y dijo Unamuno:

“…vosotros, estudiantes españoles, que os ejercitáis en la investigación científica, histórica y social, en la dialéctica, (…) vosotros tenéis que enseñar a vuestros padres -a nosotros- que esa marea de insensateces -de injurias, de calumnias, de burlas impías, de sucios estallidos de resentimientos- no es sino el síntoma de una mortal gana de disolución. De disolución nacional, civil y social. Salvadnos de ella, hijos míos(…)

No quisiera daros mis ideas- que no son mías- sino mi alma; mi alma, que temo empiece a endurecerse para que en vosotros se rejuvenezca. Porque llegará día en que entendáis y sintáis lo que yo os digo – valga ello lo que valiere- que yo mismo que os lo digo; llegará día, me temo, en que podáis volver contra mí mis palabras. Hoy habla mi juventud en mi; cuando deje de ser joven, si un día tengo esta desgracia, en la juventud de entonces podrá vivir mi juventud de hoy. Pero hago votos por conservar una juventud perpetua, y en la libertad, tal como os la he explicado, la busco. Buscadla en ella y seréis perpetuamente jóvenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s