nada importa

Hoy he ido a comprar cortezas para ensaladilla.

Al salir del kiosko, distraída, un anciano me ha sujetado la puerta.

– Muchas gracias- le he dicho, de corazón.

– De NADA- ha contestado.

Hemos seguido ambos caminando en la misma dirección, y entonces me ha hablado.

– NADA IMPORTA- ha dicho su sonrisa mirándome a los ojos.

Tiene razón.

– TIENE RAZÓN- le he contestado.

Y el anciano y yo nos hemos separado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s