Leemos juntos en inglés

Rebeca Martín García

No hay que tener una edad mínima para empezar a adentrarse en la riqueza lingüística de un segundo idioma. Según la evidencia científica, cuanto antes se escuche la nueva lengua, mejor. “El cerebro de un recién nacido es como un diario en blanco, Si esperamos a tener unas páginas escritas para aprender otro idioma, ya no habrá espacio suficiente y tendremos que escribir en los laterales”, explica José Antonio Portellano, neuropsicólogo y profesor titular de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. Una metáfora perfecta para entender que “cuanto más precoz sea el aprendizaje de la nueva lengua, más eficaz será”, recalca.

 Los profesores, educadores, bibliotecarios y otros mediadores son encargados de conducir este acercamiento a otra lengua de una forma normalizada, pero ¿qué hay de los padres? Especialmente ellos necesitan comprometerse en el proceso de aprendizaje del niño para ayudarle a crear el ambiente donde aprender y practicar la lengua inglesa se convierta en algo divertido y motivador. Por tanto es imprescindible que tanto padres, como docentes, bibliotecarios y otros mediadores tengan las herramientas necesarias para favorecer un acercamiento a la lengua inglesa positivo y así contribuir a que el niño/a descubra el aprendizaje y la práctica del idioma como algo divertido, significativo y productivo.

 ¿Cómo? Estrategias para aprender y practicar inglés de una forma divertida.

1. Teniendo en cuenta cómo se aprende un segundo idioma. La mayoría de los niños lo aprenden de una forma muy parecida a como asimilan su lengua materna: por medio de la expresión continuada a la lengua. El proceso de aprendizaje se facilita y acelera jugando, expresando opiniones personales, relacionándose con la cultura de destino y usando materiales como libros, aplicaciones, videos en el segundo idioma. leemos en inglés

 Pista: Procura tener al alcance del niño libros y revistas en inglés, descarga en tu dispositivo móvil aplicaciones divertidas que le permitan practicar la lengua y no te olvides de compartir películas o series de dibujos animados en lengua inglesa.

2. Estableciendo un ritmo fácil de seguir. El niño se beneficiará al trabajar durante intervalos cortos pero frecuentes. Las metas deben ser razonables y fáciles de alcanzar.

Pista: establece un ratito de lectura diario en lengua inglesa, propón juegos o actividades rutinarias como apuntar cada día una palabra nueva en inglés.

3. Despreocupándose de los errores (los propios o los del niño). Los errores son una parte natural del proceso de aprendizaje. Es mejor animar al niño a comunicarse en inglés y a pasarlo bien utilizando el idioma, sin preocuparse en exceso de si lo hace correctamente.

Pista: anímale a crear sus propias historias o propuestas, a imitación de las que lee o escucha habitualmente. Un día podéis grabar una canción después de descargaros la letra por Internet, o inventar vuestro propio periódico adaptado al nivel de inglés en el que podáis sentiros cómodos.

4. Animando al niño a intentar adivinar el significado cuando no entienda algo. No es posible que el niño lo entienda todo a la primera vez, o incluso la segunda. Es mejor enseñarle a usar las pistas que da el contexto para deducir el significado de una palabra o de una frase.                                              lemons-are-not-red-illustrations

Pista: utiliza álbumes ilustrados como recurso para mejorar la identificación de palabra e imagen especialmente con primeros lectores. También conviene tener diccionarios con imágenes y descargar algún traductor o diccionario en tu dispositivo móvil.

5. No centrando el aprendizaje en la gramática. Aunque muchos adultos prefieren un enfoque sistemático y gramatical para el estudio de una lengua, el niño asimila un nuevo idioma por lo general sin estudiar a fondo su gramática. Normalmente deduce las reglas gramaticales por medio del uso creativo de la lengua. Esto refuerza la idea de entender el idioma como vía de comunicación y no como objeto de aprendizaje.

Pista: olvida las correcciones estrictas y la enseñanza por niveles. Utiliza materiales divertidos como libros- juego, álbumes, audiovisuales, aplicaciones… que te permitan usar el inglés como medio de comunicación.

6. Tratando de incluir el inglés en la vida diaria. A través de expresiones sencillas que todos conocemos como “please” “thank you” o “hello”, que nos conducen a otras más complejas que usamos a diario:“enjoy your meal” “close the door” “I need your help”…

Pista: puede ayudar a mejorar el vocabulario el poner etiquetas en objetos de la casa a modo de juego para ir aprendiendo y practicando sus nombres.

7. Aprendiendo juntos. Compartiendo juegos, canciones, cuentos, crucigramas, enigmas, adivinanzas, chistes. El niño lo pasará mejor con estas actividades si las comparte con alguien, ya sea un adulto u otros niños.

biblioescolar

Pista: intenta crear un club de inglés con otros niños y materiales de lectura y juego adecuados para que aprendan a disfrutar a través del idioma. No es lo mismo apuntar al niño a “clases de inglés” que crear un grupo de lectura en lengua inglesa para leer, imaginar, jugar y crear en ese idioma.

8. Intentando buscar otras personas que hablen inglés proporcionando así oportunidades para que el niño practique hablando el idioma en situaciones de la vida real.

Pista: localiza algún intercambio de idiomas por correo electrónico, o a través de video conferencia.

9. Animando al niño a usar los cinco sentidos para mejorar la comprensión en la lengua de destino. Siempre se recurre a la comprensión oral y escrita pero aprender un idioma también implica otros valores culturales muy interesantes y enriquecedores especialmente para los más pequeños.

Pista: degusta comida típica de alguna festividad anglosajona en familia, visita países en los que el idioma de comunicación sea el inglés, y si no es posible, disfruta conociéndolos de forma virtual a través de Internet.

10. Usando la música, que es un excelente recurso para compartir con los más pequeños. Las canciones, rimas, fingerplays, nursery rhymes y otras estructuras del folclore permiten interiorizar apalabras y repetir estructuras que el niño nunca olvidará.  9781405320153l_010

Pista: en los viajes aprovecha para escuchar música en inglés en familia; comparte canciones y aprende los sencillos movimientos que las acompañan; recita poemas a la hora de dormir.

11. Comprobando el progreso del niño siempre que sea posible. No es necesario que sea una evaluación muy estricta pero si continua. Es importante detectar si el niño está logrando aprendizajes significativos o si por el contrario existe algún obstáculo a la hora de aprender (timidez, falta de comprensión, excesiva exigencia…)

Pista: Siempre que el niño haga algo bien, dígaselo y anímelo a que siga por ese camino, pero también sugiera que repase cuando lo crea necesario y ayúdele a identificar las partes en las que necesita practicar más. Pero, ¡sin olvidar que el aprendizaje debe ser entretenido!

El objetivo de estas estrategias es que fundamentalmente desde el hogar se estimule al niño a descubrir en el inglés una vía de comunicación, dándole oportunidades para practicar el vocabulario y nuevas estructuras; animándole a que exprese sus propias ideas y opiniones en inglés; confiando en su habilidad para comunicarse en el idioma de destino; y desarrollando e integrando para ello las cuatro destrezas básicas: comprensión y expresión oral y escrita.

¿Quieres saber más? https://www.facebook.com/events/669550826401187/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s