Las mujeres hablaban- Miguel, el padre de Eva y Pilar, nació en un pueblo y siempre les contaba lo mismo-. Decían que los hombres eran los que trabajaban, pero yo a las únicas a las que no veía parar era a las mujeres. Se levantaban de madrugada, ordeñaban, preparaban desayunos y almuerzos, iban a la huerta, limpiaban, volvían al corral… Acababan la jornada cosiendo, hasta la madrugada. Los hombres iban un rato al campo, otro rato al bar. Las mujeres trabajaban todo el tiempo, los hombres se quejaban de trabajar. ¿Pero sabéis lo que más me sorprendía? Que las mujeres hablaban. Sin apenas haber ido a la escuela, casi sin formación, todas aquellas mujeres del pueblo hablaban mientras trabajaban, se contaban cosas, lo compartían casi todo… Las mujeres sabían poner palabras a sus sentimientos, a sus necesidades; sabían ayudarse y pedir ayuda…

45225643-7CF8-41BE-BB55-516D4BBA201F.jpeg

Las incorrectas de Paloma Bravo en Planeta de Libros. Feroz y necesaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s