una nana

hay días que, como a los niños más pequeños,

solo una nana me puede calmar el alma.

rebeca

Duérmete niño de cuna, 

duérmete niño de amor,

que a los pies tienes la luna, 

y a la cabecera el sol. 

Más aquí, de la mano de una excelente promotora de la lectura como yo, que espero que lo siga siendo durante mucho mucho tiempo:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s