Cachete Jack

En mi viaje a Valencia también descubrí a Cachetejack. Es un dúo de ilustradoras españolas cuyo trabajo se caracteriza por la cotidianeidad más absoluta mezclada con mucho sentido del humor e ironía. Somos tal cual ellas nos muestran, con mucho color, mucho sabor y mucha tontería encima.

cachetejack_cachete_jack_exhibition_madrid_spain_centrocibeles_ciudadenvinetas_siesta_5_1000

 

 

 

Os recomiendo que echéis un vistazo a su trabajo en http://www.cachetejack.com/

Gif_04

 

 

Anuncios

10 curiosidades para disfrutar de Sevilla

Todo el mundo sabe que Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende, que me sigue oliendo a azahar, me gusta estar con su gente. Esto no lo digo yo, lo dicen los del Río pero está claro que todo el mundo lo sabe. Igual que sabe que viajar a Sevilla es una Ma- ra- vi – lla. En España somos así, de pareados sencillos 🙂

17275044_10154671041446137_755024666_n

Después de un fin de semana en la capital hispalense me atrevo a compartir con todos vosotros 10 curiosidades que os pueden sorprender, divertir o alimentar el cuerpo y la mente en un viaje de dos días a Sevilla. Aquí van:

1. En el parque de María Luisa, un lugar precioso, verde, lleno de naranjos y de vida, donde te puedes tumbar en la hierba, dar de comer a las palomas o sentarte en un banquito, también puedes montar en el Cocherito Lerén.

17270140_10154671041496137_538477577_n.jpg

2. No puedes ir a Sevilla si no te gusta la cerveza. En Sevilla tienes que tomar cerveza, si o si. De hecho, al vaso ancho de cachi lleno de cerveza lo llaman “un sevillano”. No te digo mas.

17264502_10210358659695910_5399966458399564047_n.jpg

3. De lo más famoso de la ciudad son sus setas, las Setas de Sevilla. Es un espacio precioso construido en la Plaza de la Encarnación que constituye la estructura de madera más grande del mundo y permite disfrutar desde su mirador de una de las panorámicas más bonitas de la capital andaluza.

17270244_10154671041701137_2018809507_n17274124_10154671041746137_959464899_n17274226_10154671041636137_1917415578_n

4. Pasear por Sevilla, da igual por donde vayas, es una maravilla. Del Barrio de Santa Cruz a la Plaza de España, de la calle Betis al Mercado de Triana. Cálzate unas zapatillas cómodas y a callejear por todas partes.

17274453_10154671041536137_1411219513_n.jpg

5. Pero no te pongas cualquier cosa. En Sevilla la gente va muy elegante.

6. Si tienes hambre pero no te gustan los platos ni los cubiertos, ¡no te preocupes! Allí han recuperado el Papelón, o lo que es lo mismo, te sirven embutidos, jamón o queso en papel de estraza y tan ricamente que te sabe. Que viva lo tradicional 🙂

7. Hay unas fotos muy bonitas que puedes hacer mientras curioseas: desde la panorámica de la calle Betis de frente en la otra orilla del río hasta los típicos patios andaluces escondidos o las callejuelas estrechitas de la Judería.

17238943_10154671041866137_1111034447_n.jpg

8. Si te gusta el flamenco tienes que ir a La Carbonería. Pero tienes que ir como fui yo, sin tener ni idea de a dónde vas, encontrándote de repente en una callejuela con una entrada oscura y en la que se intuye un zapateáo, hasta que atraviesas una cortina y estás en medio de una sesión flamenca, flamenca, con público de todas partes del mundo (curiosos hay en todos los lados) ¡y sin tener que pagar entrada!

17274283_10154671041806137_1133357854_n.jpg

9. Te costará elegir dónde comer pero una vez que empiezas a fijarte la carta no resulta tan variada. Lánzate a por un cazón con adobo, pincho de pollo marroquí y solomillo al whisky, en cualquier terracita y eso si… aderézalo con bien de cerveza. Y con mucho sentido del humor.

C6u6XYVW0AALqrM

10. Y vuelve. Porque siempre queda algo por probar, como los helados de La Abuela, o sitios a dónde ir, como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Habrá próxima vez, ¡seguro!

Los adolescentes no saben distinguir noticias falsas en Internet, ¿y tú?

Desde que leí, hace unos días, que un estudio de la Universidad de Stanford desvelaba que los “adolescentes no suelen evaluar la veracidad de lo que leen en internet” llevo con ganas de escribir este post.

Porque… vamos a dejarnos de medias tintas, en el mundo en el que vivimos, ¿quién narices es capaz de distinguir una noticia falsa de una verdadera? Es IMPOSIBLE. Generamos noticias absurdas a un ritmo tan incontrolable que es imposible diferenciar a las verdaderas de las falsas. Media humanidad está loca, y la otra media se dedica a imaginar qué haría si lo estuviera. Elige en que grupo estás.

142

Y ahora te invito a jugar. De todos estos titulares, ¿eres capaz de distinguir cuáles son de verdad, y cuáles de pega?  Empieza la prueba:

  1. Un diputado en Brasil sugiere que los pobres coman cada dos días.
  2. Un juez de Murcia crea una aplicación que calcula penas.
  3. Unos padres de Murcia descubren que su hijo está apadrinado por una familia noruega.
  4. Niegan un préstamo a un hombre sin brazos por no tener huellas dactilares.
  5. Precintan una panadería Granier en Madrid tras detectar ratas en el escaparate.
  6. Los que ofrecían abrazos gratis empiezan a cobrarlos tras finalizar el periodo de prueba.
  7. Crean un spray antivoluntarios de ONG.
  8. Un ataque informático provoca que cajeros expulsen billetes sin control.

¿TE ATREVES?

 

La cultura como motor del cambio

Un interesante informe de la Fundación Alternativas sobre el Estado de la Cultura en España 2016. Podéis descargarlo haciendo clic sobre la imagen.

estado-20161

El lector encontrará análisis concretos sobre el mercado del arte, el libro, la música o el diseño, encargados por la Fundación a expertos con el objeto de ofrecer propuestas de mejora en esos ámbitos. Anteriormente se publicaron los informes dedicados a la “la proyección global” de la cultura española (2011)  y a su “salida digital” (2014).

¿Está preparado Magisterio para formar a los profesores del futuro?

Visto en El País

La herencia teórica en la forma de enseñar y la falta de innovación por parte de las facultades son algunos de los frenos.

1462704637_262325_1462705132_noticia_normal_recorte1.jpg

Ya existe un boceto de cómo será la escuela en el año 2030. Los conocimientos académicos ya no serán tan importantes y se valorarán mucho más las habilidades personales, la capacidad de empatizar con los demás o de tomar decisiones. El rol del profesor ya no será el de transmitir sus conocimientos al alumno, sino el de actuar como guía para que el propio estudiante construya los contenidos a partir de diferentes fuentes. Los métodos de enseñanza tendrán como base la creatividad y la metodología será cada vez más personalizada. Cada niño aprenderá según sus necesidades.

“El problema somos nosotros, que no tenemos competencias para formar a los docentes del futuro”, asegura Nines Gutiérrez, coordinadora del grado en Educación Primaria de la Universidad Autónoma de Madrid. “Vamos siempre detrás de lo que dicta la industria en lugar de fijar las reglas desde las universidades. Empresas como LEGO lanzan un robot y en los colegios se crea la asignatura de robótica para enseñar a los niños a programarlos”. Está claro que la programación fomenta la creatividad y ayuda a estructurar la mente, sostiene Gutiérrez, pero la reflexión de qué tipo de profesor y enseñanza se quiere debería nacer en la Universidad. “La Administración elaborarankings de las mejores universidades, pero ¿qué se hace con esos resultados? No se analizan los errores para intentar mejorar”.

La clave es involucrar a docentes en investigaciones ligadas a la innovación y llevar los resultados a las aulas para que los alumnos participen en el cambio de paradigma educativo. En septiembre de 2015, el porfesor de la URJC Jesús Paz-Albo inició junto a investigadores de la Universidad de Washington un estudio para mejorar el rendimiento de los estudiantes en el aprendizaje de matemátcas. Sus alumnos del grado en Educación Primaria e Infantil están a punto de conocer las técnicas para conseguir que los niños se motiven al aprender con números. “Estamos trabajando con colegios en Estados Unidos y esa experiencia nos hace tomar conciencia de lo que pasa en las aulas. Hay que modificar la forma de enseñar, si no seguiremos teniendo los mismos resultados”. El primer paso es, según este equipo de investigadores, conseguir un cambio de actitud en el profesorado.

¿Y tú por qué hablas inglés?

A veces la gente me hace preguntas muy lógicas, como ¿cuánto mides? ¿Eres zurda? Y ¿tú por qué hablas inglés? Las dos primeras no las suelo contestar, porque nadie tiene tiempo para escuchar mi lección de genética o de retórica ante preguntas que no tienen respuesta…Pero la tercera si. La tercera si tiene respuesta.

Hablo inglés porque soy curiosa y de pequeña no podía soportar no entender lo que decían las canciones o los carteles. Así de simple. Puede que a otros que tenía cerca no les importase repetir el “auachinan beiby” pero a mi si. Yo prefería saber si le cantaba a alguien al oído una canción de amor o era de pena. Me gustaba sentir que entendía lo que me rodeaba, porque además de curiosa, siempre he sido muy observadora.

Hablo inglés porque me encanta viajar. Por eso me pasé un año de Erasmus en Bélgica y aprendí a pedir una talla menos en Zara, a comprar un GoPass en la estación después de preguntar por varios destinos y devolver el filete a la cocina para que me lo pasaran. Por eso viajo a Londres, sola si hace falta, y curioseo en las librerías para niños o en las exposiciones de arte moderno entendiendo todo lo que dicen las cartelas de las obras. Por eso llegué a Nueva York, por fin, y disfruté de la Gran Manzana como si fuera de allí, observando las conversaciones, recogiendo los detalles, los cafés, las calles, que también hablaban. Si yo no hablara inglés, las fronteras de los sitios que siempre he querido visitar se me cerraban. O dependía de alguien que pudiera viajar conmigo, lo que es lo mismo que no tener independencia. Y yo, además de curiosa y observadora, soy independiente.

y1pDoIFrdiilQTpTTr7Q4eBHlxlGEQ1P5eYNQyl7aCRfhBrVyVo0ldgKg6eMF9lCbkcFxbdW4wwVHjTn37IXFfQ8w

Hablo inglés porque adoro aprender. Y si aprendo directamente en inglés tengo el doble de posibilidades de acceder a información de primera mano, estudios más globales, más actualizados. Puedo ver los estrenos antes de que sean traducidos y traducir los libros antes de que sean comercializados. Y es que, además de curiosa, observadora e independiente, soy emprendedora.

Así que si te gusta aprender, si adoras viajar,  te sientes emprendedor/a y eres curioso/a como yo, dime ¿hablas inglés? Espero que la respuesta sea “yes” o al menos” not yet but I promise i will try to learn”.

These 20 Photographs Will Leave You Speechless.

Take a look at these 20 powerful photos that will leave you speechless. Some of these photos are of truly historic moments, while others, are quite heartbreaking.

And suddenly, my broken down dishwasher doesn’t seem like such a bad problem to have…really puts things into perspective.

Visto en www.viralnova.com