estambulitas

en segundo de humanidades tuve una asignatura, geografía económica, y el profesor me mandó hacer un trabajo sobre la posible integración de turquía en la  unión europea. la cosas es que no lo terminé, y el otro día me llamó por teléfono el tio para decirme que si le podía incluir al menos las conclusiones. yo después de casi diez años no me acordaba demasiado, y encima esa semana tenía un montón de trabajo, pero se lo dije a las primas y dijeron que no pasaba nada, que nos cogíamos un paquete vacacional de cuatro días en estambul y dejábamos solucionado el asunto. así somos las primas: nos pasamos la crisis por el forro.

y la huelga, claro. porque como no podía ser de otra manera, decidimos volar el 29 de marzo.  y volamos, que es lo más raro de todo.

total, que el jueves a las cinco de la tarde estábamos atravesando las puertas del aeropuerto de Estambul entre un tumulto de flashes y carteles en los que, por primera vez en la historia de todas las salidas de aeropuerto del mundo mundial, PONÍA NUESTRO NOMBRE. que sensación… claro, íbamos en misión oficial: de las conclusiones extraídas en nuestro viaje dependía la integración de Turquía en la unión europea.  por eso al llegar al hotel (seis estrellas, tele de plasma40 pulgadas, cuatro ascensores, …) encontramos un montón de documentación y algunas sugerencias de rutas. todas provenían del nuevo ministerio de turismo creado por el pp con los recortes realizados en i+d, y estaban diseñadas por un grupo de expertos cualificados y formados en la materia: los del foro “viajeros”.  las seguimos al dedillo. bueno más a menos.

primera ruta

abandonamos el hotel después de matar a cuatro niñas rusas que no paraban de jugar en el ascensor. Escondimos sus cuerpos en la terraza. cuando bajamos de nuevo, había otras cuatro niñas rusas más. que desgraciadas.

subimos por una cuesta con una inclinación del 50% y llegamos a la calle principal de estambul: se llama Calle del tram. Allí empezamos a caminar hacia abajo (creo) y a identificar monumentos: “Mira, esta es la mezquita”, “no, esta es la mezquita”, “no, la mezquita es esta”, “debe ser esta, la mezquita”. nuestro primer veredicto sobre la integración de turquía en europa fue negativo: no podemos permitirnos europeizar una ciudad cuyos monumentos son taaaan iguales. jesús, tardamos bastante en diferenciar la importancia de cada una de las mezquitas según los minaretes. eso si, cuando llegamos a la azul, m lo tuvo claro: perfecta. era perfecta. mereció una sesión de fotos propia. 300 tomas desde todos los ángulos posibles. la sesión nos dio hambre y nos sentamos en una terraza a cenar algo típico: durum de pollo con patatas. el camarero se regateó a si mismo los precios de la carta. comimos mientras un gato tuerto nos pedía las sobras con la mirada (media mirada).  Nuestra cena se ganó pronto un mérito incuestionable: el peor kebab que habíamos comido en la vida. Y creimos que el camarero se convertiría en el turco más pesado pero enseguida nos dimos cuenta de que no era cierto…

segunda ruta.

Nos despertamos a las ochos menos cuarto pero m estaba empeñaba en que según la hora española no eran ni las siete y que eso no era legal. Así que tuvimos que esperar. Pero a las 9 y pico, con la ruta sugerida en mano, nos pusimos en camino. Teníamos que investigar en profundidad los monumentos y costumbres estambulitas para poder cumplir nuestra misión. Cada una de estas investigaciones nos salía a 10 liras, mínimo. Está caro el turismo turco. Santa Sofía, la mezquita Azul, la cisterna…nos dio hambre otra vez asi que nos fuimos a comer algo típico: durum de pollo con patatas hamburguesa del burger king. con el medidor de energía a tope, nos decidimos a entrar en el gran bazar.  Mira que íbamos preparadas (bazooka, escudo de protección, spray de pimienta…) pero ni aún así. Corríamos desesperadas de pasillo en pasillo entre llamamientos turcos de “amparo” “mari puri” “veneno para la suegra” “más barato que en mercadota”: entre carrera y carrera me dio tiempo a regatear un foulard, dos pulseras, un jersey y varios ojos turcos. Cuando encontramos la salida, descubrimos que llovía. Asi que nos sentamos en un café a apuntar conclusiones: no. no podíamos dejar entrar en Europa a un país cuya economía de mercado se sustenta en el regateo. Que angustia, dios mío. Con el trabajo del día hecho y ya más relajadas, nos dispusimos a pasar la tarde paseando. Pero seguía lloviendo, así que después de mezquita y media y tres litros de agua bien absorbidos, nos decidimos a coger un taxi. El hombre muy majo nos dejó como le indicamos en el polígono. Nosotras somos así. Como no había mucho que hacer por la zona, y seguía lloviendo, nos cogimos otro y acabamos en un pabellón deportivo donde se celebraba la copa de Europa de baloncesto femenino. Que  casualidad. Encima jugaba un equipo español, el Rivas. Asi que nos quedamos. Y encima, ganamos. Decidimos celebrar la victoria con una cena típica turca: durum de pollo con patatas. Jejeje.

tercera ruta.

Nos despertamos a las ocho menos cuarto hora española porque m quería, y punto. Cogimos la ruta correspondiente, y nos pusimos en marcha. Jetón y al tran. Llegamos a eminonu, la zona del puerto, y sentimos una voz muy potente que nos llamaba (no no era hora del rezo). Decía algo así como “bosphorus, bosphorus” “bosphorus bosphorus”. Casi sin darnos cuenta, al rato estábamos de crucero por la parte ¿asiática? ¿europea? de Estambul. Al bajar del barco (que frio, por favor) nos entró hambre y decidimos comer algo típico turco: durum de pollo con papatas noooooo bocata de sardinas. Al acabar el bocata de sardinas, nos entró hambre y decidimos comer algo típico turco: bocata de sardinas. Podíamos haber seguido así eternamente pero desprendíamos un tufillo desagradable ya y nos quedaba una misión que cumplir. Así que pusimos rumbo al mercado de las especies y corroboramos nuestra primera conclusión: no al regateo. Las compras con precio fijo y a ser posible vendedores mudos. Al salir de allí nos dirigimos al tram para poder llegar a la plaza de taksim. Error.Fue entonces cuando descubrimos el argumento más determinante para negar la entrada de Turquía en europa: acoso sexual en trasporte público. queremos denunciar públicamente al sujeto principal,

(fotografía tomada antes de efectuarse los tocamientos)

aunque hubo un secundario, y avisar a tooodas las mujeres que viajan a Estambul y cojgen el tram: el culo contra la pared, por favor. Tal experiencia tan absurda y surrealista nos activó de mala manera, así una vez que llegamos a la plaza de taksim, nos recorrimos media Estambul andando. Fue un paseíto rico que nos llevó hasta la torre gálata y luego nos animó (rechazado de plano el viajar en metro) a intentarlo de nuevo con un taxi para llegar hasta el cementerio de eyup y el café de pier lotti. Allí descansamos con un té de manzana de la mano. Cogimos el funicular para bajar, porque total, si caímos íbamos derechitas a las tumbas. Y de nuevo taxi para llegar a la zona de las cachimbas, que está detrás de santa Sofía. El desarrollo del día nos empujaba a fumar para olvidar, pero después de los kilómetros que llevábamos encima el camarero tuvo que pensar que llegábamos directas desde un fumadero de opio. Que risas, madre mia. Cenamos algo típico turco: durum de pollo con patatas. Fumamos. Saludamos a unos de salamanca que pasaban por allí (Estambul es asi). Y nos marchamos.

cuarta ruta.

La mañana amaneció lluviosa. Y las conclusiones ya estaban claras. El grupo especializado en misiones absurdas y surrealistas “las primas” había decidido que Turquía no entraría en europa. Bajamos a desayunar leche de cabra y entonces, nos llegó al móvil un chivatazo de que iban a salir los presupuestos del estado en breve y entre los recortes, ¡habían suprimido el nuevo ministerio de turismo formado por un grupo de expertos cualificados y formados en la materia: los del foro “viajeros”! (tuvo esto lo supimos porque teníamos lector de qr instalados en el móvil, sino, nada) que dolor. Nuestra misión no había servido para nada, no decidiríamos nosotras sobre la integración de Turquía, sino que lo harían los organismos esos de la unión europea y la otan. Que dolor. Nos dolió tanto que tuvimos que ir a un hammam a relajarnos. Nos salió el relax a 50 liras SIN masaje. Así que sin dinero sin financiación, con lluvia y tras la última comida típica turca (durum de pollo con patatas) cogimos un avión de vuelta a España. En el aeropuerto descubrimos que nos perseguía un comando de ciudadanos turcos enamorados de jóvenes españolas. Eran peligrosos, llevaban colonias falsas a 10 liras. Intentamos huir pero había mil y un controles. Les dimos esquinazo en la puerta 205 y conseguimos llegar hasta la 221, donde nos “esperaba” el avión. Allí solo dejaban pasar a cuidadanos de España que hablaban alto y del real Madrid. Creímos que estábamos salvadas, pero una vez en el avión, el piloto anunció retraso en la salida. Su excusa era el mal tiempo: nosotras sabíamos que era culpa del comando turco, que se había colado en el maletero con la consigna de “maripuri” y “mas baratoqueenmercadona”. tardaron más de hora y media en localizarlos y devolverlos al gran bazar, asi que despegamos tardísimo. Al llegar a Madrid, descubrimos que nos habían dejado en las maletas una gran colección de ojos turcos para que nos dieran suerte. Que majos. Se nos pasó el cabreo por llegar tan tarde, perder el autobús, coger otro a Valladolid en lugar de a salamanca, correr por el metro y dormir dos horas antes de llegar a trabajar.

Dicen que los ojos turcos dan suerte.

Yo no lo tengo tan claro.  

 

Anuncios

2 comentarios en “estambulitas

  1. Se me vienen a la mente dos detalles que se te han olvidado mencionar: la curiosa forma que tiene la policía estambulita de detener a la gente y la no menos curiosa forma que tienen de aprovechar los coches deportivos de dos plazas 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s