Estoy empezando a hacer cosas que antes no hacía

Sentarme encima de la cama, sin más, dejando olvidado el móvil o el ipad en cualquier rincón de casa. Tomar una cerveza porque sí en la terraza. Empiezo a entender la diferencia entre estar y ser al decir vivo. Me siento bien.

Tengo en el armario un caos de ropa de invierno y de verano, las sandalias mantienen un affair con las botas de pelo. Y me da igual. Ya no me traigo el ordenador a casa, lo dejo en el trabajo. Me confesó un día que él también necesita descanso.

Me paro a pensar. Y no pienso nada. A veces noto que me voy a enfadar y antes de hablar y de gritar o de correr o de que sobren las palabras, se me vuelan. Se me escapan. No sé dónde van. Me da igual.

Decir a veces no es hablar. Me gusta lo que dicen mis silencios. Me gusta silenciar. Me gusta estar callada. Me gusta que me hablen, y no hablar. He aprendido a no preguntar. A contestar. Tengo todavía tanto que aprender… Y que escuchar….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s