La casa de Fernando Pessoa

Hace una semana estrené una nueva sesión de narración dedicada a la figura de Fernando Pessoa, como parte de la programación de “Punto Capaz” con el Colegio de Educación especial de “El Camino” en la Biblioteca de Villamayor. Y se nos acaban las palabras.

763F391F-28A1-44A1-AE51-C87755644B8B.JPG

Ha sido una preparación muy cuidada, muchas jornadas de trabajo dedicadas a explorar la obra del poeta, a extraer las palabras más curiosas de sus versos y a pensar cómo darle vida desde el respeto y teniendo en cuenta que, para él, como para Unpuntocurioso, lo mejor del mundo son los niños.

IMG_8511.JPG

El resultado han sido dos sesiones fantásticas, un público increíble en ambas que ha disfrutado de los pequeños detalles, de las canciones, los versos, los secretos que escondía su mágico baúl.

IMG_8522

Gracias, de verdad, a todo el Colegio de Educación Especial “El Camino” de ASPACE, un espacio mágico donde la imaginación crecer libre y donde la creatividad se genera a través de las historias que todos llevamos dentro (ójala nadie pusiera en duda la vital importancia de centros como este); gracias a La Biblioteca de Villamayor y especialmente a Manuel por seguir espoleando nuestra curiosidad e invitarnos a crear y a creer que se puede. Y a Magda, alumna de prácticas del Máster de Educación Global de la USAL que ayudó en la realización de la casa y que ha apoyado desde el inicio el proyecto.

Hay veces que faltan las palabras pero hoy Fernando Pessoa me presta las suyas:

“Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres en lo mínimo que hagas”. 

Lisboa para curiosos

Cuando la ciudad se cayó – literalmente- por un terrible terremoto en 1755 tan solo quedó en pie el 10 por ciento de los edificios, murieron más de 90000 personas y ¿sabéis qué dijo el primer ministro, el Marqués de Pombal? Se cuenta que respondió a quien la preguntó qué hacer: “Cuidar de los vivos, enterrar a los muertos”.

E066019F-63E3-4060-BD71-EE0817EF5264.jpeg

Las ciudades son de quien las camina y pocos saben que ese empedrado tan característico de Lisboa está formado -en parte- por las ruinas de los edificios que cayeron en el terremoto y que demuestran que caminamos sobre la Historia, a cada paso que damos.

F9768166-8B81-44A1-AE9A-4861A8FD45E8.jpeg

Cualquiera puede ir a Lisboa y visitar la Torre de Belém, el Monumento a los Descubridores, los Jerónimos, la Catedral, el Castillo o comer unos pasteles de nata. De hecho, es un buen plan, pero también es bueno perderse en sus calles, descubrir rincones más ocultos o disfrutar de algunas de sus curiosidades.

F7434E6A-546F-469F-B229-90294607CB15.jpeg

Allí está la librería más antigua del mundo, Livraria Bertrand, fundada en 1732 y escondida en la Calle Garrett, en medio de una vorágine de turistas que entran en todas las tiendas del barrio Chiado. Allí se esconden los clásicos de Saramago y Pessoa y también los curiosísimos libros de las editoriales Tangerina, Orpheu Negro o Pato Lógico, solo algunas de las más destacadas en el panorama de la edición de literatura infantil en portugués.

B8647DF4-8E54-4C03-9D88-300178D5B829.jpeg

Mas lejos – accesible en tranvía o a pie para los valientes- está el LX Factory, un histórico complejo industrial reconvertido  en el mercado más vanguardista de Lisboa: tiendas de diseño, restaurantes y arte urbano que se presenta como una fábrica de experiencias donde es posible intervenir, pensar, producir, presentar ideas y productos.

34281FC8-BA20-49B3-A63E-698F41565E8DA7CC1123-1E29-4C8B-A7A0-A56EA69CD30463DBECC6-A918-45F4-8E32-129303341C4D

Y para descansar nada mejor que una bonita puesta de Sol a orillas del Tejo – Tajo para los más españoles-, con una Sagres o un vinho branco de la mano.

CA6906C4-2DAF-4546-B601-E83E477159D0.jpeg

La gastronómia lisboeta es ideal para reponer fuerzas. Hay mil lugares que merecen la pena para disfrutar del bacalao a bras, sardinhas grelhadas, bifes, … especialmente recomendables son los que conservan el espíritu portugués más tradicional, con manteles blancos de papel sobre manteles de tela de cuadros y bandejas de latón hasta arriba de patatas y arroz. Pero también hay otros espacios más de vanguardias como el Mercado de Ourique y el Mercado de la Ribeira, ideales para experimentar nuevos sabores, mezclar culturas gastronómicas y vincular al antiguo con lo nuevo.

DB88D573-77FC-41FA-B051-B665E179485D.jpeg

Para los más pacientes, la marisquería Uma, con el mejor arroz de marisco de la ciudad (y probablemente el mejor que he comido en mi vida), y colas para entrar de mínimo una hora.

4D92878B-1584-4365-8A0C-0364139E48BB.jpeg

Y después otro paseo por los secretos de la ciudad a través de sus miradores, algunos más conocidos y trendys- como el De San Pedro de Alcántara- y otros escondidos como los de La Mouraria, un barrio vivo en cuyas callejuelas nació el fado y donde hoy se mezclan las nuevas tendencias con una orgullosa historia de siglos. Merece la pena perderse por sus recovecos.

5D774CBD-CB74-4D37-AB22-A10673B0F958C2ED74F5-9F29-43CB-B6D4-E9008788746BA5AEBD11-03CA-4308-9891-CD0CE1BF6FC1

Lo siento por no insistir más en el Barrio Alto con su vida nocturna o en la plaza del Comercio con sus miles de turistas, en montar en el tranvía 28 o ponerse hasta arriba de pastelitos de Belém. Que también. Pero la ciudad que yo he visto no es esa, al menos no es así como me gusta verla.

2B366125-DCC2-47E2-9270-5515240E275D

La Lisboa que yo he vivido está hecha de experiencias, de momentos bonitos, de historias, de manteles de cuadros y bandejas. Está llena de saudades, y como decía Fernando Pessoa: “So portugueses conseguem senti-las bem, porque tem essa palavra para dizer que as tem”.

Sturnus Vulgaris

 

Entre un estornino cualquiera, llamémoslo A, y otro calificado como B, siempre hay seis pájaros de separación. Los investigadores han descubierto que cada ave está ligada a otras seis, a las que nunca pierde de vista, ya que se mantiene como mucho a un metro de distancia de ellas; y cada una de esas aves está, a su vez, vinculada a otras seis. Gracias a la suma de estas interrelaciones es como los estorninos construyen sus formaciones, cuya cohesión no parece romperse nunca.la foto (6)

Sin embargo, volar en formación no es un mero capricho estético, sino una cuestión de supervivencia. Porque cuanto mayor es el grupo, menos probabilidad tiene cada individuo de ser capturado por un depredador. La zona más segura es el corazón de la bandada, un área exclusiva que solo ocupan los más privilegiados: los machos de más edad. Por el contrario, las hembras y los machos jóvenes son desplazados a los bordes de la formación, que es la zona más expuesta a las incursiones de las rapaces. Esta aparente injusticia queda parcialmente compensada por el hecho de que la mayor acumulación de individuos en la parte exterior crea un efecto muro que, en ocasiones (pocas, todo hay que decirlo), disuade a los depredadores de lanzarse al ataque.