Tres libros navideños para personas especiales

Cuando llega la Navidad parece mentira cómo todo a nuestro alrededor se vuelve navideño: las luces de las calles, los escaparates de las tiendas e incluso las películas de sobremesa de Antena3. La navidad nos invita a consumir historias y detalles que abren nuestros corazones e intentan llenarlos de buenos deseos.

Aquí os dejo mi propuesta para trasladar esos buenos deseos a los libros. Tres historias ideales para lectores especiales que buscan en la Navidad algo más que el portal de Belén, los tres Reyes Magos o un montón de regalos.

El-pequeño-Rey-DiciembreEl pequeño Rey Diciembre de Axel Hacke. Ilustraciones de Michael Sowa. Editorial Lumen, 2002. Un día, el pequeño Rey Diciembre II apareció en el piso de un oficinista triste y solitario. No era mayor que un dedo índice y estaba tan gordo que no podía ni abrocharse su regio abrigo rojo, pero aún así, al oficinista le enseñó muchas cosas de un mundo desconocido donde se nace grande y sabiendo todo lo que hay que saber. “Os hacéis mayores”, reflexiona el pequeño Rey, “Al principio queríais todavía ser bomberos o cualquier otra cosa, y queríais ser enfermeras o cualquier otra cosa. Y un día sois bomberos y enfermeras. Y no podéis llegar a ser ninguna otra cosa, porque es demasiado tarde. Eso también empequeñecerse, ¿o no?”. 

parenoelEl inesperado regalo de Papá Noel de Eva Heller. Ilustrado por Michael Sowa. Bárbara Fiore, 2004. Papá Noel tiene un problema. Este año le ha sobrado una muñeca. Seis niñas no han recibido muñecas, y 2.348.167 de niños tampoco tuvieron una. Junto a la muñeca que no hablará si no se le pregunta, Papá Noel se embarca en la misión de visitar a las seis niñas para descubrir quién es la dueña. Aunque, la verdad, el pobre hombre no tiene mucha suerte y tiene que acabar por recurrir a doña Felicidad y a don Amor, los que le acabarán por confundir más de lo que está. Tras unos cuantos intentos frustrados y conflictos casi existenciales, la que acaba resolviendo es la muñeca.  El lector adulto se sonreirá en muchos momentos, pues hay fragmentos en los que entre líneas se nos da una buena lección de sentido común.

portada2286Pralino de Axel Hacke. Ilustrado por Michael Sowa. Bárbara Fiore, 2007. Es Navidad. Un padre busca la complicidad con su hijo y, también, el perdón por viajar tanto y tenerlo algo abandonado a través de un extraño, mágico y divertido cuento que gira en torno a la idea de lo que es o debe ser un regalo. Pralino es un regalo y a la vez es un robot “ reciclado”, con la cabeza y el cuerpo hechos a base de una caja de bombones y otra de detergente, que el niño, Arthur, quiere regalar a su padre. Un robot que habla muy raro -utilizando las palabras, las frases sobre los ingredientes de los bombones o las instrucciones sobre el detergente impresas en las cajas en varias lenguas- y que antes de ser regalado al padre, vive una aventura con otros juguetes de Arthur. Una historia ideal para estas fiestas, imaginativas, sensible y mágica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s