Leer hoy: una práctica social, educativa y cultural

En contra de lo que vaticinaban los expertos hace ya algunos años, la tecnología no ha supuesto la caída de los índices de lectura, o el repartir más tiempo entre más actividades de ocio frente a las que la lectura queda relegada. Al contrario: ahora se puede leer jugando, es posible jugar a leer, cantar la letra de una canción al escucharla, realizar cambios en lo que se lee y compartirlos, recitar textos que se convierten en videos o escribir relatos de películas que hemos visto y publicarlos como propios en nuestros perfiles sociales. La lectura se ha hecho social, y la tecnología ayuda a conseguir este fin. Pero también lo hace la calle, la actualidad y el generar nuevas estrategias para invitar al lector y al no lector a descubrir nuevas prácticas de lectura. Ha cambiado la mecánica, pero no el fin. Se lee.

AAMABADGAAoAAQAAAAAAAA-mAAAAJDdjMDA5M2YyLTg2YzQtNDZhMS05MDc0LWJiZjJhY2FiNjE3Zg

Ilustración de Rita Petruccioli

Las adaptaciones de lecturas en versión cinematográficas exploran las posibilidades de otro medio, el audiovisual, que a través de intenciones comerciales acerca grandes y pequeñas historias de la literatura al gran público, y favorece que aumente el número de lectores que, o bien vuelven al libro después de visionar la película, o se acercan a él por curiosidad, o por simple moda. Donde viven los monstruos, La invención de Hugo, Las aventuras de Tintín, Crepúsculo, Diario de Greg, Harry Potter… son versiones de libros, fundamentalmente para público infantil y juvenil, que revitalizan el acercamiento entre público y literatura, aunque sea a partir de la imagen.

PicMonkey Collage

Relacionar el turismo con la lectura también es una práctica muy interesante. Los monumentos y recorridos históricos se ven complementados a la perfección con recitales poéticos, paseos teatralizados e historias legendarias que actualizan las visitas turísticas y las dotan de un interés añadido. En este ámbito, prácticas culturales como la fotografía, la literatura, el arte, e incluso el disfrute de la naturaleza se “enmadejan” creando conceptos novedosos de interés para un público que busca implicarse activamente en las prácticas culturales que realiza.

articulo-fichero_392517_20170708.png,950,380,0.jpg

‘Salamanca, dulce nombre te dieron’, una particular versión de La Celestina por las calles de Salamanca a cargo de Edulogic Producciones

A los lectores les gusta implicarse. Por eso todos los eventos letrados realizados por y para el libro terminan convirtiéndose en un éxito de público: los encuentros con autor humanizan la figura del que escribe acercándolo hasta los que lo leen; las ferias del libro de ocasión permiten adquirir ejemplares interesantes y dar a conocer títulos de interés para el público a un precio asequible; los salones y encuentros profesionales facilitan que profesionales del sector discutan y pongan pautas para actuaciones encaminadas a mejorar la calidad de lo que se lee y a aumentar el número de las personas que lo hacen; cursos online, presentaciones editoriales, cuentacuentos en pequeñas librerías…Un amplio abanico de posibilidades para convertir la lectura y la escritura (por extensión) en una práctica de actualidad.

DVrOEgOX4AA_GCA

Sesión de cuentos “Mujer y Ciencia” en librería Letras Corsarias a cargo de Unpuntocurioso

Lo importante es mantener la voluntad de querer leer, de seguir leyendo a través de los nuevos espacios, distintos contextos y estrategias: puede ser un joven que construye su propio escenario literario al terminar un libro que le impacta; puede ser una chica que compra el libro de Crepúsculo después de ver la película; un grupo de jubilados que se abre un blog para continuar las tertulias literarias que les quedan cortas en las sesiones de su club de lectura de los jueves; o un alumno aplicado que crea sus propios materiales de lectura multimedia para estudiar a través de la pantalla.

13102746_474663146054231_6830563453010630162_n

Es imprescindible poner la creatividad al servicio de la actualidad para difundir la cultura y ponerle letras, es decir, para favorecer la difusión de la cultura letrada. Sabemos que crear ambientes letrados es ir más allá de los ambientes de lectura convencionales o donde haya muchos libros. Y es que los ambientes de lectura y escritura no dependen de los aparatos, los soportes, la calidad sólo del mediador o de la comunidad, tomada aisladamente, sino de las interacciones.

Hay que crear dinamismo.

Hay que promover nuevas prácticas, espacios e itinerarios de lectura.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s