hospitales

los hospitales me hacen vulnerable. supongo que le pasa a todo el mundo, pero hay veces que se te juntan muchas cosas: los recuerdos de una operación que no fue nada, el apoyo incondicional de una persona que acababa de conocer, el cambio obligado de planes con condicionantes de futuro…

hospital

y hoy, cuando se preveía marejada por el aluvión de recuerdos sumado a un tenso motín fundacional previo, hoy le han dado una bata a  mi padre que le quedaba tres tallas pequeñas; más tarde el hermano del alcalde, su compañero de habitación, me ha robado la coure; luego, cuando bajaba hasta la planta de quirófano, he tenido que enseñarle a una señora gitana cómo funcionaba el ascensor (purqueyo estosaparatosmodernosnilosentiendo, guapa); y por último, después de saber que todo había salido bien, he escapado a la caza y captura de Balbina, la madre de los de h70, una anónima convecina de Villaverde ingresada en la 624.

hay que darle vueltas a la vida,

intentado no sacarle lágrimas,

sino sonrisas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s