Emoción + razón = éxito

En lugar de oponerse, la emoción y la razón están profundamente relacionadas entre sí. A la hora de tomar una decisión, es necesario haber hecho primero un procesamiento racional para que a continuación nuestras emociones puedan acelerar la toma de decisiones en forma de corazonadas, intuiciones o presentimientos. Una corazonada es un marcador somático: una pista fisiológica de qué es lo que hay que hacer a continuación (…) no solo nos acordamos de muchos actos, sino también de si sus resultados fueron buenos o malos. Este tándem de hechos y emociones asociados resulta fundamental. Lo que construimos como sabiduría a través del tiempo es, en realidad, el resultado de cultiva el conocimientode cómo se comportaron nuestas emociones y lo que aprendimos de ellas. (Antonio Damasio, neurólogo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s