10 curiosidades para disfrutar de Sevilla

Todo el mundo sabe que Sevilla tiene un color especial, Sevilla sigue teniendo su duende, que me sigue oliendo a azahar, me gusta estar con su gente. Esto no lo digo yo, lo dicen los del Río pero está claro que todo el mundo lo sabe. Igual que sabe que viajar a Sevilla es una Ma- ra- vi – lla. En España somos así, de pareados sencillos 🙂

17275044_10154671041446137_755024666_n

Después de un fin de semana en la capital hispalense me atrevo a compartir con todos vosotros 10 curiosidades que os pueden sorprender, divertir o alimentar el cuerpo y la mente en un viaje de dos días a Sevilla. Aquí van:

1. En el parque de María Luisa, un lugar precioso, verde, lleno de naranjos y de vida, donde te puedes tumbar en la hierba, dar de comer a las palomas o sentarte en un banquito, también puedes montar en el Cocherito Lerén.

17270140_10154671041496137_538477577_n.jpg

2. No puedes ir a Sevilla si no te gusta la cerveza. En Sevilla tienes que tomar cerveza, si o si. De hecho, al vaso ancho de cachi lleno de cerveza lo llaman “un sevillano”. No te digo mas.

17264502_10210358659695910_5399966458399564047_n.jpg

3. De lo más famoso de la ciudad son sus setas, las Setas de Sevilla. Es un espacio precioso construido en la Plaza de la Encarnación que constituye la estructura de madera más grande del mundo y permite disfrutar desde su mirador de una de las panorámicas más bonitas de la capital andaluza.

17270244_10154671041701137_2018809507_n17274124_10154671041746137_959464899_n17274226_10154671041636137_1917415578_n

4. Pasear por Sevilla, da igual por donde vayas, es una maravilla. Del Barrio de Santa Cruz a la Plaza de España, de la calle Betis al Mercado de Triana. Cálzate unas zapatillas cómodas y a callejear por todas partes.

17274453_10154671041536137_1411219513_n.jpg

5. Pero no te pongas cualquier cosa. En Sevilla la gente va muy elegante.

6. Si tienes hambre pero no te gustan los platos ni los cubiertos, ¡no te preocupes! Allí han recuperado el Papelón, o lo que es lo mismo, te sirven embutidos, jamón o queso en papel de estraza y tan ricamente que te sabe. Que viva lo tradicional 🙂

7. Hay unas fotos muy bonitas que puedes hacer mientras curioseas: desde la panorámica de la calle Betis de frente en la otra orilla del río hasta los típicos patios andaluces escondidos o las callejuelas estrechitas de la Judería.

17238943_10154671041866137_1111034447_n.jpg

8. Si te gusta el flamenco tienes que ir a La Carbonería. Pero tienes que ir como fui yo, sin tener ni idea de a dónde vas, encontrándote de repente en una callejuela con una entrada oscura y en la que se intuye un zapateáo, hasta que atraviesas una cortina y estás en medio de una sesión flamenca, flamenca, con público de todas partes del mundo (curiosos hay en todos los lados) ¡y sin tener que pagar entrada!

17274283_10154671041806137_1133357854_n.jpg

9. Te costará elegir dónde comer pero una vez que empiezas a fijarte la carta no resulta tan variada. Lánzate a por un cazón con adobo, pincho de pollo marroquí y solomillo al whisky, en cualquier terracita y eso si… aderézalo con bien de cerveza. Y con mucho sentido del humor.

C6u6XYVW0AALqrM

10. Y vuelve. Porque siempre queda algo por probar, como los helados de La Abuela, o sitios a dónde ir, como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Habrá próxima vez, ¡seguro!

Las reinas de la Copa

La semana pasada nos volvieron a escoger a nosotras, las primas, para una de esas misiones ultrasecretas y superespeciales que ya nos han llevado a Lisboa, Estambul o París. En esta ocasión, el destino era Gerona y el cometido, muy importante: convertirse en la sexta jugadora de un Perfumerías Avenida que viajaba mermado por las bajas de más de doscientos, trescientos o cuatrocientos aficionados, ya ni sé, que decidieron quedarse en Salamanca por razones extradeportivas y misteriosas.

C4ePJREWAAAmmqL.jpg

Las dudas nos comenzaron a asaltar incluso antes de comenzar la misión: ¿podríamos hacerlo? ¿Por qué las Perfumerías se llaman Avenida y no Avenida de las Reyes de España, o Avenida de Portugal? ¿Por qué el viaje se anunció en la web del club como si fuera un mensaje con código cifrado solo apto para investigadores titulados? ¿Ganaríamos? ¿Podríamos animar al nivel de las peñas¡ ¿Habría chinos en Gerona? ¿Abrirían los domingos? ¿Llovería? ¿Saldríamos en la tele?

Decidimos asumir la misión después de muchas dudas y descubrimos todas las respuestas a nuestras preguntas: Si. No sé. Ni idea. Si. Si. Si. No. Un poco. Mucho.

Lo pasamos genial. Una vez que llegamos a Gerona, después de un viaje infernal en coche, avión, tren, autobús, barco y bicicleta, nos juntamos con el comando de Madrid, una extensión igual de friki que nosotras que ha disfrutado la Copa tanto o mas que nosotras. Lo primero que abordamos fue el asunto de los chinos, pero lo resolvimos enseguida. Y allí nos volvimos locos probando trompetas, trompetines, cornetas, mancuernas, pompones, bombos chiquititos de los tres cerditos, pañuelos azulones para la danza del vientre… Un show. Al final arrasamos con todo lo que se nos puso por delante y nos fuimos a preparar las tácticas para el partido. Que se reducían a: llegar al pabellón, sentarnos, disfrutar y ganar. Y asi fue.

C4ZVNAXW8AEXimV.jpg

Pero al día siguiente para la final se nos complicaba el asunto. Tendríamos a mucha mas gente en contra. Mucho mas ruido. Nos empezamos a asustar. Acabamos recorriendo media Gerona en busca de algo, lo que fuese, con lo que hacernos unas pancartas que nos hicieran sentirnos un poco mas fuertes, un poco mas grandes, un poco mas acompañadas. Y después nos fuimos a preparar de nuevo las tácticas para el partido. Que se reducían a: llegar al pabellón, sentarnos, disfrutar y ganar. Y asi fue.

C4e6Q-WWAAIt-yq.jpg

16831033_10154595069071137_6930173092620629826_n.jpg

Si algo hemos aprendido después de esta nueva misión es que las cosas que al principio parecen muy difíciles se hacen fáciles con un buen equipo y mucha ilusión. Que no hay motivos extradeportivos suficientes que te impidan, cuando algo te gusta, hacerlo, porque no castigas a nadie mas que a ti mismo. Que los equipos grandes son los que independientemente del dinero, la posición en la tabla o la Federación, mantienen la humildad. Y que nosotras, que somos super humildes… ¡salimos un montón en la tele! Y por eso la madre de MM nos hizo un video homenaje que nos demostró que si, que la Copa la ganó el Avenida, pero que por un rato después de tanto esfuerzo, nosotras también fuimos un poco reinas ;-)))

 

 

 

¿Zamora? todo recto hacia adelante

primer cuarto.

comienza el partido. o sea, el viaje. llegamos al hotel sin ningún problema, que ya es raro. rodeamos el pabellón dos veces. lo encontramos. entonces buscamos la entrada. hay una para “fondos”, otra “tribuna” y otra “preferencia”. pero no encontramos la de “timados”. amablemente le pregunto a un hombre con sobrepeso y así, sin más, me maltrata psicológicamente llamándome pesada y mandándome a la mierda. yo le pido un ansiolítico o una hoja de reclamaciones. y por más que insisto, nadie, ni los de la feb, ni el directivo de uni girona, ni las gallegas ni cristo que le fundó me proporcionan cualquiera de las dos cosas. acabo optando por la policia, que para eso esta: “quiero formular una denuncia con mi carnét de conducir contra un hombre desaliñado con sobrepeso que me ha vejado e insultado” le digo al polícia.” el me contesta “vuelvo a tu sitio, joven, y me señalas con gestos y guiños cuando le veas para que hablemos”. como todo me parece muy normal, asi lo hago. al final resulta que el energúmeno era el entrenador del Zamarat, JUAN DE MENA, y que es bastante normal que se comporte así porque se pone nervioso antes de los partidos y que no es mala gente y patatín. me quedo más tranquila, pase lo que pase, al gordo cabrón yo no, pero el avenida le va a ganar. fin del primer cuarto.

DSC00239

segundo cuarto.

después de comer en un sitio de postín al lado del pabellón (en el mcDonalds del centro comercial de la “autovía”) volvemos a nuestro asiento que no es de tribuna no es de fondo no es de preferencia no es de nada: es nuestro sitio y punto. ganamos, claro. salimos del pabellón y nos perdemos. así, sin más.  es lo que tiene zamora, que ni con mapa ni con navigator, toda la gente te dice que todo recto para adelante, y sin remedio te pierdes. al final nos encontramos al “caballero” y le pedimos unas patatas mixtas y dos FIGÓN. jajaja.  todo muy rico. de ahí al lobo a por unos morunos. que no. que si. que pique. y de vuelta al hotel nos volvemos a perder. fin del segundo cuarto.

tercer cuarto.

cafetería del hotel. unas copas y frutos secos. finalmente, la camarera nos inquiere, extrañada, si nadie nos ha explicado por dónde se sale de fiesta en zamora. “claro que si, buena mujer, es que estamos cogiendo fuerzas antes de perdernos… otra vez”. con suerte, acabamos llegando al charlotte, un sitio muy cool donde la gente se agarra a las mesas y a los sofás como un gato a unas cortinas. tras un duroenfrentamiento con lamparazo incluido, conseguimos sofa, mesa y taburete. da hasta cosica moverse. pero acabamos marchándonos en busca de la “ilusión”, que está en una cueva en herreros. todo muy normal. tomamos una copa sentadas en una silla que te mete mano y bajamos al inframundo a escuchar reggeaton. después, por acabar de completar estilos musicales, nos acoplamos al plan del “rock and gin”. un sitio cuco y recogido con extremoduro y una letrina. después de seis copazos, una prima y yo decidimos irnos a casa. para no perdernos, nos ponemos el gps. “gire a la derecha y gire a la derecha” informa la voz metálica del navegador. el cabrón indica para coche. la flecha se vuelve loca con nuestro vaivén por calles ¡peatonales! al final, se nos apareció la virgen de la concha y pudimos llegar a nuestra morada. el resto del pelotón, o se orienta mejor, o la caraja les da alas. pero llegaron a la primera, las muy pájaras. fin del tercer cuarto. 

cuarto cuarto.

el gordo cabrón, las gallegas, todos los de la feb, la autovía azul, el policía conciliador, el de la hucha, las primas y yo quedamos otra vez en el pabellón para reconciliarnos y de paso ver la final. fuimos todos menos las del avenida, que mandaron a otras y, claro, perdimos. una tristeza…….una desazón……. un comecome…….. una mierda…….. total, que nos cogimos el coche y nos volvimos a Salamanca a ver si se nos pasaba la pena con unas hamburguesas, un solomillo y un costillar de cerdo. y a la bobada se nos pasó.

eso si, el camarero tardaba tanto que casi le puse una hoja de reclamaciones. fin del partido.

no le busquéis sentido, son micromonólogos

«De pequeño aprendí que no se podían meter los dedos en los enchufes, porque daba gustirrinín pero luego quedabas regular de la cabeza». (J. R.)

«Es como si me dice, Matias acompáñame a casa, menuda chista…» (M)

«¿Qué que quiero beber? Pues ya que estamos aquí, pídele las copas al buen Tum- Tum» (M en el Tum-  Tum)

«Tiene dos nombres de mujer, en el nombre, uno es el de la virgen, y otro es como un nombre de hombre, pero en mujer» (S, definiendo a Maria Antonieta en el Times Up).

«Camarero: “¿Qué chupito queréis: café, crema, orujo, hierbas, manzana?”; Yo: “francés”» (R, después de un lechazo burgalés)

las illuminati se van a cádiz

el viernes s y yo nos enteramos de que había un concierto de los caballati en cádiz, el sábado, asi que nos lo pensamos durante cinco minutos y después cogimos un autobús rumbo al Sur. total, por ocho horas de nada… como el concierto no empezaba hasta las 23, pues decidimos desayunar una buena tostada y luego ya de paso acercarnos a la playa, que es algo que todo el mundo de interior hace cuando va a la costa.

después de buscar el sitio perfecto durante aproximadamente dos kilómetros y medio, y de buscar a pablo alborán sin resultado alguno, decidimos acomodarnos en la zona de la tercera edad. la razón no la sé. el caso es que estiramos nuestras toallas, nos embadurnamos en crema bronceadora y pasamos unas horas disfrutando de nuestra literatura erótico festiva.

a la hora de comer decidimos apostar por el arroz marinero. el caso es que iba acompañado de una botella de vino blanco bien fresquito asi que entre gamba, langostino y choco nos empezamos a tambalear en las sillas mientras visualizábamos la dificultad de cruzar la calle en ese estado para llegar hasta la playa. eran veinte metros, pero parecían una eternidad con tremenda melopea.

al final llegamos, si. nos plantamos en primera línea de playa y, efectivamente, a dormir. el problema es que ni s ni yo controlábamos con rigor la tabla de mareas, así que  el vino se me bajó a los pies cuando una ola traicionera me despertó de sopetón. rápidamente zarandeé a s, pero no había manera, estaba muerta. creo que si no hubiera insistido un poco, ahora mismo estaría buscándola por el pacífico.

la cuestión es que subimos nuestras toallas cosa de un metro, convencidas de que hasta AHÍ el agua no iba a llegar. repetimos el proceso hasta cuatro veces. el agua llegó TODAS. pero al final nos despejamos con tanto trajín, y ya estábamos casi listas para el concierto. casi, casi… porque nos quedaba desandar los dos kilómetros y medio de vuelta, recuperar nuestras maletas, localizar la cena, etc.

una vez acabadas todas las misiones, con ración de pescaditos incluida, nos pusimos en camino hasta el pay- pay, el local donde iban a actuar los caballati. ahora os tengo que confesar algo: no sabíamos ni quienes eran, ni quién cantaba ni siquiera a que hora pensaban vendernos las entradas. pero nos daba igual, el caso es que estábamos en cádiz en lugar de en salamanca, y podía salir a cantar joselito o julio josé iglesias, que más da, la cosa era disfrutar.

y disfrutamos. mucho. tanto que acabamos en la playa de la caleta escuchando a una familia de gitanos cantando el flamenco más sentido y más blanco que yo haya podido ver en mi vida. hecho esto, nuestro día de veintisiete horas terminó, y nos fuimos a dormir. nos íbamos a quedar hasta el lunes pero decidimos no mentir en el trabajo y en otras ocho horitas de nada estábamos en casa.

descansadas.

y con las pilas cargadas.

fdo. las illuminati

paquirri

cuando nuestros hijos (si los tenemos) vayan al colegio, al instituto y/o universidad, tendrán asignaturas distintas a las que tuvimos nosotros. no nos damos cuenta, pero estamos reescribiendo la historia y cada día que pasa, sin querer, giramos un punto más la ruleta que decide quién será recordado y quién no. así ya hemos metido a isabel pantoja en la historia económica de españa, a los concursantes de gran hermano en comunicación audiovisual y a cabano y a gorka en física y química.

en fin.

al menos el cine contará con una nueva obra maestra para ser recordada en la posteridad, una película que nos abre los ojos a todos los españoles de a pie que en su día vimos el tomate y sufrimos la ira de la pantoja en programas de tertulia “del corazón”. y es que, la han dejado para el arrastre.

resulta que paquirri era un tio muy simple, enamorado del campo y de su finca, muy apegado a su familia y con gran disciplina para dedicarse a su pasión, el toreo, compartida por su padre y hermanos también. entonces un día su tranquilidad se truncó, al cruzarse en el hospitald de toreros con una inocente carmina ordóñez, que a sus diecisiete años estaba en la plenitud de su belleza. se casaron muy enamorados. pero ya se casaron distintos. la historia de siempre: clase frente a raza, pueblo contra ciudad, laisse faire frente a disciplina. su matrimonio estaba abocado a seguir queriendose siempre, pero en la lejanía. ya separados, en infructuosos intentos por rehacer su vida, ella conoció a otros hombres, él a muchas mujeres (una de ellas lolita, íntima amiga de carmina) pero sin separarse nunca de lo que más quería en el mundo: su familia, y luego los toros.

ante la imposibilidad de ser completamente feliz teniendo a carmina en la distancia, optó por buscar otra mujer: esa era isabel pantoja (si, yo soy esa). una cantante que revitalizó la copla en españa y acudía a todos los eventos refugiada en unas gafas de sol tamaño paraguas, acompañada, eso si, siempre por si madre. paquirri e isabel se enamoraron como se puede enamorar un niño de la única chica del campamento, como se enamora un joven de la única soltera de la fiesta. y detrás de esa mujer que conoció por sus canciones, paquirri descubrió a una auténtica señora celosa y dominante, el eslabón fuerte de una familia dependiente y acostumbrada a lujos a los que nunca tuvo costumbre. lujos, fiestas desorbitadas, …nada era suficiente para que, al mirarse al espejo, día tras día, isabel no se sintiera inferior a carmina.

asi que paquirri acudió a pozoblanco con el yugo encima, cansado de su casa, de su mujer, de la gente que le rodeaba, de la vida. isabel le había quitado las ganas de seguir con la vida que llevaba. y avispao no le dio tregua para encontrar otra distinta.

explicación de las últimas entradas

Es verdad: mis últimas entradas no se entienden, y todos los furtivos y no furtivos que pasáis por aquí, merecéis una explicación. Asi me sirve a mi para acordarme de qué es lo que estoy haciendo.

Todo empezó en octubre, un mes aparentemente tranquilo hasta que Humpty Dumpty se metió en mi vida. HD es el personaje que utilizo para dinamizar las actividades de promoción de la lectura en inglés, y a finales de octubre tiene que aparecer por salamanca para que los niños que participan en los programas lo conozcan y quieran ayudarle a recomponerse (es que HD siempre se cae de todos los sitios y se rompe en tres pedazos). Este año su visita fue tal que así:

humptys-visit

Me costó conseguir que viniera, luego tuve que llevarle al hospital y explicarselo a los niños, que lo entendieron bastante bien. Y cuando parecía que Octubre volvería a la normalidad llegó Halloween y la biblio se nos llenó de calabazas y de relatos de terror y de murcis adorables (y muy fáciles de hacer).

Mientras tanto nos comunicaron la participación en un estudio de otras bibliotecas. Tuvimos una semana entera de incertidumbre esperando para saber qué biblioteca de qué punto de españa nos tocaría y … a mi decidieron enviarme a fraga, junto con otra compañera. pero no a ver una biblioteca, sino dos. asi que no viajaríamos sólo tres días, sino cinco. y no viajaríamos sólo una vez, sino dos: mi primer viaje de trabajo, por fin: dos semanas alternas en fraga (huesca).

y en estas estaba preparando la documentación entre murciélagos de cinta aislante y fantasmas hechos con clínex, cuando me acordé de que ¡me había apuntado a un curso de ilustración también por esas fechas! se me estaba empezando a olvidar cómo se respiraba con normalidad.

el jueves asistimos a madrid en un viaje relámpago para recibir toda la in-formación necesaria respecto al estudio de bibliotecas. fue una jornada intensa no, intensíiisima a la que le faltó el role play final y las palmaditas en la espalda de ánimo.

el 1 de noviembre, día de todos los santos, me monté en el coche de a y partimos camino a sepúlveda. era mi primer viaje con gps y, a pesar de ser una pésima copiloto (reconozco mis serios problemas para poner los mapas del derecho), llegamos sin ningún problema. fue un viaje y un fin de semana super entretenido. lo organizaba Ilustrarte  y salió todo perfecto. resultó muy interesante comprobar cómo cuando nos proponían un trabajo todos nos volcábamos en el papel, y, cada uno aplicando sus métodos, alcanzábamos resultados completamente distintos. además, resultó que toda la gente dle curso era majísima, desde la organizadora hasta la ilustradora pasando por todos los asistentes. asi que cuando al final pongamos en común todas nuestras ilustraciones y las publiquemos por aquí, prometo enseñároslas (la mía se alejaba un poco de lo tradicional:-)

cimg2195

el domingo estaba de vuelta en salamanca y tenía que ponerme al día con todo porque el lunes por la mañana partíamos para fraga.

y asi fue, del bus al ave y del ave al taxi para acabar finalmente en tierra fragatina. gracias a esta semana he vuelto a redescubrir las tres palabras que mejor me definen y, eliminadas de su aspecto negativo, serían estas: OBSERVADORA, CURIOSA Y CONCIENZUDA.

OBSERVADORA porque cuando viajo me encanta fijarme en todo, la gente con la que me cruzo, qué comen, dónde van, en qué tiendas compran y a qué hora se van a la cama. por eso cuando llegamos a las bibliotecas donde teníamos que hacer el estudio el trabajo prácticamente salía solo. observo por vicio, no por obligación:-)

CURIOSA porque me gusta saber. no puedo ver algo a lo que soy incapaz de encontrarle una explicación. de ahí que muchas veces cuando carezco de ella, como os habréis dado cuenta, me la invento.

y CONCIENZUDA porque todo lo que hago lo hago a conciencia. ya sean trabajos, escritos, favores, lo que sea, me da igual. no hago cosas a medias, no me gusta. si me implico, me implico de verdad. de hecho, mi cabeza tiene problemas serios para ponerse de acuerdo con mi conciencia y se mongan unas tanganas entra las dos que no os quiero ni contar.

fraga

ya ha pasado la semana y estoy de nuevo en casita, pero aún me quedan varios frentes abiertos, uno de ellos volver a fraga en tres semanas; otro, trabajar algo entre medias; y el último, ponerme al día con mi curso de escritura online, que lo tengo un poco abandonado. resulta que los dle hotel de fraga nos querían cobrar 6 eurazos por la wifi y nanai de la china, por ahí no paso. asi que una semanita a pan y agua de internet, sin tuenti (sniff) sin el gato encerrado, sin correo sin plataforma sin 20minutos sin … jo, pues ni tan mal:-)

pero el curso seguía igual sin mi y tengo pendiente la última entrega, un relato sobre un niño con alguna característica extraordinaria, alguien distinto del resto. a ver que sale.

mientras tanto, os dejo aquí alguno de los últimos que se aleja un poco de ser infantil pero es completamente mío.

Jugaba por los pasillos sin importarle lo que pasaba a su alrededor.

No se fijaba en que la gente iba vestida de negro y que muchos lloraban. Ella estaba demasiado ocupada haciendo de aquel taburete un caballito, un animal fuerte y valeroso con el que ganar la carrera por el interminable pasillo.

Me acerqué a su lado y me ofrecí para ser también jinete.

Buscaría otro corcel.

Ella me ofreció otro taburete.

Y cabalgamos haciendo poco ruido porque, aunque a mí me había dado la impresión de que no se había fijado, ella si lo hizo, y antes de empezar la carrera me advirtió, llevándose el dedo a los labios, de que ese día debíamos estar más calladas que de costumbre.

Yo la entendí enseguida y copié su gesto, admirando su inocencia.

Empezamos una carrera más bien lenta, un camino a medio gas en el que te da tiempo a fijarte en los pueblos por los que pasa tu carretera, a contar los postes de la luz que se va comiendo las vías del tren, las baldosas que alcanza tu caballito taburete.

Y al llegar a la puerta, su corcel se paró.

El mío, aún sin saber la reacción necesaria ni de dónde vendría la pregunta, también se quedó quieto.

¿No vamos a ver a Dolo hoy?- me interrogó la intrépida amazona.

No, cariño, Dolo ya no está.

Se ha ido lejos muy lejos en un caballo como el nuestro a conocer otros países donde nunca estuvo, otros lugares en los que ya no necesita su silla de ruedas porque salta entre nubes de algodón que a veces prueba, es un sitio fabuloso lleno de historias y de gente que no es joven ni es ya vieja, que está lejos porque se tuvo que ir, pero está contenta.

Dolo está en el cielo.

Igual si cierras los ojos con mucha fuerza puedes hasta contarle las arrugas una a una y enviarle un beso fuerte de esos que tanto le gusta recibir en las mejillas.

Ah.

¿Podemos seguir con la carrera?

La valiente amazona no se dejó intimidar por las piedras del camino, ni uno de los baches pudo con sus ganas de llegar a la meta. Y, cuando por fin la alcanzó, lo primero que hizo fue acercarse con sigilo a la ventana.

Allí, alzó su mirada curiosa al cielo.

que? os he tenido entretenidos un ratejo, eh???? 🙂