,  y escuchando en bucle esta canción. Estaba triste y escucharla me ponía mas triste todavía, pero así somos los humanos: frágiles, flojos, inclinados al sufrimiento gratuito. Solo al sentir los primeros acordes mi cabeza ya sabe que recordar. Y me gusta recordarlo porque sufrir nos hace más humanos.

Un día le pregunté a Zahara después de un concierto por qué nunca la cantaba en directo. Y su respuesta fue simplemente que “no podía”. Justo yo necesitaba escucharla cuando ella no podía cantarla. Y ahora ya no la escucho y ella la canta. Qué curiosas, somos las personas. Tan frágiles, tan sentidas, tan olvidadizas…

 

 

Mayalde: música y tradiciones que emocionan

No me cansará nunca de escuchar en directo a Mayalde. Nunca. Su forma de defender los valores de la familia y de la tradición, de educar con tiempo y con música, me parece lo más acetado de este mundo en el que nos ha tocado vivir, en el que casi no sabemos mirarnos a la cara sin que haya entre medias – o entre las manos- una pantalla.

DCEZCotXgAECLTH.jpg

El grupo formado por Eusebio, Pilar y sus hijos Laura y Arturo, se mueve siempre sobre sencillos escenarios cargados de cucharas, calderos, sogas, panderos, zuecos, orinales, platos. Y con ellos entre las manos, utilizan siempre la voz, el recurso que nos hace más humanos que a ninguna otra especie, el habla como elemento que nos diferencia, y con ella el ritmo que nos acompaña desde que aún descansamos en la tripa de nuestra madre.

Con ellos es fácil entender que todas las canciones son infantiles porque se las cantan los viejos, que son los que las saben, a los niños, que son los que las necesitan. También es fácil entender que la tradición siempre encuentra el camino y que cuando nos reunimos, en una plaza, en un patio o en cualquier sitio, estamos nosotras y todos los que ya se fueron pero nos acompañan siempre en el recuerdo. Y ese recuerdo debería estar lleno también de palabras.

Ayer en la iglesia vieja del Arrabal éramos muchos, entre vivos y muertos, niños y viejos, recuerdos y proyectos. Y creo que puede afirmar que nos emocionamos todos, y cantamos y reímos y nos sorprendimos de todo lo que teníamos en común siendo de pueblos diferentes, de edades distintas, de otros lugares. Nunca me cansaré de escuchar a Mayalde, nunca.

Y ójala que hubiera muchas familias como la suya, que transmite de generación en generación el amor por la palabra como parte fundamental del hecho de educar, y que ríe y bebe y baila y  se propone sin dudar el seguir sembrando la semilla de la tradición para que nunca desaparezca de nuestro lado y nos siga asentando las raíces para que puedan crecer nuestras ramas.

¿Os cuento un secreto? El momento mas bonito de ayer no estuvo en el escenario, sino tres filas por delante de la mía, justo cuando Eusebio comenzaba las “panaderas” y una señora muy mayor, sentada con el bastón al lado, comenzaba a mover sus manos con sus propias panaderas, como si su recuerdo fuera más fuerte que los años y tan resisten como el bastón que la sostiene.

 

Mayalde: música, tradición y emoción

Ayer en Gomecello tuve la suerte de disfrutar del grupo Mayalde y me fascinó. Literalmente. No esperaba tanto con tanta humildad y tanta certeza. Porque se sientan a una mesa y Eusebio, el padre, comienza a narrar sobre la vida y sobre los hombres, sobre cómo lo que éramos crea lo que somos ahora, y sobre la importancia de no olvidarlo.

mayalde_04

Y después la familia al completo, Eusebio, su mujer Pilar, sus hijos Arturo y Laura, comienzan a emocionar con ritmos y platos, badilas, cribas, palos, mesas y manos. Si. Porque todo lo que nos rodea esconde un ritmo que además, si es compartido, se multiplica.

En la plaza de Gomecello había abuelos y nietos, padres e hijos, campesinos y agricultores, ganaderos y viajantes, comerciantes, artesanos. Había, en definitiva, vecinos. Y al verse compartiendo los mismos cantas, las letanías que resuenan a su infancia, algunas a comida, otras a hambre, se reflejaba la emoción en todos y cada uno de los que, al principio con timidez y luego con contundencia, repetían los estribillos y las letras que nos unieron en la plaza.

Fabulosa la forma de narrar de la familia, cada uno con algo especial que les diferencia y caracteriza, de la fuerza de Eusebio a la timidez de Pilar, pasando por la energía de Arturo y la delicadeza de Laura.

Me quedo especialmente con el mensaje que transmite todo lo que cuentan, cantan o viven. Y es que somos lo somos por lo que fueron los que nos dieron la vida, y no podemos olvidarlo nunca. La única forma de que nos crezcan ramas fuertes es asentando bien nuestras raíces. es ahí donde reside lo que nos hace grandes y nos diferencia.

Os recomiendo muy mucho que los escuchéis en directo, tienen auténticos fans que les siguen por las localidades que visitan. Y no me extraña. desde ayer mismo, yo me declaro una seguidora incondicional.

 

Reggaetón ilustrado

Esta campaña de dos jóvenes publicistas llamadas “Mala Musa” y compartida a través de http://www.graffica.info es de lo mejor que he visto por Internet últimamente.

tumblr_o15sodHT6K1v5pv6qo1_1280

Es un popurrí de geniales ideas basadas en mezclar la cultura más clásica de la historia con la casi anticultura mas reconocida: el reggaeton y sus “crueles” letras sin sentido. Esa unión ha dado como resultado unas ingeniosas ilustraciones de estética limpia y cuidada, que mezclan collages con colores vivos y formas geométricas.

Travesuras-Graham-Bell_127247767_5347217_1706x1706-1024x1024

Puedes seguir disfrutando y desternillándote de risa aquí 

Jean Jullien

Jean Jullien es un artista gráfico francés que vive en Londres en la actualidad. Trabaja desde ilustración hasta fotografía pasando por video creaciones, animaciones, libros, prendas de ropa…

screen-shot-2016-04-11-at-10.28.222tongue

En 2011, fundó Jullien Brothers, un dúo especializado en imagen en movimiento con el que ha creado videos tan interesantes como Statues o Adieu. Además trabaja en estrecha colaboración con el músico Coward.

Me ha conquistado la sencillez de sus ilustraciones y el gran fondo que esconden, traten el tema que traten. Los papeles de Panamá, la pereza de los lunes, el abuso tecnológico… Todos los argumentos que aborda nos rodean y preocupan en la actualidad pero desde su punto de vista además nos invitan a pensar.l artista es famoso por burlarse de nuestra obsesión, que nos separa de la vida real, dejándonos solitarios. Además de su sátira también utiliza las redes sociales como una plataforma política, es ampliamente conocido por la creación de la “Paz para París” símbolo que se ha convertido en un signo de solidaridad en todo el mundo con Francia después de los atentados de París.

16409817-107063243587-1070