Dónde están los niños de séptimo y octavo

Suena la campana. Es la hora del recreo. Los últimos que salen son los de octavo, los mayores, porque tienen que dar ejemplo. Están siempre ocupados con los deberes, los exámenes, los campamentos, las excursiones (las mejores siempre las hacen los de octavo), … Los de séptimo les miran con admiración porque saben que les falta muy poco para convertirse en uno de ellos.

¿Y dónde están ahora los niños de séptimo y octavo?

Cuando desapareció la EGB se fueron con ella no solo las bases de la Educación General Básica que habíamos conocido muchos alumnos hoy convertidos en adultos muy bien educados sino que también desaparecieron algunas premisas muy muy básicas de comportamiento que están perjudicando a las generaciones actuales de niños y niñas demasiado pequeños para perderse, con 12 años recién cumplidos, en la jungla de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Nosotros a su edad todavía jugábamos con muñecas y nos atrevíamos con competiciones interminables de “STOP” o pilla- pilla; ahora ellos se plantean no poner un pie en el instituto sino es con un móvil de la mano y dónde será más fácil hacerse un piercing para que lo vean en clase pero no sea tan evidente para casa.

Los niños necesitan encajar, y su encaje en primero de la ESO va terriblemente unido a parecer de cuarto o de bachillerato. Fuera reminiscencias del colegio de los pequeños, de la madurez adquirida y poco disfrutada en sexto; bienvenidos los infinitos perfiles en Tuenti, reinventados una y otra vez ante la eliminación por parte de los webmaster de la red al comprobar que sus dueños no tienen aún catorce años (la edad mínima para entrar en esta red social). Su tuenti se convierte en una alegoría de su propia vida: “hoy me llamo Almu Salamanca, mañana Almudena Sala, pasado Al Salam). No saben quienes son. Y con una pantalla entre ellos  y el mundo, no van a comprobarlo.

lenguaje-8c2ba-egb-19xxsantillanaes-caratula

Los padres cada vez están más preocupados por el precoz desarrollo de sus hijos. Ahora piden un teléfono propio con nueve años, ¿cuál es la edad para que tengan una tableta? ¿Cuánto tiempo le dejo en el ordenador? ¿dónde se mete hasta tan tarde? ¿por qué no cuenta nada? Hay algunas preguntas que han existido siempre y las respuestas las da la lógica, el diálogo y la confianza. Pero ante la avalancha de posibilidades que ha puesto en nuestra mano la tecnología, las familias se sienten mucho más desprotegidas. Desconocen las posibilidades de la mayoría de estos artilugios que regalan para entretener o controlar a sus hijos sin darse cuenta de que lo importante no es que lo tengan, sino que lo sepan usar. En otras palabras, educar su autonomía. Y cada vez son más pequeños para ser autónomos pero tienen a su disposición más herramientas para hacerlo. Cámaras integradas en sus smartphones, conexión wifi para consultar internet en cualquier momento, una cuenta para descargar miles de aplicaciones gratuitas…. Y el ansia de ser como los mayores, como los de diecisiete que se pasen el día enganchados a facebook, twitter,whastapp, telegram, tuenti, instagram, badoo, ask, lo que sea.

No podemos cambiar el sistema educativo de un día para otro, eso está claro, pero cuando busquemos respuestas para el problema, cada vez más grave, del intercambio de fotografías eróticas entre menores, el ciber acoso o el consumo de cocaína o de marihuana, deberíamos acordarnos de esos niños de séptimo y octavo que fuimos un día. Deberíamos recordar que más que nunca necesitan una guía, un apoyo que les ayude a decidir por dónde quieren ir encaminando su vida. Que buscan un modelo alrededor, entre la gente con la que pasan todos los días, que sepa cómo se sienten, qué tienen a su alcance y cómo deben manejarlo. Y eso modelo, lejos de encontrarse entre los de diecisiete (que ya saben muchas cosas pero otras muchas no las entienden), está donde ha estado y debería estar siempre: en los padres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s