Villaverde de Guareña. Retrato de un pueblo

La idea de esta exposición comenzó a fraguarse con la intención de devolverle al pueblo parte de la identidad que le caracteriza y añadirle una idea de unidad que cada vez le hace más falta.

cartel

Pronto se convirtió en una propuesta colectiva porque no habría sido posible sin el interés, la generosidad y la colaboración de los vecinos de Villaverde que han querido compartir sus recuerdos y sus vivencias. Nos cedieron sus fotografías, viejos tesoros, para poder compartirlas con el resto. Por tanto, queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento a todas las familias y a todas las personas que han permitido que esta exposición sea posible. Gracias a todos ellos podemos contemplar con gran realismo a personas, familiares y amigos que hace tiempo que no vemos o que no se encuentran entre nosotros y constatar que, aunque el tiempo no se detiene, los recuerdos siempre permanecen.

014

Villaverde de Guareña para muchos es tan solo un municipio armuñés situado a 16 kilómetros de Salamanca. Para la mayoría de nosotros, es nuestra raíz, el lugar que vio crecer a padres, abuelos o tatarabuelos. Cada familia de Villaverde es depositaria de un legado que debe sobrevivir para garantizar nuestras señas de identidad. Las casas que habitamos, las calles que paseamos, las fiestas que celebramos y los hombres y mujeres que ponen rostro a todo ello han dejado huella en estas fotografías que son hoy testimonio y documento para conocernos mejor. Si las generaciones venideras pueden asomarse a lo que fuimos y vivimos, descubrirán que es una parte importante de lo que ellos son.

001

En sus inicios se consideró el retrato como el fin primordial de la fotografía y esa es la causa de que en las primeras imágenes que conservamos, el motivo principal sean las personas. Eran tiempos en los que acudir a un estudio fotográfico suponía todo un acontecimiento que exigía vestirse con las mejores galas. Los retratos que hoy nos acompañan aquí, algunos con casi cien años de antigüedad, nos permiten asomarnos a los rostros de abuelos, bisabuelos o tatarabuelos de los que los más mayores guardarán un nostálgico recuerdo que nos gustaría que compartieran con todos nosotros.

012

Las familias guardan como un tesoro estas imágenes, la mayoría de las veces legadas por padres o abuelos. Si, esas fotos que en todas las casas se guardan en una caja y que tan agradables momentos nos proporcionan cuando la caja baja de lo alto del armario o sale del cajón para proporcionarnos unos momentos de recuerdos conjuntos. Son esas fotos que siempre vemos en compañía de nuestros mayores y que miramos tratando de identificar a las personas que aparecen en las imágenes al tiempo que escuchamos su historia y las anécdotas que provoca su recuerdo. Tomaos ahora unos minutos para disfrutar de ellas y para compartir remembranzas del pasado.

004

Las fotografías también son testimonio de algunas costumbres que fueron desapareciendo con el tiempo. Muchas de ellas estaban relacionadas con el disfrute al aire libre y el aprovechamiento y el trabajo de la tierra. Montar en burro, arar las tierras, segar, trillar, celebrar los bailes en La Reguera…Todo esto nos hace pensar que nuestros antepasados no necesitaban tantas cosas materiales como actualmente tenemos para vivir y, sin embargo, disfrutaban de sus costumbres y de su trabajo tanto o mas de lo que lo hacemos nosotros.

014

A veces se nos olvida que nuestros mayores fueron antes jóvenes que disfrutaron, bailaron y se divirtieron con sus amigos, hace ya algunos años. Al contemplar estas fotografías, descubrimos sus sonrisas, compartimos esos tiempos mozos y nos sorprendemos con sus costumbres, estilos, etc… Son casi todas reflejo de tiempos felices y de celebraciones compartidas: reuniones, fiestas, bodas… Cualquier excusa era buena para disfrutar entre amigos. Os pedimos que disfrutéis con sus imágenes como disfrutaron ellos, y también que dediquéis un minuto a recordar a los que tristemente ya no están con nosotros.

036

El pueblo de Villaverde de Guareña festeja tradicionalmente a San Cornelio y san Cipriano, aunque al que venera con auténtica devoción es el Santo Cristo de Sordos. Las fiestas patronales siempre han sido una excelente ocasión para inmortalizar imágenes que quedarán en el recuerdo y de las que queremos compartir una pequeña muestra con todos vosotros. Aquí podemos disfrutar de nuevo de los bailes, la charanga, el chocolate o las vaquillas, pero sobretodo podemos vernos reflejados en ese espíritu festivo que tanto nos ha unido todos los años al finalizar el verano, y que permanece aún con el inexorable paso del tiempo.

019

Sin duda alguna esta colección de fotografías constituye un documento de mucho valor en el que está retratado un pueblo entero, las personas, las familias, sus formas de trabajar, sus calles, sus fiestas y celebraciones. Un resumen completo de una forma de vida que el transcurso del tiempo no puede borrar de nuestra memoria.

Anuncios

4 comentarios en “Villaverde de Guareña. Retrato de un pueblo

  1. Para Rebeca, principalmente.

    Me encanta ver esas fotografías. Me parece mentira estarlas viendo. Me gusta mucho esa de toda la familia con el Sr. Juan Antonio y la Sra. Teresa.
    No sé si sabrás que con el Sr. Juan Antonio, tu bisabuelo, yo me llevaba muy bien. Era un hombre muy adelantado a su tiempo en cuanto a su cultura, el concepto de las cosas y el saber estar. Irradiaba serenidad y bondad. Aunque hubiera entre nosotros una gran diferencia de edad, comprendía muy bien a los más jóvenes.
    Es verdad. Me ha gustado mucho ver a mi tía Casilda. También el aspecto de lo que antes era el pueblo, las fotos en blanco y negro de la época son un fiel reflejo de lo que era el entorno en el interior. Sí, Rebeca, era un poco un pueblo en blanco y negro; carecía de jardines, macetas, flores de cualquier tipo, todo el mundo dedicaba su esfuerzo al noble trabajo del campo. Bueno, ahora recuerdo, existía alguna parra de uvas en algunas fachadas. Pero el verdadero color estaba fuera del pueblo: en las eras, en los campos de trigo, de lentejas, de garbanzos… Colores que empezaban siendo verdes y acababan siendo ocres, amarillos, pajizos… Eran los colores de la naturaleza…
    Bueno, si sigo así, tal vez me descarrile. Cada uno tenemos nuestro cristal para ver las cosas, pero el que hace que resulten entrañables al ser contempladas, creo, y espero no equivocarme, lo tenemos todos; por esa razón no puede haber nadie que mirando el reportaje no sienta ternura y ganas de querer un poco más a esas gentes que fueron y que seguirán siendo, mientras los recordemos, un eslabón imprescindible en la cadena de nuestras vidas. A todos un fuerte abrazo.

    José Manuel García.

  2. Me emociona mucho tu comentario. Escuchar hablar de mis bisabuelos, compartir los blancos, negros, verdes y ocres del pueblo… Gracias, de verdad!

  3. Me emocioné leyendo esta página. ¿Cómo no emocionarse viendo al pueblo en el que pasé algunos de los mejores momentos de mi vida y en el que tantos amigos dejé? Sólo la muerte de mis seres queridos me alejó físicamente de él, pero villaverde siempre tendrá un sitio en mi corazón. Fueron muchos los años que pasé ahí, no podría ser de otra manera.

    Un abrazo para todo el pueblo. Os amo.

    J. Antonio – Asturias (viudo de Violeta Santos y sobrino político de Patricia Santos)

  4. Mil gracias por tu comentario, me encanta saber que pequeñas pinceladas o textos llegan hasta donde uno no se imagina, hasta el corazoncito de alguien que está lejos pero se siente muy cerca. Seguimos en contacto a través de la web!! Un abrazo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s