Ahora ya sé los secretos de los árboles

FullSizeRender (7)Me los enseñó mi padre y otro, pequeño, me lo contó en susurros Mario Benedetti:

«La modestia de los árboles es infinita. 
Cuando la brisa matinal los acaricia, 
ellos dejan caer dos hojas tiernas. 
Y cuando el vendaval los agrede sin piedad, 
endurecen sus ramas como rejas. 
Su tronco recobra entonces la solidez 
de su origen, y el temporal se aleja, 
con lluvia de vencido.»
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s