La bibliotecaria de Auschwitz

125162_la-bibliotecaria-de-auschwitz_9788408119142

Antonio Iturbe

Planeta, 2012

Hace tiempo que un libro no me removía por dentro como lo ha hecho este. Y, aunque entiendo que cualquiera puede suponer la desesperanza, el miedo, el sufrimiento y la impotencia que esconden sus páginas, no me ha conmovido por el dolor sino por la esperanza. Y la esperanza de esta historia está en los LIBROS.

Dice Francis de Croisset que “la lectura es el viaje de los que no pueden tomar el tren”, pero también lo es de aquellos que toman el tren equivocado, uno que les lleva a un barracón sucio donde solo se duerme sobre un jergón de paja lleno de pulgas y se cuentan los minutos que la muerte les persigue sin llegar a alcanzarles. Los libros en esta historia son la esperanza de salir de allí sin meterse en el mismo vagón, la única vía de escape para no olvidar que son personas, que pueden cerrar los ojos y poner en marcha los mecanismos de la imaginación, y estar allí pero a la vez no perder la capacidad de estar en otra parte donde el mundo tiene luz y les devuelve la esperanza de iluminar su propia realidad.

Eso es la literatura. Y así lo afirma William Faulkner en la cita que precede a la historia:

“Lo que hace la literatura es lo mismo que una cerilla en medio de un campo en mitad de la noche. Una cerilla no ilumina apenas nada, pero nos permite ver cuanta oscuridad hay alrededor”.

Un libro duro pero necesario, especialmente para aquellos que, como yo, creen que la Historia está hecha de todas y cada una de las personas que le vivieron, y nos la tienen que contar no solo para que no se nos olvide sino también para que no se repita. Y para que nos ilumine.

4fb3f904c5094151e3bdd4bc57053575--auschwitz-concentration-camps

 

Anuncios

Aprender a mirar para contar

Dice Luis García Montero en su libro “Lecciones de poesía para niños inquietos” que hay que aprender a mirar. A mirarse a los ojos y a mirar el mundo. Porque si no te lo pierdes todo. Un gato que se cruza y se esconde debajo de un contenedor. Ese anciano que va a cruzar en rojo y viene un coche. La niña que llora porque no quiere ir al cole. El guante que se cae del bolsillo. Tú que avisas y lo recoges.

Parece ser que hay gente que anda por la calle sin curiosidad, con los ojos cerrados, como si no le interesase lo que pasa a su alrededor. Esa gente no se da cuenta de que es muy importante mirar todo bien. No echar un vistazo ver a través sino mirarlo. Y hacerlo bien. Con curiosidad, con ánimo.

Ilustración de Luisa Uribe

Porque después de eso, lo segundo más importante es contarlo. O sea, después de mirar, sacar tus propias conclusiones y utilizar tus palabras para contarlo.  Porque la palabra es lo más humano y lo más nuestro que tenemos, es lo que nos hace diferentes de un mono o de un cerdo, lo que nos permite hablar, escribir y compartir. Cuando conoces muchas palabras y sabes también cómo y cuando utilizarlas, puedes decir con la mano en el pecho “palabra de honor” o jugar a inventar metáforas que solo tienen sentido para el que sabe esas palabras. Puedes sacar una sonrisa con una palabra, y hacer llorar. Con ellas, nos convertimos en una  conversación. Por tanto, compartir palabras es también compartir una pequeña parte de nuestra imaginación.

Os recomendamos la lectura de este imprescindible libro de Luis García Montero,  y también la película- documental “Aunque tú no lo sepas” que repasa su trayectoria y su necesaria forma de mirar el mundo. Y de compartirlo con palabras.

Artículo publicado en Salamanca RTV al Día

Jungho Lee

Acabo de descubrir a Jungho Lee y me tiene fascinada. Sus ilustraciones representan a la perfección el poder de la lectura como viaje, como alimento, como recuerdo. Leer es tan bello como muestran sus ilustraciones y tan potente como demuestran sus significados.

c5x-d5hwcaazjobC5x-D6FXMAA8rJ_.jpgc5x-d5jxmaicoxmc5x-d5rwaaalibd

Afortunadamente si te gusta su trabajo puedes comprarte el libro “Paseo” editado por la siempre maravillosa Barbara Fiore 🙂

Jóvenes y lectores: PASAPALABRA

Los jóvenes leen y escriben en la actualidad mas que nunca, aunque en muchas ocasiones ni ellos mismos se dan cuenta de que lo están haciendo porque utilizan nuevos lenguajes, expresiones difíciles de clasificar o jergas que no identificamos. Y tú, ¿les entiendes cuando hablan? Puedes ponerte a prueba en el siguiente juego de PASAPALABRA 🙂 ¿te atreves?

Captura de pantalla 2017-01-31 a la(s) 17.14.05.png

Haz clic aquí o sobre la imagen para jugar. ¡Adelante!

** si juegas con el teclado de tu ordenador nunca pulses ENTER 🙂

¿Conoces ya FINGERPLAYS?

img_538750

Comienza el curso y con él un montón de posibilidades por explorar. ¿Conoces ya FINGERPLAYS? Es una publicación interactiva para disfrutar de canciones, poemas y juegos en inglés con los más pequeños. Si te gusta compartir tiempo de calidad con los lectores más pequeños, disfrutas con las propuestas creativas y dispones de un teléfono móvil o tablet… ¡Te va a encantar!

Más info aquí https://mycharmschool.wordpress.com/fingerplays/

El cuento de los tres cerebros

13843596706812

Había una vez una cabeza y dentro de esa cabeza habitaban tres cerebros. Se llaman Cerebro Racional o Neocórtex; Cerebro Emocional o Límbico; y Cerebro Reptiliano o Animal. Los tres eran bien distintos pero se complementaban muy bien. Por ejemplo, Neocórtex era el más tranquilo y reflexivo de los tres. Límbico era más emocional y Reptiliano… Pues era el más irreflexivo e impetuoso.

Cuando alguien llamaba a su casa, y llamaban un montón de veces al día, pues si les apetecía abrían la puerta de la Atención. Era la puerta de su casa y entre los tres le habían puesto nombre: Atención.

El que abría la puerta era siempre Límbico y al observar al que llamaba decidía si le dejaba pasar y le invitaba a tomar algo con Neocórtex o si no se fiaba de él y entonces llamaba corriendo a Reptiliano para que lo sacara de allí.

Si llamaba a Reptiliano era porque el desconocido no le gustaba, le parecía peligroso o amenazante. Pero si le dejaba pasar hasta el salón para tomar un café con Neocórtex entonces es que le resultaba interesante y Curioso, que quería saber más de él y pasar un rato juntos. Así echaban las horas a veces con desconocidos interesantes y otra veces con viejos conocidos que venían a contarles novedades.

Eso si, Límbico tenía que estar de buen humor para abrir la puerta porque si no… Si estaba muy cansado ni se levantaba a abrir, así que la puerta de la Atención permanecía cerrada. Si estaba malhumorado no abría porque no quería y si estaba muy triste o estresado lo mismo. Así que era muy importante que Límbico se encontrara bien para que la puerta de la Atención se abriese y tuvieran visitas.

CONCEPTOS CLAVES: cerebro racional, neocórtex, cerebro límbico, emociones, cerebro reptiliano, instinto, atención, aprendizaje, curiosidad.

 

 

 

La luna llena en la LIJ

Dicen que “soñar en las noches de luna trae fortuna” por eso esta noche de LUNA LLENA es un momento perfecto para compartir una selección de bellísimas ilustraciones en obras paradigmáticas de literatura infantil para deleitarse y asomarse a la ventana de las páginas de un libro. Aquí os dejo un adelanto pero en este enlace tenéis toda la selección.

13912859_10154040450411137_4160228540883273696_n

Moonday de Adam Rex

14068139_10154040447896137_3890043708278095608_n

The Moon Jumpers de Maurice Sendak

14051721_10154040447721137_898565902110389270_n

Duerme Negrito de Paloma Valdivia

 

14054097_10154040448006137_1093914053110301962_n

Il cane e la luna de Alice Barberini