Segundo día en Chile

Despertamos en el Cajón del Maipo y desayunamos entre historias, pan tostado, huevos revueltos y un sol que se colaba por los vidrios. Pronto la mañana se convirtió en mediodía y la naturaleza se puso de nuestra parte, invitándonos a disfrutar de otro montón de amigos que vinieron a visitarnos. De ellos aprendí que la apicultura también tiene que ver con la respiración y con controlar la mente para huir del veneno y la hinchazón; que estábamos rodeados de rosa mosqueta, y lo que en un lugar del mundo es caro en otro te lo regala la misma naturaleza; aprendí que se puede respirar, simplemente, mientras el tiempo pasa y los caballos pastan y el sol baja. Se me había olvidado.

22712_10206110601825655_7639135215722314227_n

Redescubrí lo ricas que están las machas chilenas con queso y las empanadas de marisco y las nueces después de que hayan caído directamente del árbol. El vino después de comer. El sueño recién hecho.

10371366_10152918536993138_2439941133986092367_n

Me dormí pensando en escribir, y no tenía papel, y me dio igual.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s