¿Dónde está la Selva de Irati?

El jueves pasado Soraya y yo estábamos aburridas y decidimos irnos a Burgos a contar unos cuentos. De paso, de la que íbamos estuvimos en el Foro de la Cultura, y luego nos vinimos arriba y decidimos, así como así, subir hasta Francia e intentar encontrar la Selva de Irati.

¿Vosotros sabéis qué es la Selva de Irati? Nosotras tampoco pero estábamos decididas a descubrirlo. Por eso el sábado por la mañana reservamos una habitación en un hotel monísimo de EsterenÇuby – allá donde Cristo perdió el mechero- y comenzamos a investigar.

En todos los mapas, guías, webs consultadas ponía que a la Selva de Irati sólo se podía llegar por dos sitios: o por el pueblo de Ochagavia, que nos pillaba muy lejos, o por el de Orbaiceta, que nos pillaba un poquito más cerca. La cuestión es que en el hotel solo hablaban francés y nuestra conversación se limitaba a “merci, ne pas employer en cas d’incendie”así que nos empeñamos en crear una nueva manera de llegar a la Selva de Irati.

DSC05177

Cogimos el coche y tiramos para la montaña. Hacer senderismo en coche es como hacer senderismo andando, tú subes y subes – te cansas menos – y cuando te apetece pues tiras de freno de mano y sacas una foto mona. Así a la tontería llegamos a una encrucijada donde se acababa el camino, el mundo y todo… y el GPS que se empeñaba en decir que si seguíamos hacia adelante llegábamos a Irati. Y nsootras que no lo veíamos nada claro. Así que nos subimos de nuevo al coche y nos fuimos a hacernos unas fotos entre caballos.

Soraya antes

Soraya antes

Soraya después

Soraya después

Pero luego nos pudo la curiosidad – ya sabéis-  y volvimos a la encrucijada. Y el GPS erre que erre, que hacia adelante estaba la selva. Así que nos subimos de nuevo al coche, metí un poco marcha atrás, luego directamente la sexta y nos echamos a volar.

Caímos en una explanada. Resulta que la Selva de Irati es como el andén 9 y tres cuartos de Harry Potter: nadie lo ve, pero ahí está. Eso pensamos al principio, en medio de la explanada – que no se parecía en nada a una selva- pero luego llegaron unos españoles – ya sabéis que los españoles llegan a cualquier rincón del mundo- y nos dijeron que la Selva quedaba todavía muy lejos, y que mejor fuéramos a la Cueva de Arpea, que estaba al doblar la esquina de la primera montaña a la derecha. Les dimos las gracias, y allá nos fuimos, a ver la cueva. La cuestión es que la Selva no aparecía, y ya parecía de guasa, así que decidimos volver al hotel y hacer un PLAN complejo: HABÍA QUE LOCALIZAR LA MANERA DE LLEGAR A LA SELVA. Entre el iPad, el móvil, el mapa…  la cosa no nos quedaba nada clara. Luego entre el facebook y que se nos hizo de noche, lo dejamos para la mañana siguiente.

Y amaneció el domingo y decidimos llegar a la SELVA si o si. Así que cogimos el coche, el GPS, a la dueña del hotel, al forero de Losviajeros, a San Joan Pied de Port y llegamos hasta Roncesvalles. De allí a Orbaiceta pan comido. O eso creíamos, porque a medio camino me paró un Guardia Civil y me entregó un carnet: el C1. “Pero si yo ya tengo el B” le dije, y el contestó “Lo va a necesitar. Prosiga”. No entendíamos nada. Hasta que en la NA-134 mientras charlábamos tranquilamente escuchando por trigésimo tercera vez el disco de Andrés Suarez, ¡SE NOS ECHÓ ENCIMA UN CIERVO! Después del susto, de un volantazo ligero pero acertado y dciervose admirar la majestuosa cornamenta (que no olvidaré en mi vida) lo tuve claro. “Ya sé para que era el carné, Sori. El C1 es para conducir en carreteras con UN CIERVO. Puedes estar tranquila, ya no saldrán más”. Y aunque mas o menos nos lo creimos, luego cada vez que salía la señal que anunciaba riesgo de bichos con cornamenta, pitábamos, por si acaso 😉

La cuestión es que al final LLEGAMOS a la Selva. Que si, de verdad, que llegamos. Y tenemos que confesar que es un lugar precioso, un soplo de aire fresco, un haiku de la naturaleza, el segundo hayedo más grande del mundo (después de la Selva Negra), un paseo reconfortante y revitalizador, una conexión brutal con la naturaleza. ¿Qué no os lo creéis? Solo tenéis que echarle un vistazo a las fotos? Y visitarlo, claro. No dejéis de visitarlo.

DSC052491 DSC05247 DSC05231a DSC05228

Para todos los que habéis llegado aquí buscando indicaciones directas con la finalidad de llegar a la Selva de Irati… pues lo siento, no las habéis encontrado, pero seguro que os habéis echado unas risas y tenéis claro lo que no debéis hacer.

Para todos los que me conocéis, pues estoy bien 🙂 El ciervo ni siquiera ha abollado el coche y  lo hemos pasado de maravilla, las dos curiosas. Eso si, los viajes remueven muchos recuerdos pero voy comprobando que algunos ya no llevan consigo tristeza y nostalgia, sino cariño. Los viajes siempre implican ir a algún sitio nuevo. Y luego tener otro al que volver 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s