contagiado

cuando pasa la tormenta

es, tal vez,

cuando te comienzas a calar.

curioso.

son los posos los que duelen,

no las gotas que, indolentes,

dejan marca al respirar.

solo queda, pues, mendigar,

a duras penas

los resquicios del amor

universal.

(1º premio de poesía Jóvenes Creadores de Salamanca)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s