Tan poca vida

En verano leo tantos libros, a veces incluso uno al día, que no me da tiempo a hablar sobre ellos. Solo leo.

C48444B0-9785-4EF6-8905-94B966103729.jpeg

Pero hay uno por encima de todo que no consigo olvidar, por muchos otros que lea. Uno que me caló hondo en la cabeza y en el corazón y me viene a veces a la memoria cuando me pregunto por la vida, por el destino y por los días que pasan.

“Tan poca vida” de Hanya Yanagihara, publicado por la editorial Lumen, es uno de los mejores libros que he leído en mi vida, sin duda, un crudo retrato de una amistad que crece, mengua, sufre y se acaba, como se acaban todos y cada uno de los días que nos toca vivir. Es un alegato a la supervivencia frente a la adversidad, una historia de cuatro protagonistas masculinos – algo extraño para mí que tiendo a consumir sin querer novelas solo protagonizadas por mujeres- que van desvelando sus aristas, sus miserias y también sus dichas en todas y cada una de los páginas de su historia. Y sin más de mil.

Me hizo pensar, de nuevo, en cómo las palabras nos hacen sufrir y a la vez nos curan. Las palabras de otros que viven otras vidas y que nunca saben, como ninguno de nosotros, a dónde les van a llevar por mucho que imagínen sus destinos. Sobrevivir es algo todavía más potente que la propia vida. Curioso.

Os recomiendo a todos su lectura, de verdad. Es imposible no llorar con Jude, sobreponerse con Willem, desgastarse con JB o estabilizarse con Graham. Y aunque os asuste, no le sobra ninguna página.

¿A la vida de quién le podría sobrar una página?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s