Rumores

En los últimos días he tenido algunos problemas por rumores sobre mi. No acostumbro a desmentir nada, porque creo que las cosas que no son ciertas caen por si solas, pero a veces me entra la duda de si no será mejor entrar en el juego, en vez de quedarme callada. Odio que se hable de mi. No me siento cómoda si me cuentan que alguien ha dicho algo que le han contado. Que sea mentira es lo de menos. Lo peor es el trayecto. Ahora mismo no tengo pareja, pero ¿si la tuviera? ¿Tengo yo que dar explicaciones de rumores de marujas por cosas que no he hecho ni tienen ningún fondo ni fundamento? ¿De dónde vienen los rumores, me pregunto en esos momentos?  De alguien que tiene intención de hacer mal, vienen del aburrimiento… De dónde coño vienen.

image

Decía Schopenhauer que “la cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia”. A veces me encantaría ser tonta. No ingenua ni confiada ni tranquila. Tonta, sin más complicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s