Mi DNI y los estudiosos de Harvard

Hoy han llamado a mi puerta unos expertos de la Universidad de Harvard. Yo no estaba pero les he abierto igual.

– ¿Es usted usted?

– Si, claro.

Y les he dejado entrar en mi casa. Una vez dentro han empezado a admirar mis cuadros (qué bellos) y a mesarse las barbas (todos los expertos de Harvard tienen barba).

– Hemos venido a verla porque estamos realizando un estudio cualitativo (que no cuantitativo) sobre la relación directamente proporcional entre la pérdida o extravío del DNI y los problemas de identidad.

– Pues han venido a la casa equivocada.

– Si… esto…claro… nos enseña su DNI.

– Vale, me han pillado. Lo he extraviado.

– Usted, según las investigaciones realizadas por la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), dispara las estadísticas en lo que refiere a cruces de datos relacionados con problemas de diversos orígenes (personales, laborales, etc…) que afectan a su personalidad y una posterior pérdida del Documento Nacional de Identidad.

– Permítanme que les diga que están ustedes exagerando.

– ¿Dónde está su DNI?

– Ha coincidido.

– ¿Dónde estaba su DNI en Junio del año pasado?

– ¡No lo perdí, me lo robaron! Es por culpa de esos bolsos de Bershka que llevan imán en lugar de cremallera…

– Admite usted que estaba en ese preciso instante bebiendo…

– Si…

– Bebiendo para olvidar, me refiero…

– Que si, que tiene razón, que vale.

– ¿Dónde estaba su DNI en Octubre de hace dos años?

– Ya ni sé, ya no me acuerdo, pero entiendo dónde quiere llegar.

– ¿Dónde está su DNI ahora?

– Perdido. Ya lo entiendo. Como mi identidad. es eso, ¿no? Ahí quieren llegar. Pierdo el norte, pierdo el documento, pierdo la identidad…

– Nos gustaría contar con su colaboración para extraer las conclusiones del estudio. Su experiencia puede servir para ayudar a futuras generaciones a predecir las futuras pérdidas del carnet o (se volvió a mesar la barba) a solucionar problemas de identidad relativos a la sustracción o extravío del documento.

– ¿Quieren un café, que no les he dicho nada?

– No, muchas gracias. Muy amable. Prosigamos con la oferta.

– No déjelo, de verdad, no siga. Es que me he hecho autónoma y no tengo tiempo para nada, ni estudios ni charlas ni colas interminables en la oficina de renovación. ¿Sabe lo que le digo? Que voy a ir por un tiempo indocumentada.

– Pero eso es contraproducente. Se puede resentir su autoestima, tiene que pagar en las tiendas enseñando el pasaporte, y si alguien encuentra su carnet, ¿no le preocupa que pueda utilizar sus datos para entrar en su cuenta?

 – ¿En mi cuenta? ¿Lo dice en serio? Le acabo de explicar que me he hecho autónoma, en mi cuenta solo van a encontrar pena, no me joda…

– Bueno, no diga palabrotas.

– Lo siento.

– Prosigamos.

– Mire, tengo prisa, perder el tiempo me gusta mas bien poco. Si no me van a ayudar a encontrar el DNI los problemas de identidad ya me los voy yo arreglando.

– Sentimos haberla molestado. Un placer. Bonitos cuadros.

– Que vaya bien el día.

Les acompañé a la puerta y cerré dignamente con un portazo. Como en las películas. Del golpe se cayeron los abrigos del perchero y del bolso del abrigo nuevo, mi documento extraviado.

-Listo. Los problemas de identidad ya los iré arreglando luego…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s