Juegos de escape online

A mis amigas y a mi las “espace room” virtuales o juegos de escape online nos están dando la vida. Son una forma de ejercitar la mente mientras cumples misiones absurdas que a la vez te conectan con tus amigos y te permiten olvidar durante unas horas este asunto del virus y del confinamiento. Jugamos a escapar constantemente, sabiendo que en realidad solo escapamos por un rato de nuestros propios pensamientos, pero merece la pena. Recopilo aquí las que ya hemos realizado (todas cumpliendo la misión, somos increíblemente ingeniosas y frikis jajaja), ¡AQUÍ VAN!

descarga

  • APOCALIPSIS HIGÍENICO: https://theparadoxroom.com/digital/game/apocalipsis-higienico/ Tu misión es localizar un palet de papel higiénico que ha dejado en herencia el príncipe africano Jones Dimka, para ello te tienes que hacer pasar por uno de sus descendentes y ser creativo, muy creativo. Ideal para hacerla en grupo por videollamada (hasta 6) y no desesperarse, ¡es difícil!
  • ESTELAR: http://cocolistogame.com/escape-room-estelar/ Cada jugador se encarga de una parte y son 6 distintas así que lo ideal es jugar 6 (encargándose de una parte cada uno); 3 (encargándose de dos partes cada uno); o 2 (encargándose de tres partes cada uno). También es importante estar videoconectado. No es fácil pero tampoco difícil ¡y te echas unas risas!
  • HORA 26: https://roomescapempresas.es/hora26/ Tu misión es ayudar al Doctor Arribia a volver al futuro y para eso tienes que descifrar una serie de códigos. Podéis jugar de 1 a 6 jugadores compartiendo información en videollamada y es muy entretenida (no demasiado complicada)
  • SADNESS EPIDEMIC: https://illuminatiescape.wixsite.com/illuminati/ El mundo está sufriendo una pandemia de tristeza y tienes que salvar a la Humanidad con un viaje por distintos lugares en los que encontrarás las pistas. Puedes jugar de 1 a 6, también mejor si estáis conectados en video o audio y cuidado, es exigente pero tremendamente divertida.

Hasta el momento solo hemos podido probar estas cuatro pero en este enlace https://www.viajerospiratas.es/revista-de-viajes/escape-rooms-virtuales_16649  podéis encontrar otras que seguro os ayudan a pasar ratos divertidos durante la cuarentena, ¡Animo!

Lectura fácil de Cristina Morales

 

“Lectura fácil” es una novela

muy dura y a la vez divertida

para pasar estos días

de cuarentena total.

 

Una novela es dura

no porque haga daño

cuando la lanzas,

es dura porque

habla de cosas muy complicadas

y las protagonistas

son cuatro mujeres subnormales

que no tienen una vida fácil

así que les pasan cosas complicadas

por eso la novela es dura.

 

La cuarentena total

significa que todas las personas

estamos metidas en casa

porque fuera hay un virus

que mata a la gente,

especialmente a los mayores,

y si nos quedamos en casa

el virus no infecta a nadie

y se marcha.

 

Gracias Cristina Morales

por las risas y gracias

a la editorial Anagrama
por publicarla

y gracias a mi amiga

María por decirme

tienes que leerla

que es muy divertida.

NH616_Lectura fácil_CORR_Sense Taques Blanques.indd

Tiempo

Estos días en casa nos reconcilian y nos enfrentan constantemente con el tiempo. A veces nos sobra y no sabemos qué hacer con él: cursos online, cocina creativa, series y películas… Y luego nos acordamos de los que ya no lo tienen y nos sentimos egoístas y agradecidos de tener tantas horas por delante. Así día tras día.

img_0773 copia

Estamos aprendiendo a marchas forzadas que el tiempo, como muchos otros conceptos que nos rodean y nos agobian, es relativo. A veces dejamos pasar mucho tiempo sin llamar a un amigo o a alguien de la familia porque no encontramos el momento; otras luchamos contra él para poder hacer todo lo que nos hemos puesto en la lista diaria de tareas, sin diferenciar muy bien lo imprescindible de lo que hemos decidido prioritario sin realmente serlo; y muchas veces lo perdemos sin mas, frente a una pantalla, en soledad, sintiéndonos afortunados por tener al alcance de la mano la posibilidad de que mañana mismo llegue un paquete de Amazon o conocer el estado sentimental de alguien que ni siquiera es  ya amigo nuestro.

Ahora es buen momento para volver a definir nuestro tiempo. Quitarle el polvo a nuestro reloj, sin olvidarnos de quién nos lo regaló, y luchar desde casa, desde la trinchera del hospital si eres cuidador o tienes que ser cuidado, desde la soledad impuesta o el confinamiento compartido, desde donde sea luchar porque vuelva a sonar con su tic-tac acompasado y lleno de vida. 

 

El aplauso de las 20h

Hoy comparto un necesario e imprescindible homenaje a los sanitarios que nos cuidan, nos acompañan, nos salvan: EL APLAUSO DE LAS 20h publicado por María José García Romo, presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Salamanca. Lo comparto porque es mi madre y la quiero y la admiro como profesional pero por encima de todo como persona. 

MILO MANARA

El aplauso de las ocho es un momento mágico. Empieza como un ligero murmullo que se convierte en grito, canción, fiesta, emoción en cuanto abres la ventana. Y te sumas porque sabes que, aunque no cambia nada, a la vez lo cambia todo. Unos minutos en los que se nos encoge el alma y la piel se nos pone de gallina, nos aúna y aleja el sentimiento de soledad y aislamiento. Nos hace parte de algo más grande e imaginamos al tercio de planeta también confinado, aplaudiendo.  Es una forma de contribuir -con algo tan sencillo como lo que tenemos entre las manos- a que se oiga un mensaje de ánimo y de esperanza. 

Cada uno le pone a ese aplauso un nombre y apellido desde su casa. Pero el primero fue unánime, grandioso y tremendamente emocionante. No hubo duda. Ese sábado 14 de marzo a las ocho reconocimos todos el papel fundamental de los sanitarios en esta crisis mundial. Y cada uno, a pequeña escala, se acordó de alguien del colectivo que pertenece a su familia, a su grupo de amigos, y le reconoció el titánico esfuerzo que ese día no había hecho más que empezar. 

Como presidenta del Colegio Oficial de Enfermería quiero recordar, ahora más que nunca, que detrás de cada una de las enfermeras/os, que seguimos desempeñando nuestro trabajo en condiciones a veces poco adecuadas, con falta de material indispensable como mascarillas, o equipos EPIs -lo que conlleva un riesgo grande para nuestra salud- hay una persona, silenciosa, con una vocación: la de CUIDAR.

CUIDAR que el enfermo reciba el tratamiento adecuado y cuidar también que lo entienda, que se sienta arropado y tranquilo, que pueda notar -aún a través de los guantes- que nuestra mano sigue tendida, que no vamos a dejarle solo. Cuidar que la inquietud, por la falta de medios o de espacios, no se note y se traduzca en la mirada de calma que necesita el paciente. Esos cuidados son los que nos hacen fuertes y nos permiten poner delante nuestra vocación frente al miedo y al desasosiego. 

Por eso, desde aquí, quiero pedir de nuevo, recordar a las autoridades sanitarias que el material de “guerra” no puede escasear.  Que el enemigo es muy potente y virulento, aunque sea invisible, y que para estar en primera línea de combate necesitamos que la protección esté asegurada, porque los profesionales sanitarios no somos invulnerables y tenemos que estar sanos para seguir cuidando.

Quiero reiterar también una nueva llamada de atención a la población: su autocuidado y el tan necesario “Quédate En Casa” es fundamental para que todos los que cuidamos en estos momentos no decaigamos. Recordad que seguimos atendiendo todos los problemas de salud.  Os necesitamos en casa. No permitáis que perdamos la ESPERANZA.

Somos fuertes y nuestra fortaleza y dedicación, casi exclusiva, hará que juntos salgamos adelante, que esta pesadilla del Covid19, se aleje de nuestras vidas y podamos volver a la tan ansiada rutina. El último aplauso llegará cuando hayamos vencido al enemigo invisible y podamos darle después un GRAN ABRAZO A LA VIDA.

 María José García Romo

 

La trinchera infinita

1FA737F5-91FD-42CB-B673-338C8E81F9C7
“Puede que el miedo que tú tengas haga que nadie te vea como un héroe pero no por eso vas a dejar de ser una víctima”

En esta frase se condensa toda la esencia de “La trinchera infinita” pero también habla del sinsentido de la guerra, sea cual sea el bando; de la incertidumbre y a la vez la certeza del amor a pesar de las circunstancias; y de la soledad, que es la trinchera sin fin que da título a todo.

Algunos pensarán que es otra historia más sobre republicanos y nacionales, que ya hemos visto muchas, pero nunca serán suficientes. Y menos si vienen del impecable trabajo de Antonio De la Torre y Belen Cuesta, que se echa a la espalda todo el peso de la Historia más reciente de España con esa mirada de amor y miedo  infinito que lucha contra la política y contra el odio y contra la violencia y se atreve incluso a luchar contra el amor que nunca nos debemos perder por mucho que amemos a otro: el amor propio.

Son dos horas y media de película pero a la vez son treinta años siendo prisionero de tus propios ideales, haciendo víctimas también a los que le quieren y escapando del odio que no caduca, pase el tiempo que pase. Cada cual que saque sus propias conclusiones.

Y pensad pero sin tener que ir hasta el pasado si han cambiado mucho las cosas o seguimos escondiendo lo que no nos atrevemos a enfrentar por miedo, un miedo que te hace más víctima y que te  condena a la soledad, la peor trinchera.

Paquita Salas

paquita-salas.jpeg

Mi amigo Jorge me había dicho un montón de veces que tenía que ver la serie, que me iba a encantar, y tenía tanta razón que me la he visto de un tirón. Ahora adoro a Paquita y a su humor macabro, a Magui -su contrapunto ideal-, a la “emprendedora” Noemí, a Lidi y su ingenuidad tan naif, a todos los que se mueven en esa broma tan poca divertida que es a veces la realidad. Por eso por encima de todo adoro a Los Javis y su discurso, su reivindicación de”ser humano” como la forma más auténtica de equivocarse y su capacidad de hacer humor con TODO. Con todo. Pero con todo.

Es un historión, el de Paquita. No una historia, sino algo más, porque el guión trasciende a lo que te van contando y tienes que jugar con lo que ya sabes y es ahí donde he visto algo que nunca había visto antes en televisión. Es una serie inteligente y burda a la vez, lo mismo te hace un cameo Julio Medem que Terelu Campos; una temporada te canta la sintonía Sergio Dalma y a la siguiente fichan a Isabel Pantoja. esa es otra, la Banda Sonora, ¡qué gran acierto! Como la vida misma, a ratos te salta el dance o el reggeaton, como te canta Rocio Jurado o Julio Iglesias. Esa, amigos, esa es la vida. Que a veces suena como “Pobre Diabla” pero otras te atrapa con “Fliyng Free” para terminar diciendo “No sé por qué te quiero”.

No sigo porque llenaría el post de spoilers y, de verdad, tenéis que verla. Si ya habéis llegado al final de la tercera temporada podéis divertiros leyendo las 34 curiosidades de Paquita Salas publicadas en Fuera de Series.

Fijaros si me ha tocado la patata la serie, que me ha dado pena que se acabase. Y eso solo pasa con las buenas historias, que cuando te las cuentan bien se convierten en algo distinto, en algo real, tan real como el elenco de mujeres supervivientes que rodea a Paquita a lo largo de todos los capítulos de las tres temporadas. Porque son mujeres como tú y como yo, que se equivocan y lo reconocen sin problemas; las que tienen ganas de llorar pero acaban riendo; y aguantan críticas descabelladas solo por ser buenas en lo que hacen o al menos por creérselo (“vosotros los llamáis haters, yo los llamo hijos de puta”); o creen que no pueden cuando llevan toda la fuerza del mundo dentro; las mismas que llegan a las siete de la mañana a casa después de decir “esta noche no salgo que no tengo ganas”.

Bravo, PS.