13 reasons why

(esta entrada está plagada de spoilers)

4fcef888a7cbc8e4179e1d8db997ab50ae73ddfe.jpg

Powerful.

Painful.

Ayer terminé – por fin- de ver la serie de Netflix “13 reasons Why” y lo agradezco muchísimo porque llevo días debiéndole horas al sueño y así uno no puede vivir. Hacía tiempo que no me enganchaba a una serie y ya no recordaba ese autoengaño tan tonto de ver solo el comienzo de un capítulo mas, total, así me entero de que va a pasar, para terminar a las tantas de la mañana con el ordenador encendido y la sensación de que está pasando algo muy importante pero no te estás enterando de nada. Ese es otro de los fabulosos problemas que no teníamos cuando las series las ponían UN día a la semana a UNA hora en la tele y si no estabas en casa te jodías. Y punto. Al día siguiente te la contaban y tan agusto que te quedabas. Pero esa es otra historia.

195663_1_590256b683928.jpeg

Ayer antes de terminar el último capítulo pensé que la serie debería haberse llamado “Una serie de catastróficas desdichas de Hanna Baker” pero entonces llegó el fin y me quedé con dos palabras clave: POWERFUL. PAINFUL.

La vida en el instituto es eso: poder y dolor, a partes iguales. Cuando eres adolescente no tienes muy clara la intensidad de lo que estás viviendo, y te centras mucho en amigos que te ayudan a equilibrar la balanza, en miembros de la familia que te recuerdan que hay vida más allá del horario escolar y que, dentro de su sabiduría, te recuerdan constantemente que todo pasará. Todo pasa.

En el instituto todo pasa por primera vez: la primera fiesta, el primer cigarro, la primera gran bronca, la primera vez que sientes de verdad la soledad o que experimentas desengaño. El primer amor, el primer dolor, la primera herida y también la cicatriz. Creo que Hanna Baker es un personaje bien logrado que todos hemos conocido en nuestra vida adolescente. Y tuvo muy mala suerte, si, pero tuvo poco valor para darle la vuelta a las cosas cuando aún estaba a tiempo de hacerlo. Hanna Baker de mayor habría seguido siendo Hanna Baker.

El resto de personajes beben de los tópicos de los “High School” americanos y completan a la perfección un cuadro muy contemporáneo: familias desestructuradas, padres que viajan mucho, figuras paternas autoritarias, madres ausentes, y de ahí en la mayoría de los casos, los peores adolescentes. Solo se libra Clay. Tener diecisiete años y no sentir miedo de ser distinto del resto, es digno de un protagonista de calidad. Creíble, tranquilo, inseguro a la vez y enamorado. Un cóctel de emociones que le hacen crecer capítulo a capítulo y le permiten conectar- espero- con el espectador joven.

Porque si están prohibiendo en algún lugar del mundo esta serie o temiendo qué pueden hacer los adolescentes después de ver los trece capítulos, es porque en el mundo real tendemos a  crear más Hannas Baker que Clays Jensen.  Y eso no es culpa de una serie.

No. Que cada uno escuche su cinta interior y piense de dónde viene todo esto. Dónde empezó a faltarle la ilusión o la fuerza para cambiar las cosas que no le gustaban. En qué momento se sintió tan poco que necesitó pertenecer a algo mucho mas grande, olvidando el tamaño de sus sueños o de sus deseos. Pulsad play.

Felices sueños.

 

Anuncios

El pack

Si la tecnología nos permite elegir entre el mundo real y otro paralelo más placentero, ¿acabaremos por vivir rodeados de fantasmas?

c6b35qgxmaadboh

Este es el punto de partida de la obra de teatro de “El pack” que el otro día llegó hasta el teatro Juan del Enzina de la Universidad de Salamanca. A partir de la protagonista, Thais, que nos presenta una realidad completamente dirigida por pantallas que le permiten trabajar desde casa, interactuar con sus amigos, bailar, hacer deporte y cualquier otro acto rutinario reconvertido en algo virtual. A lo largo de la obra descubrimos con estupefacción que Thais no parece echar de menos el mundo real, hasta que en un momento dado, casi por casualidad, se hace una pregunta clave: ¿cómo sabe que las personas que están a través de la pantalla son reales?

Marta Solaz, la actriz protagonista, hace un trabajo magistral dialogando continuamente sobre el escenario con pantallas sin dar en ningún momento la imagen de grabación o montaje, al contrario. Le aporta una naturalidad que exige la historia para poder hacerlo aún mas escalofriantemente terrible. Porque es cierto que no estamos muy lejos de la situación que presenta: vivimos en un mundo hiperconectado y cada vez, nos encontramos más solos.

Muy recomendable.

La cultura como motor del cambio

Un interesante informe de la Fundación Alternativas sobre el Estado de la Cultura en España 2016. Podéis descargarlo haciendo clic sobre la imagen.

estado-20161

El lector encontrará análisis concretos sobre el mercado del arte, el libro, la música o el diseño, encargados por la Fundación a expertos con el objeto de ofrecer propuestas de mejora en esos ámbitos. Anteriormente se publicaron los informes dedicados a la “la proyección global” de la cultura española (2011)  y a su “salida digital” (2014).

Ahora ya sé los secretos de los árboles

FullSizeRender (7)Me los enseñó mi padre y otro, pequeño, me lo contó en susurros Mario Benedetti:

«La modestia de los árboles es infinita. 
Cuando la brisa matinal los acaricia, 
ellos dejan caer dos hojas tiernas. 
Y cuando el vendaval los agrede sin piedad, 
endurecen sus ramas como rejas. 
Su tronco recobra entonces la solidez 
de su origen, y el temporal se aleja, 
con lluvia de vencido.»

Otra Salamanca: cultural, actual y cercana.

Rebeca Martín García

Revisión del artículo original publicado en 2013

Salamanca es de sobra conocida por su Universidad, una de las más antiguas de Europa, además de por sus construcciones arquitectónicas en piedra de Villamayor y por su gastronomía. Pero para un turista curioso la ciudad de la piedra dorada esconde mucho más que todo eso. Como decía el propio Miguel de Cervantes en su obra El Licenciado Vidriera “Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado”.

calle zamora

Además de los imponentes edificios del centro histórico, destacando la Plaza Mayor y las dos catedrales, hay algo que impregna todos los rincones de Salamanca, una sensación que se respira en sus paseos y en sus propuestas de ocio: es la CULTURA. Propuestas culturales inundan la ciudad. Históricamente muchas de ellas partían de la Universidad, otras del consistorio pero en la actualidad, cada vez más, parten de colectivos interesados en el desarrollo cultural de la ciudad, que entre acordes, dramas, comedias, exposiciones e iniciativas originales convierten a la capital del Tormes en el lugar ideal para cultivar el cuerpo y la mente durante unos días.

Salamanca emprendedora

Ante la decadencia inexplicable de la fuerza universitaria, motor cultural de la ciudad durante años y años, los jóvenes salmantinos ya licenciados han tomado el mando y destacan sus propuestas originales y arriesgadas, dirigidas a despertar el ansía cultural de todos aquellos que descansan tranquilamente en sus sofás sin mirar más allá de la piedra de Villamayor. La Malhablada, espacio de microteatro y arte contemporáneo: La Salchichería, un centro cultural con bar, espacio para coworking y centro de exposiciones, situado en el siempre vivo Barrio del Oeste; Al Margen, un espacio alternativo para disfrutar de las artes escénicas a las afueras de la ciudad; Teatro de la Comedia, una coqueta sala para representaciones teatrales que te reconcilia con la cercanía de las obras y de los actores; Unpuntocurioso, espacio de promoción de lectura y creatividad que mueve su metodología de trabajo a todos aquellos lugares que creen en el valor cultural innegable de la lectura;  La Nómada, Serendipity Coworking, Espacio Nuca, incluso la próxima apertura de Letras Corsarias, la nueva librería infantil y juvenil de la ciudad, confirman una apuesta fuerte por la cultura desde la propia ciudadanía salmantina. La calidad de las iniciativas mencionadas ha favorecido que incluso desde el Ayuntamiento de Salamanca se den cuenta de la necesidad de revitalizar la cultura y por eso apuestan también por dar visibilidades a los emprendedores culturales, a través de la recientemente creada “Cultura en red“.

Salamanca, Ciudad de Cultura

A nivel institucional la oferta cultural de la ciudad se gestiona a través de la Fundación Municipal Salamanca Ciudad de Cultura. Este organismo en colaboración con otras entidades como el Museo de Arte Contemporáneo DA2 o el Centro de Estudios Brasileños, oferta cada trimestre una completa programación musical, teatral, cinematográfica, literaria y artística cuyas máximas son la originalidad y la accesibilidad para todos los públicos. Todos los eventos programados pueden consultarse en el boletín Culturaquí, disponible para su descarga online en a través de su sitio web. Y si podemos olvidarnos tampoco de la labor de las bibliotecas como núcleo de cultura. Desde la red de Bibliotecas Municipales se organizan exposiciones, cuentacuentos, conciertos, encuentros y otro tipo de eventos para todo tipo de lectores.

Periódicos digitales salmantinos

Otra buena manera de estar al tanto de la actualidad cultural salmantina es la lectura de periódicos digitales. Sumidos en la sociedad de la información inmediata y accesible, estas publicaciones resultan de mucha utilidad a la hora de conocer al momento qué se hace y dónde se lleva a cabo. En los últimos años los diarios digitales se han multiplicado. Así todos los días es posible consultar información actualizada sobre la ciudad en Salamanca RTV al DíaSalamanca 24 horas, Tribuna de Salamanca o El Norte de Castilla. Aparte de estos noticieros, comienzan a proliferar otro tipo de recursos web en un intento de crear agendas culturales locales, entre los que destacan Eventos Culturales Alternativos en Salamanca, un grupo abierto en Facebook con más de 3500 miembros, y ExprimeSalamanca, un perfil que funciona como agenda cultural.

Salamanca de noche

Y es que Salamanca es mundialmente famosa por su vida nocturna. Una parte de su cultura se desarrolla desde la medianoche hasta la mañana y permite realizar peculiares recorridos por bares que emulan conventos, submarinos, plazas de pueblo y tabernas tradicionales. La noche comienza de tapeo por la Calle Van Dyck o por los aledaños de la Plaza Mayor y cualquiera de los bares del centro histórico. Por un módico precio es posible beber una caña o vino y de regalo degustar alguna tapa típica salmantina que va incluida con la bebida. Una vez lleno el estómago, la fiesta se traslada hasta la calle Gran Vía (de moda desde tiempos inmemoriales) o a la zona de Bordadores (un ambiente más internacional y maduro).La lista de lugares de ocio nocturno es interminable. Cada vez hay más locales que ofertan actividades culturales alternativas y esto permite que algunas noches sea posible disfrutar de cortometrajes en el Bar Granero, teatro en El Rastrel, y monólogos y cuentacuentos en La Espannola. Cuidado, hay mucha oferta pero no toda es de calidad, así que si queréis ir sobre seguro echarle un vistazo a los locales de ocio nocturno reconocidos con el sello de calidad y recopilados en la web Salamanca de Noche. 

Más cultural, mas actual, más cercana.

En definitiva, y recuperando las palabras de Cervantes, es muy difícil no volver a Salamanca después de haber disfrutado no solo de la apacibilidad de su vivienda sino también del amplio panorama cultural actualizado que ofrece la ciudad del Tormes. Y para todos aquellos que no puedan escaparse unos días a la capital charra, siempre les quedarán, como no, los libros. Bucear en El manuscrito de piedra de Luis Jambrina; esperar en la Plaza Mayor de la ciudad junto al protagonista de Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de Albert Espinosa; o incluso releer algunos clásicos como La Celestina o El Lazarillo de Tormes, este último a través de una divertida y recomendable versión adaptada para niños de la mano del poeta y profesor salmantino Carlos Blanco, facilitan un viaje virtual por la cultura eterna de Salamanca.

(Este humilde repaso cultural está abierto a vuestra colaboración, así que si tenéis alguna sugerencia, recomendación o corrección, no dudéis en incluirla en los comentarios. )

Juegos en el Bar Mano a Mano

Me da rabia que en Salamanca cada vez se hagan más cosas originales, actualizadas y para todo tipo de públicos, y aún así a la gente le cueste disfrutarlas, como si lleváramos la piedra de Villamayor atada la espalda y nos pesara tanto que nos costase soltarla y abrir la mente a la que la ciudad avanza.

En fin… no sé si sabéis que todos los viernes en el bar Mano a Mano (Calle La Reja, 10), Pandora Animación organiza un evento superdivertido que comparten a través de Facebook y se llama ZONA JUGONES. ¿Esto qué significa? Pues que si tienes un grupo de amigos puedes ir y jugar con ellos. Sin más. Jugar, si, jugar, algo que no deberíamos dejar de hacer ni grandes ni pequeños, nunca. Puedes jugar con ellos, y tomar unas cervezas con ellos, y cenar con ellos, todo en el mismo lugar. Es una propuesta cojonuda.

Total que como somos de ideas fijas llevamos varios viernes a pie firme probando juegos, pizzas, hamburguesas, tostas y sobretodo risas, muchas risas. Llegados a este punto os estaréis preguntando, la mayoría, que de qué tipo de juegos estoy hablando. Tranquilos, que aquí va una selección de las mejores propuestas que hemos probado hasta ahora. Tachán, tachán…¡es hora de jugar!

Bohnanza o por un puñado de judías

Un juego de cartas aparentemente sencillo pero sólo apto para agricultores en potencia. Cada jugador tiene que sembrar distintas judías: está la hippy judía, la judía pocha o la apestosa, entre otras. Pero solo dispone de dos campos, una dura negociación y mucha mano izquierda para realizar la jugada. Es una propuesta muy divertida que saca los peores instintos comerciales de cada uno, pero a la vez hace que te desternilles de risa cuando te descubres diciendo cosas como “te cambio mi judicultor por una pocha y otra apestosa”. Impagable.

¡Zombies!

Walking Dead con un tablero. Cada jugador tiene que ir creando el tablero, después enfrentarse a los zombis que encuentre en su camino y, lo más importante, llegar al helipuerto para escapar de la masacre que se va preparando. Es un juego más complejo pero igual de divertido en el que no puedes olvidar que compites contra el resto, no con ellos: colócale los zombies delante para que no puedan escapar de sus ataques, muévelos para que les pisen los talones, y, lo más importante, no te olvides de utilizar las fabulosas cartas de acción  que pueden darle la vuelta  a la partida en un instante. Ah!, Y sobrevive 🙂

Los tres cerditos

Siguiendo la estela del cuento popular, cada jugador se convierte en un cerdito que tiene que consturir una caja lo más resistente posible, y por piezas: un tejado, una puerta, y la altura que consiga reunir en piezas. Los cinco dados deciden qué pieza puede conseguir cada uno de los jugadores, y determinan también el material (paja, piedra o madera). Los “cerditos van construyendo su casita confiados pero si en los dados aparecen dos lobos, una de sus casas, por puro azar, quedará derrumbada, y no valdrá nada. gana el que consiga construir casas por más valor.

Coloretto

O estrategias de camaleones. Se juega con una baraja de 77 cartas de juego: 63 cartas con un camaleón (hay 7 colores diferentes), 3 comodines con un camaleón multicolor, 10 cartas con un +2 y una carta de última ronda. El objetivo del juego se puede explicar con pocas palabras. Se juegan varias rondas y en cada una los jugadores ganan cartas de camaleón. Cuando acabe la partida sólo sumarán los camaleones de tres colores, y todas las cartas que hayan conseguido los otros colores puntuarán negativamente. Un juego ideal para perjudicar al que tienes enfrente, y sumarle cartas sin piedad 🙂

Doble

¿Quién tiene memoria fotográfica de pez? Este es un juego con más de 55 cartas con distintos símbolos,  y solamente un símbolo idéntico entre cada carta. ¿Serás capaz de descubrirlo? Se puede jugar de 5 maneras diferentes (5 minijuegos), pero siempre manteniendo un objetivo: los jugadores deben buscar el objeto común entre dos cartas y nombrarlo. Es desesperante, y a la vez te partes de risa, mientras te aproveches del menos rápido o el más desconcentrado del grupo.

Y hasta aquí la recomendación del día. Entiendo que para aprender a jugar, lo mínimo que tenéis que hacer es acercaros un día a jugar, y disfrutar también de una deliciosa tosta o hamburguesa, mientras disfrutáis del sencillo placer que es pasar un rato con amigos entre risas.  Ah! Y si lo que os apetece es tener fichados ya algunos juegos, echadle un vistazo a la página de Homoludicus. Hay miles de posibilidades.

¡Volamos a Pública 15 con Unpuntocurioso!

Unpuntocurioso, o lo que es lo mismo, Soraya Herréz y Rebeca Martín, hemos sido seleccionadas para  participar en 10×10 Pública Innovación en Cultura dentro del marco de Pública 15 | Encuentros Internacionales de Gestión Cultural. Es la primera vez en más de año y medio que una institución reconoce la labor que realizamos al nivel de invertir en ella. O al menos pensárselo. Decía Ramón Gómez de la Serna que ” “el libro es un pájaro con más de cien alas para volar”. Y alguna de esas cien ha empezado a batir ya 🙂

B7KDp_jCQAAexJv

Nos vemos en Madrid los días 29 y 30 de enero.
¡¡Ha llegado nuestro momento!!