ricarda

Ricarda tiene casi ochenta años y se le han caído casi todos a las piernas, porque ninguno quiere quedarse en su cabeza. Allí dentro, Ricarda sigue teniendo apenas siete, muchas sonrisas guardadas para las visitas y la constante esperanza de que su hermana vaya a verla.

Pide caramelos y colonias como el que pide por favor una caricia un bote de champú un beso en la mejilla y un chicle de menta. Pero esconde en las bolsas de los ojos todos los días que su hermana se olvidó de ella.

Anuncios

Un comentario en “ricarda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s