De paseo por Extremadura

Ayer disfrutamos de un día tranquilo, y en contra de lo que puede pensar mucha gente, no fue solo por ocio sino también por trabajo. Es un auténtico privilegio poder disfrutar del trabajo sin agobios, con viajes y con nuevos descubrimientos.

Primero cogimos el coche y pusimos rumbo a Hervás. Llegamos enseguida y nos encaminamos hacia La Judería, donde queríamos encontrar La Galería La Cabina, un proyecto sencillo pero innovador a la vez que conocimos en Pública 15. Allí nos esperaba su creadora, Greta, y nos regaló un paseo precioso por todo el pueblo en el que no solo conocimos rincones dignos de fotografiar sino que también nos contagió su entusiasmo. Volveremos, sin duda.

DSC05532

Después pusimos rumbo a Plasencia, destino La Puerta de Tannhäuser. Hace tiempo que teníamos ganas de visitar esa librería y no nos defraudó en absoluto. La delicideza a la hora de escoger y colocar los títulos, el trato amable y cercano de sus dueños, el ambiente cálido y acogedor, nos permitió curiosear durante un ratito entre nuevas editoriales y otras propuestas de interés. Volveremos, sin duda.

DSC05550

Y tras la comida llegamos a Romangordo, nuestro destino final. Es un pequeño pueblo situado en el Bajo Monfragüe y, aunque esperábamos encontrar un municipio senicllo y pequeño, nos llevamos una sorpresa tremenda. Romangorod tiene de todo, desde una nueva biblioteca a un gimnasio para los vecinos; un espacio de interpretación de una de sus rutas principales, la Ruta de los Ingleses, y una casa restaurada para conocer al forma de vida de hace años; y especialmente, un complejo dedicado a las hierbas naturales y aromáticas, La Casa de los Aromas, en el que no solo puedes disfrutar de un agradable y aromático paseo, sino que también puedes aprender a hacer tus propios jabones, a interpretar la naturaleza y a disfrutar de una maravillosa puesta de sol. Romangordo es, definitivamente, un lugar para vivir. Y si ya nos había quedado claro durante nuestro paseo, al realizar la reinauguración de la biblioteca con nuestros cuentos, nos quedó más claro aún: nuestro público iba desde los 3 años hasta los noventa y pico, y todo eran sonrisas y aplausos. Jamás habíamos contado con una implicación tan grande por parte de todas las edades. Fue una experiencia mágica que puso el broche de oro a un día fabuloso. Volveremos, sin duda.

DSC05593

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s